La feria audiovisual ISE prevé una edición con cifras superiores a la última que se celebró sin covid

Barcelona (EFE).- La feria audiovisual Integrated Systems Europe (ISE), la mayor del sector en Europa, prevé que la edición de 2023, que tendrá lugar del 31 de enero al 3 de febrero en Barcelona, alcance cifras superiores a las del evento de 2020, que se celebró en Ámsterdam antes del estallido de la pandemia en el continente.
En aquella ocasión, el ISE aunó a más de 52.000 asistentes, lejos, sin embargo, de los registrados en 2019, cuando logró su récord con 80.000 congresistas.
«Puedo decir que estamos en cifras sustancialmente más altas que el año pasado», cuando los asistentes fueron más de 43.000, ha dicho este martes el director ejecutivo del ISE, Mike Blackman, en una entrevista concedida a EFE.
«Estamos volviendo a la normalidad. No será un evento tan grande como el más grande que hemos tenido, pero ya casi estamos ahí. Seguramente será más grande que el 2020», ha indicado.
De hecho, el ISE de 2020 fue el último gran evento que se celebró antes de que el virus de la covid-19 golpeara con fuerza a Europa, lo que contrastó con el hecho de que el Mobile World Congress (MWC), que debía celebrarse semanas después, fuera anulado. Coincidió, además, con que la de 2020 fue la última edición del ISE en Ámsterdam, antes de que esta feria recalara en la capital catalana.
Tras la pandemia, estos grandes congresos han notado cómo las empresas confirman su asistencia cada vez más al último momento, de modo que las últimas dos semanas resultan clave. En estas últimas fechas el ISE llega a sumar hasta 3.000 reservas al día, lo que lleva a Blackman a mostrarse optimista.
Si bien no se espera reunir este año los 80.000 congresistas de 2019, Blackman espera que sí se puedan alcanzar en 2024 o en 2025.

Seis pabellones y 57.000 metros cuadrados


La edición de este 2023 ocupará hasta 57.000 metros cuadrados del recinto de Gran Via de Fira de Barcelona, frente a los 42.000 metros cuadrados del año pasado. Las 1.055 empresas expositoras, frente a las 800 de 2021, ocuparán seis de los ocho pabellones de los que dispone este recinto, mientras que uno de los pabellones lo usará el IoT Solutions World Congress, al que se podrá acceder, como el año pasado, con la entrada del ISE, y viceversa.
Una diferencia relevante con relación a 2021 es que este evento se celebrará a inicios de febrero, en vez de en mayo, mes al que tuvo que posponerse el año pasado a causa del impacto de la variante ómicron de la covid-19.
«A muchos de los congresistas les encantaría venir a Barcelona con el tiempo que hace en mayo, pero febrero es un mes mucho mejor para la industria», señala Blackman con ironía. Dos son las razones: en junio se celebra un evento similar en Estados Unidos y, además, las empresas suelen presentar sus innovaciones a comienzos del año.

El director ejecutivo de Integrated Systems Europe (ISE), Mike Blackman. EFE/Toni Albir

Más norteamericanos, seguirán faltando asiáticos

Debido a lo anterior, en este evento se prevén más congresistas norteamericanos que en la pasada edición, la primera de relativa normalidad pospandémica en Barcelona.
Antes de la pandemia, el 15 % de los congresistas eran asiáticos, un porcentaje que no se prevé alcanzar en esta edición, con China todavía golpeada por la covid-19 tras su cambio de política sanitaria. «Asia se está recuperando. No en las cifras de antes, pero se está recuperando», ha señalado Blackman.
Lo que se mantendrá respecto a 2021 es el veto a empresas expositoras rusas, aunque no a los congresistas de ese país.
El ISE congrega a una parte de las empresas que asisten al MWC, aunque su perfil es distinto. Esta feria audiovisual, en la que abundan pantallas o equipos de sonido de última generación, está más centrada en innovaciones que pueden beneficiar a las empresas, y no tanto a los usuarios de a pie.

Desea más vuelos intercontinentales

Por otro lado, preguntado más en concreto por cuestiones relacionadas con Barcelona, Blackman ha apostado por hacer de El Prat una infraestructura con más conexiones intercontinentales: «Cuantos más vuelos intercontinentales directos haya disponibles, más fácil será para nosotros traer asistentes a esta ciudad», ha afirmado.
De hecho, ha recordado que Ámsterdam, la ciudad donde tenía lugar esta feria antes de trasladarse a Barcelona, es uno de los ‘hubs’ -nodos- más importantes de Europa en materia de transporte aéreo: «No esperamos que Barcelona llegue a ese nivel, pero todo lo que se haga para crecer nos ayudará», ha añadido.
Por contra, el principal motivo por el que el ISE se mudó a Barcelona fue porque el recinto ferial de Ámsterdam se le quedó pequeño, de modo que Blackman ha subrayado el efecto «significativo» que tiene para la organización el hecho de que Fira vaya a ampliar las instalaciones de Gran Via.
Por último, ha deseado que el conflicto del taxi no repercuta en el evento, dada la amenaza de que existan movilizaciones en esas fechas. Los taxistas, al ser de los primeros que tienen contacto con los congresistas, «son embajadores muy importantes para la ciudad y sería una pena que los visitantes tuvieran una experiencia negativa».