Los furtivos, vigilados desde el cielo de Gredos



Navacepeda de Tormes (Ávila) (EFE).- Los furtivos que desde ahora actúen en las cerca de 40.000 hectáreas que integran la Reserva Regional de Caza «Sierra de Gredos» también estarán vigilados desde el aire con un dron y visores térmicos que lucharán contra ese tipo de delincuencia.


Se trata de una «herramienta fundamental» y una «ayuda inestimable» para los seis vigilantes que trabajan en este espacio que se extiende por hasta ocho términos municipales, junto a agentes medioambientales, celadores de medio ambiente, Guardia Civil y guardas privados, según ha explicado este martes el director técnico de la reserva, Manuel Díez.


A su juicio, el uso de estas herramientas permitirá una labor de vigilancia «mucho más eficaz» sobre un terreno muy extenso y con una orografía que dificulta el control del furtivismo.

40.000 hectáreas que proteger


«Por mucho personal que tengamos, siempre es exiguo para llegar a 40.000 hectáreas», ha explicado a los periodistas Díez, minutos antes de la presentación de estas nuevas herramientas en la Casa de la Reserva Regional de Caza «Sierra de Gredos», en Navacepeda de Tormes (Ávila).


El acto ha contado con la presencia del consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que ha ‘pilotado’ el vuelo de demostración que ha realizado un dron dotado con cámaras infrarrojas y sistema de vuelo nocturno.


Acompañado, entre otros, por la presidenta de la Asociación de Propietarios de la Reserva, María Ángeles Prieto, y por el presidente de la Diputación, Carlos García, Suárez-Quiñones ha destacado la importancia de esta nueva herramienta que se pone en marcha por primera vez en una reserva de caza de Castilla y León.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones (c), este martes en Navacepeda de Tormes (Ávila), durante la presentación del nuevo dron de vigilancia para la prevención de la caza furtiva. EFE/ Raúl Sanchidrián

Un «ejemplo» para las demás reservas


Tras poner de ejemplo el funcionamiento de la Reserva de Caza «Sierra de Gredos», el consejero ha señalado que esta iniciativa «tiene que servir de ejemplo para el resto» de las 10 reservas de estas características que existen en la Comunidad.


Durante la presentación de este nuevo material de vigilancia y control, al que también se le podrán dar otros usos en función de las necesidades, los responsables de su funcionamiento han explicado a los asistentes cómo el dron apenas es percibido por los animales, salvo que la distancia sea muy pequeña.


Con unas imágenes grabadas con anterioridad, ha podido verse cómo el dron se situada en una zona de Gredos con tres ejemplares de cabra montés que no se han percatado de la presencia de este dispositivo de pequeñas dimensiones.
En el caso de Gredos, el dron se encargará de la vigilancia del furtivismo en este espacio natural cuyo principal reclamo para los delincuentes es su famosa cabra montés, cuyos trofeos son muy cotizados.

15 cabezas de macho montés abatidas en 2021


Solo en 2021, el personal de vigilancia detectó en el campo 15 cabezas de macho montés, fruto de caza ilegal, lo que supone un impacto global de 105.000 euros, teniendo en cuenta que el valor medio unitario es de 7.000 euros.


Ante esa actuación ilegal, los propietarios no percibieron una parte de ese dinero para destinarlo a mejoras en sus pueblos y en el propio monte.


Según los datos facilitados por la Junta de Castilla y León, en lo que va de 2022, se han detectado, al menos, otras siete cabezas en la Reserva de Caza.


Asimismo, la Administración autonómica ha indicado que las actuaciones de vigilancia y lucha contra el furtivismo han dado lugar a que cinco personas se encuentren en calidad de investigados, propuesto para sanción.


Por ello, la presidenta de la Reserva y alcaldesa de Zapardiel de la Ribera, María Ángeles Prieto, ha hecho un llamamiento contra la «imagen bucólica del furtivo», ya que a su juicio se trata de «un ladrón que viene a robar» a los habitantes de esta zona.


Prieto ha defendido que la caza tiene «muchísimos beneficios» y constituye «un recurso para una zona tan deprimida», antes de defender la necesidad de «luchar por ella» ya que «asienta población» y proporciona empleo.

Cientos de reses procedentes de las fincas de Extremadura y Castilla-La Mancha, donde han pasado el invierno, retornan a los agostaderos de la vertiente norte de la Sierra de Gredos, en Ávila, para pasar el verano, en la XVII Jornada de la Trashumancia. EFE/Raúl Sanchidrián

El dron, un gran aliado


En este contexto, ha subrayado la importancia que el dron y los visores térmicos tienen como herramienta para luchar contra el furtivismo en la Reserva Regional de Caza «Sierra de Gredos».


Ha recordado que la incorporación de esta tecnología de última generación ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito entre la Junta y la asociación de propietarios de estos terrenos cinegéticos, 9.000 de cuyas hectáreas son propiedad de la Junta, aunque su aprovechamiento corresponde a dicha asociación, gracias al convenio suscrito en su día.


Los medios de última generación consisten en un dron dotado de cámaras infrarrojas y sistema de vuelo nocturno, visores térmicos de última generación y equipos ópticos de alto contraste.


El dron será operado por personal de la empresa Eulen, capacitado mediante formación específica según normativa AESA y adicionalmente también se han formado o formará distinto personal de la Junta de Castilla y León, junto a otros dos agentes de la Guardia Civil formados para su uso en misiones de rescate de alta montaña o de personas desaparecidas.

Otros medios


El personal de la Junta dispondrá igualmente de dos visores nocturnos térmicos, de tipo monocular, para control de actividad de personas y vehículos en accesos y montes de la reserva, de tres prismáticos y un telescopio de gama alta para el control de la actividad cinegética y evaluación de características de las piezas.


Por su parte, la Asociación de Propietarios aporta un equipo de seis guardas rurales de seguridad privada, dotados de vehículos 4×4 de nueva generación para los trabajos rutinarios de este equipo.EFE