Los mayores se arremangan con la cuarta dosis contra la covid y dan ejemplo


Por Almudena Álvarez |
Palencia (EFE).- Hilaria, Celsa, Trini, Carmen, Pedro o José son algunos de los 42.000 mayores que están en residencias en Castilla y León y que este lunes, sin dudarlo un momento, se han arremangado para recibir la cuarta dosis de la vacuna contra la covid junto a la de la gripe estacional, dispuestos a dar ejemplo al resto de la población.


«Si hay que vacunarse se hace», ha asegurado a EFE Celsa Martínez, una de las primeras mujeres vacunadas en la residencia de ancianos San José de Palencia, donde se ha iniciado este lunes la doble vacunación contra el covid y la gripe en Castilla y León.


Forman parte del colectivo de 42.000 mayores institucionalizados a los que la Sanidad de Castilla y León ha comenzado este lunes a administrar cuarta dosis de la vacuna contra la covid y la que protege de la gripe estacional.


En Palencia 4.280 personas mayores y con discapacidad que están en residencias, entre ellos los 32 mayores de la residencia San José que han sido los elegidos para posar ante las cámaras y demostrar, como en otras ocasiones, la valentía de los que siempre han sido los primeros y los encargados de dar ejemplo al resto de la población.


En algunos casos ha costado administrar el pinchazo, porque iban forrados de ropa, a alguna se le ha escapado una mueca de dolor, y hasta hay quien se ha resistido un poco, pero en general, la mayoría, con la experiencia acumulada de las veces anteriores, se lo ha tomado con mucha calma y hasta con un poco de alegría, por «el ambientillo» que esta mañana había en la residencia.


«Pues anda que de fotos”, ha comentado Isabel Ciruelo mientras posaba con una sonrisa para todos los fotógrafos que querían captar el momento del doble pinchazo.

«¿Cómo voy a decir que no si mi hija es enfermera?»

Celsa Martínez


La misma sonrisa que regalaba Trinidad Félix mientras aseguraba que, a sus 97 años, esta cuarta dosis ya le tenía que durar para siempre. Y Carmen Nieto que se ha vacunado más tranquila y sonriente que nadie, porque lo ha hecho ante la atenta mirada de su hija, una de las trabajadoras de la residencia, que no dejaba de decirle lo valiente que era y lo que la quería.

La residencia de mayores de San José, en Palencia, es una
de las que en este lunes se inicia la vacunación de los
mayores contra la covid, en su cuarta dosis., segunda de refuerzo, y contra la gripe estacional, dentro del grupo de los primeros 42.000 vulnerables institucionalizados en Castilla y León que recibirán esa doble protección. EFE/ Almudena Álvarez


«¿Cómo voy a decir que no si mi hija es enfermera?», ha señalado a EFE Celsa Martínez que ha sido crítica con los que han preferido no vacunarse porque les da miedo: «es su problema, pero vamos, que no duele nada».


«Yo me vacuno siempre del izquierdo porque siempre me acuesto del derecho, para no hacerme daño», ha apuntado Teódula Rodríguez que a sus «95 años y medio» ha asegurado que «todas las veces que han vacunado, me he vacunado y nunca me ha pasado nada», por lo que ha pedido a los más miedosos que «sean valientes como las demás, que no pasa nada».


Lo mismo ha dicho Josefa Gutiérrez que se ha vacunado todas las veces y «nunca me han hecho daño ni me ha dolido nada».

Y Pedro que ha afeado a los que no se han querido vacunar: «no está bien no vacunarse, ellos se lo pierden».

Y José Esteban que nunca ha tenido problema ni miedo pero apela a la libertad de cada uno: «a mí siempre me ha sentado bien, pero cada uno que haga lo que quiera».

Combina las cepas de Wuhan y ómicron


«Es una vacuna nueva con la cepa original de Wuhan y la cepa omicron que es la predominante en el 75% de los contagios en Castilla y León», ha explicado a los periodistas la directora de Enfermería, Pilar Solis.


Por eso, tanto ella, como la directora médica, Teresa Cuesta, han animado a la población a que se vacune y se ponga esta cuarta dosis «porque es una dosis de recuerdo y está adaptada a las cepas dominantes ahora en Castilla y León».


Pero sobre todo porque «se ha demostrado que ha bajado el numero de ingresos» y que «con la vacuna ha disminuido la letalidad de la enfermedad».


Además de valorar lo beneficioso de poner las dos vacunas juntas, la cuarta dosis de la covid y la de la gripe, «porque una potencia el poder inmunogénico de la otra y por la agilidad en la vacunación».

Otra persona vacunada en la residencia de mayores de San José, en Palencia. EFE/ Almudena Álvarez


De esta forma ha arrancado en Castilla y León la administración de la cuarta dosis de la vacuna contra la covid y la que protege de la gripe estacional a la población más vulnerable de la Comunidad, los en torno a 42.000 mayores y personas con discapacidad que están en residencias y a sus cuidadores.


Tras los institucionalizados se comenzar la vacunación de los mayores de 80 años que viven en sus domicilios para continuar con los mayores de 60 años.


En su conjunto, casi 800.000 castellanoleoneses son susceptibles de recibir la segunda dosis de refuerzo pandémica, de acuerdo con los criterios adoptados para el conjunto del Sistema Nacional de Salud. EFE

Edición web: Óscar R. Ventana