El Gobierno descarta construir un único ATC

Toledo/Madrid (EFE).- El séptimo plan general de residuos radiactivos elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), además de prever el cese de la operación de las centrales nucleares entre 2027 y 2035, propone abrir siete almacenes temporales descentralizados y, por lo tanto, descarta la construcción de un único Almacén Temporal Centralizado, que se había proyectado en Villar de Cañas (Cuenca).

Según el Miteco, la versión revisada de este instrumento no contempla construir un único cementerio nuclear para todos los residuos sino la puesta en marcha de siete Almacenes Temporales Descentralizados en los emplazamientos de las centrales para el combustible gastado y los residuos de alta actividad.

Con posterioridad, estos combustibles serán trasladados a un almacenamiento definitivo, junto con sus respectivas instalaciones complementarias o medidas adicionales para el mantenimiento de los contenedores del combustible gastado.

Ese almacenamiento definitivo del combustible gastado y los residuos de alta actividad será en un Almacenamiento Geológico Profundo.

Se da continuidad de la operación del centro de almacenamiento de El Cabril (Córdoba), para residuos de muy baja, baja y media actividad, hasta completar el desmantelamiento de las centrales, según el documento.

Las centrales nucleares cesarán sus operaciones entre 2027 y 2035

Contempla además el cese de la operación de las centrales nucleares entre 2027 y 2035, en coherencia con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) y con el Protocolo de cese ordenado de explotación de las centrales nucleares, firmado en marzo de 2019 entre Enresa y sus propietarios.

También el inicio del desmantelamiento de las centrales nucleares a los tres años de su cese de operación definitivo, excepto la de Vandellós I, cuya última fase se ejecutará a partir de 2030.

Del mismo modo, prevé la continuidad de las actuaciones para ampliar la capacidad de los Almacenes Temporales Individualizados (ATI) para el combustible gastado en las centrales nucleares, que permitan su explotación y su desmantelamiento.

Cuando reciba los informes solicitados al Consejo de Seguridad Nuclear y a las comunidades autónomas, el plan será aprobado por el Consejo de Ministros, antes de su remisión a las Cortes Generales y a la Comisión Europea, en cumplimiento de la directiva de gestión de residuos radiactivos.