Govern y comunes pactan un plan de choque social de 555 millones de euros

Barcelona.- El Govern y En Comú Podem han pactado un plan de choque social de 555 millones de euros en el acuerdo para apoyar los Presupuestos de la Generalitat de 2023, así como incrementar en un mínimo de 279 millones de euros los recursos para la atención primaria sanitaria, que es un 20 % del total de Salud.

Ambas cuestiones las han presentado este miércoles en una rueda de prensa celebrada en el Palau de la Generalitat por las conselleras de Economía y Presidencia -Natàlia Mas y Laura Vilagrà- y la presidenta del grupo de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach.

Entre las propuestas acordadas figura también la de prever 180 millones de euros para la ampliación del parque público de vivienda, mediante diversas actuaciones a fin de adquirir 1.500 viviendas vacías actualmente en manos de la SAREB o entidades financieras para ponerlas a disposición de las mesas de emergencia.

La consellera Laura Vilagrà ha recordado que el Govern «ha trabajado» de forma intensa con los agentes económicos y sociales para concertar las cuentas que aprobará el Ejecutivo catalán.

Sobre el acuerdo con los comunes, Vilagrà ha dicho que se trata de «un buen acuerdo, de país», porque «son unos presupuestos que dan respuesta a los retos sociales planteados», y ha señalado que «las medidas acordadas permiten fortalecer el sistema sanitario, la transición energética, y una movilidad sostenible».

«Pero la negociación continúa con el PSC y JxCat», ha puntualizado, y ha añadido: «confiamos llegar a un acuerdo bien pronto, esperemos que todo el mundo esté a la altura de las circunstancias y los Presupuestos puedan ser aprobados por el Govern lo antes posible».

La líder de los comunes, por su parte, ha reconocido que el pacto presupuestario «está lejos del programa de gobierno de ECP, pero gana el sentido común, la soberanía energética de Cataluña, la mejora del derecho a la vivienda, refuerza la sanidad pública, y avanza para conseguir un país de trenes».

«Tenemos el convencimiento de que, en política no es lo que dices sino lo que consigues, y lo que conseguimos es reorientar las prioridades de los Presupuestos del Govern con nuestros ejes básicos, como son el plan de choque social, sanidad, vivienda, soberanía energética y fiscalidad justa.

Respecto a la sanidad pública, «que es lo que más nos ha costado», ha dicho, el plan de rescate implica destinar a la atención primaria el 20% (ahora estaba en el 17,2%), con el compromiso de llegar al 25% el año 2025, lo que hace que «Cataluña sea la primera comunidad del Estado en llegar al 20%».

En vivienda, se crearán 4.600 viviendas más para el parque público, «muy cerca de las 5.000 que queríamos», y sube un 33% el impuesto a las viviendas vacías.

En soberanía energética, se destinan 246 millones de euros con el objetivo de llegar al 50% de producción eléctrica de fuentes renovables.

Respecto al Plan de Choque Social de 555 millones de euros, Albiach ha recordado que el Govern sólo lo quería de 300 millones, por lo que «casi lo hemos duplicado».

Govern y comunes han acordado crear una comisión para realizar «un seguimiento trimestral» del acuerdo presupuestario, con tres personas por parte.

No hay un calendario pactado para aprobar los presupuestos pero ambas partes han urgido a conseguir la mayoría necesaria, aunque Vilagrà ha admitido que tendrá que haber una «prórroga técnica» de algunos días de las actuales cuentas.

Según se especifica en el texto acordado, dentro del plan de choque social de 555 millones de euros figura la actualización de la renta de suficiencia de Cataluña (IRSC) en un 8 % hasta situarlo en los 615 euros mensuales, y también destinar 50,7 millones de euros a extender las bonificaciones actuales al sistema tarifario del transporte público durante todo el año 2023.

Sobre esta cuestión, destaca también la medida por la que se extenderá hasta los 30 años la tarifa joven bonificada (T-Joven) y la gratuidad de la T-16 para desplazamientos en todo el territorio de Cataluña.