Personas con discapacidad piden en Cortes su inclusión por una sociedad justa

Toledo (EFE).- Personas con discapacidad intelectual de Castilla-La Mancha han reivindicado, en el pleno social que este jueves ha acogido las Cortes regionales, su inclusión y la conquista de nuevos derechos en educación, en empleo y en vivienda para vivir con autonomía y dignidad con el objetivo de lograr así una sociedad «justa».

Bajo el lema ‘Aprender y seguir avanzando’, el Parlamento autonómico ha reunido en el tradicional pleno social con Marsodeto, que ha sido interpretado en directo en lenguaje de signos, a unos 150 asistentes entre autoridades, representantes de los tres grupos parlamentarios, colectivos del movimiento asociativo y personas con discapacidad.

A la tribuna de oradores ha subido Diego Molina, que tiene una discapacidad del 65 %, desde donde ha reclamado la igualdad en el acceso al empleo público, una mayor cuota de reserva, fomentar cursos de aprendizaje y licitaciones públicas para empresas que tengan contratadas a personas con discapacidad, entre otras peticiones.

María Colmenar, de AMAFI, ha compartido sus reflexiones sobre lo que supone tener una discapacidad en el mundo rural con sus ventajas y sus inconvenientes, y ha pedido a las autoridades presentes «tener los mismos servicios que los demás» para poder desarrollar su proyecto de vida y que los pueblos «no se conviertan en un museo al aire libre».

Daniel Ortega, de Apanas, ha demandado su derecho a vivir de forma autónoma y a decidir con quién y dónde quiere compartir su vida, mientras que Rocío Ferrer, de Asodema, ha abogado por implantar iniciativas que incentiven la accesibilidad: «Si el entorno es accesible, la discriminación tendrá menos efectos», ha indicado.

Por último, Rosario Zamora, del centro ocupacional Manos Artesanas, ha puesto en valor la importancia que tiene para todas las personas acceder a la educación, fundamental para poder optar, posteriormente, a un empleo, y ha apelado directamente a los parlamentarios: «Sus decisiones pueden abrir caminos o cortar alas».

SUS PROPUESTAS, AL CONSEJO DE GOBIERNO

La consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, se ha comprometido a trasladar las propuestas que ha recogido del pleno al Consejo de Gobierno para «seguir mejorando» los derechos de las personas con discapacidad, pues es objetivo del Ejecutivo que la igualdad sea «una realidad efectiva».

García Torijano ha repasado algunas de las iniciativas aprobadas por el Gobierno regional como la ley de atención temprana, que espera que sea aprobada por unanimidad, o la ley de protección y apoyo garantizado a personas con discapacidad, una norma «de justicia»: «Cuando los padres no podamos estar en su proyecto de vida, va a haber una Administración que sí va a estar», ha asegurado.

Por su parte, el presidente de las Cortes regionales, Pablo Bellido, se ha congratulado por que la Cámara cuente desde este año con una plataforma que da acceso a la tribuna de oradores y a la Mesa, una medida que se comprometió a adoptar en el pleno sobre discapacidad del año pasado, así como por la adaptación de leyes a lectura fácil.

La señalítica del sistema de edificios que forman el Parlamento es la próxima acción que va a emprender Bellido para que sea «sencillo y comprensible», en tanto ha señalado los nuevos desafíos -ocio, vivienda o la brecha digital- que deben abordar las instituciones para «mejorar la vida de todos» y hacer una sociedad «más justa».

A la vez, ha subrayado que en 2023 el Parlamento autonómico destinará más presupuesto para seguir avanzando en actuaciones del Plan de Accesibilidad que tienen que ver con la accesibilidad física o virtual de las Cortes: «Lo hacemos porque es justo y porque es la manera de extender la democracia a todos», ha afirmado.

MÁS DERECHOS, MÁS INCLUSIÓN

La presidenta de Marsodeto, Trinidad Escobar, ha destacado que la dignidad de las personas con discapacidad pasa por tener una educación inclusiva, tener un trabajo, una vivienda digna o participar en la vida comunitaria para vivir en condiciones de igualdad, y ha pedido a las familias «estar más en la calle que nunca» para conseguir sus propuestas.

El sueño de ser uno más, de aportar como ciudadano de pleno derecho, ha manifestado, pasa por dar visibilidad y generar oportunidades para que las personas con discapacidad sean «protagonistas de sus vidas». «La palabra igualdad es corta, pero muy difícil de lograr», ha añadido Escobar, que es madre de una niña con discapacidad intelectual.

Por su parte, el presidente de Plena Inclusión Castilla-La Mancha, Francisco Serrano, ha pedido fomentar el acceso al empleo de las personas con discapacidad, que quieren ser «parte activa y productiva» de la sociedad en la que viven y cumplir con sus obligaciones como ciudadanos para vivir de forma autónoma.

Aún así, ha lamentado que solo una de cada cinco personas con discapacidad intelectual encuentran empleo, que además es «más precario» y está «peor pagado», lo que les dificulta aún más aspirar a una vivienda independiente, por lo que ha reclamado iniciar una transición ordenada del modelo productivo actual.EFE