Cantabria aplicará deducciones en el IRPF a rentas de hasta 40.000 euros

Santander (EFE).- Cantabria aplicará deducciones de 100 euros en el impuesto de la renta de este año a los contribuyentes que ganen hasta 30.000 euros y que presenten declaración individual, y de 200 para las tributaciones conjuntas con un límite de 40.000 euros.

La medida se incluirá en los presupuestos de la comunidad de 2023.

La deducción tendrá carácter extraordinario y solo se aplicará en la declaración del IRPF de este año para paliar el impacto de la subida de precios en las familias con rentas bajas y medias, de la que se beneficiarán 127.000 contribuyentes y tendrá un impacto de 16,5 millones de euros en las arcas regionales.

Otras medidas fiscales

La medida se incluye en un paquete fiscal presentado por la consejera de Economía y Hacienda, Ana Belén Álvarez, que contempla también el incremento de deducciones sociales hasta el 50 por ciento por acogimiento, gasto de guarderías, cuidado de familiares, nacimiento y adopción de hijos o a familias monoparentales.

Gobierno de Cantabria

Estas deducciones tienen actualmente un impacto presupuestario aproximado de 1,8 millones de euros, que se elevará a los 2,7 millones de euros, beneficiando a un total de 15.323 contribuyentes.

Las medidas, en las que también se incluye la prórroga a lo largo de 2023 de la bonificación de 49 tasas y tarifas para empresas afectadas por el incremento de precios y la guerra de Ucrania, formarán parte de la ley de acompañamiento del proyecto de Presupuestos de Cantabria para el próximo año que está elaborando el Gobierno regional.

Deducciones vs deflactación

Álvarez ha defendido la opción de las deducciones frente a la deflactación del tramo autonómico del IRPF que reclama la oposición y que, según los análisis que ha hecho el Gobierno cántabro, tendría un impacto cuatro veces inferior en las rentas más bajas.

La consejera ha alegado que, según los cálculos de su Consejería, con las deducciones propuestas las rentas medias y bajas absorben todo el beneficio, con ahorros de entre 120 y 45 euros por contribuyente, mientras que con la deflactación de la tarifa autonómica del IRPF en un 10 por ciento son las rentas más altas las que más se benefician con ahorros de hasta casi 600 euros para los que ganan más de 60.000 euros. «Es una barbaridad», ha agregado.

«Se trata de una fiscal como justa, progresiva y alineada con lo que este Gobierno ha venido defendiendo desde el inicio de la guerra: las medidas de apoyo han de estar dirigidas a las personas trabajadoras, familias y empresas que más se están viendo afectadas por las consecuencias económicas del conflicto bélico», ha concluido Ana Belén Álvarez.