La presidencia de COP27 reconoce pocos avances y urge a un «cambio de marcha»

Sharm el Sheij (Egipto) (EFE).- La presidencia de la cumbre del clima COP27 reconoció este lunes que hay pocos avances en las negociaciones y que aún resta «trabajo por delante para obtener resultados», cuando el evento arranca su última semana de trabajo, por lo que pidió a los delegados «cambiar de marcha».

En una conferencia ante el plenario de la reunión, el presidente de la COP27 y ministro de Exteriores egipcio, Sameh Soukrí, instó a todas las partes (más de 190 entre países, organizaciones internacionales y grupos regionales) a utilizar «todos los medios disponibles» para obtener borradores de los acuerdos antes del próximo miércoles y para poder cerrar el viernes con una declaración que contenga «ambiciosas decisiones».

«Hemos concluido trabajos en varios temas, pero aún queda trabajo por delante si queremos obtener resultados significativos y tangibles de los que podamos estar orgullosos (…) Tenemos que cambiar de marcha y complementar las discusiones técnicas con otras de compromisos políticos», apuntó.

cumbre clima cop27
Zona Verde de la Cumbre climática COP27. EFE/Rosa Soto

En ese sentido, apuntó que el trabajo que resta por abordar en los próximos días pasa por tres vías paralelas: la continuación de las negociaciones técnicas para tener material «al que se puedan añadir los acuerdos políticos» y la continuación de las «consultas activas» entre los distintos grupos que trabajan en la resolución final para añadir «los asuntos que han ido surgiendo» en los comités temáticos de menor rango.

Por último, hay que «continuar las consultas centradas en temas políticos clave aún sin resolver».

Todo esto debería estar resuelto, dijo, antes del miércoles 16 por la tarde, para poder pasar a afinar el documento y las conclusiones finales antes del viernes 18, fecha prevista para el fin de la COP27.

«El objetivo es tener conclusiones y decisiones sustanciales el viernes, que constituyan el final de la conferencia de Sharm el Sheij. (…) Hemos recibido fuertes mensajes de la ciencia y de la gente en el frente de lucha sobre los costos de la inacción climática. Y también para que tomemos ambiciosas decisiones que se trasladen en programas que se puedan aplicar con velocidad», dijo.

«El tiempo no está de nuestro lado y el mundo mira. Es hora de unirnos y cumplir», concluyó.