El Botànic aprueba sus octavos presupuestos, aunque con tensión entre los socios

València (EFE).- El pleno de Les Corts Valencianes ha aprobado este jueves los Presupuestos de la Generalitat para 2023, los octavos del gobierno del Botànic y los últimos de la legislatura, en los que se han hecho patentes las discrepancias y tensiones existentes entre los socios de gobierno.

Las cuentas autonómicas, que ascienden a 28.438 millones, han salido adelante con los votos a favor del PSPV, Compromís y Unides Podem, a pesar de los recelos de estos dos últimos hacia los socialistas, a los que han acusado de actuar con «deslealtad» por pactar algunas medidas con la oposición.

El apoyo del PSPV en la oposición para sacar adelante algunas iniciativas, como bonificar el impuesto de sucesiones a las empresas familiares que facturan más de 10 millones al año o para la cobertura sanitaria a los ‘bous al carrer’, han molestado a sus socios de gobierno.

A esto se ha sumado la falta de acuerdo de los socios sobre la implantación y regulación de las energías renovables en la Comunitat, que ha impedido que salieran adelante las enmiendas presentadas por Compromís y Unides Podem en esta materia, más allá del acuerdo alcanzado para la creación de la Agencia Valenciana de la Energía (AVEN).

No obstante, los tres grupos parlamentarios han votado unidos para sacar adelante unas cuentas que consideran que evidencian la estabilidad de un Botànic que durante ocho años ha aprobado ocho presupuestos destinados a mejorar la vida de los valencianos.

La oposición: «No resuelven los problemas»

La oposición, por su parte, ha votado en contra de unas cuentas que, en su opinión, no resuelven los problemas de los valencianos sino que los agravan, no contemplan medidas valientes para hacer frente a los retos de la sociedad valenciana, y además son ideológicos.

La aprobación de las cuentas ha sido recibida con abrazos y aplausos por parte de la bancada botánica, mientras que los diputados del PP han mostrado carteles en los que aparece el president de la Generalitat, Ximo Puig, junto al exresponsable de las finanzas del PSPV investigado en el caso Azud Pepe Cataluña.

Desde el Botànic, el diputado socialista José Muñoz ha destacado que estos son unos «grandes» presupuestos, los «primeros de la tercera legislatura de Ximo Puig», pensados para la mayoría de la sociedad valenciana y que demuestran la «estabilidad» del Botànic.

«Refuerzan la mayoría botánica»

La síndica de Compromís, Papi Robles, ha valorado que las cuentas «refuerzan la mayoría botánica», y aunque ha reconocido que hay diferencias entre los socios de gobierno, ha asegurado que su grupo siempre apostará por «los acuerdos, el consenso y el respeto a la palabra dada».

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha resaltado que llevan aprobados ocho presupuestos que aumentan el gasto social, lo que evidencia que el Gobierno de coalición está «consolidado», pese a discrepancias ocasionales que hay que «desdramatizar».

Desde la oposición, el popular Miguel Barrachina ha denunciado que las cuentas incrementan la presión fiscal, crean cinco chiringuitos y aumentan el déficit, lo que las hace malas no solo para el próximo año sino también para las generaciones futuras.

La síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ha considerado que los presupuestos son la culminación de ocho años de medidas poco valientes para afrontar los retos de la sociedad, y que solo han conseguido «una sociedad más polarizada y menos libre».

Llanos Massó (Vox) ha calificado de «ideológicas» unas cuentas que «no ayudarán en nada» a la Comunitat, y a las que no han presentado enmiendas para no blanquear al Consell ni hacer «un teatro».

Los números de los presupuestos

Los Presupuestos de la Generalitat para 2023 crecen un 1,7 % por más que los de este ejercicio, y el gasto real (las operaciones no financieras) suponen 22.116 millones de euros, un aumento del 6,8 % y 1.400 millones más que este año.

Destinan un total de 22.040 millones de euros a gasto social, lo que supone la suma de un 83,13 % del gasto no financiero para sanidad, educación y servicios sociales.

Además, recogen una vez más una partida reivindicativa de 1.336 millones por la infrafinanciación de la Comunitat, lo que sumado a los cerca de 14.000 millones que llegarán por el modelo de financiación elevan a más de 15.000 millones el total de recursos del Estado, a los que se suman 1.187 millones de fondos europeos.

La Conselleria con mayor presupuesto es la de Sanidad (8.259 millones, el 29 % del total del total de la Generalitat), seguida de Educación, con 5.520 (el 19,4 %) y la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad, con 2.308 millones, mientras que las que más crecen en porcentaje son Economía (un 22,9 % más) y Política Territorial (17,2 %).

El servicio de la deuda alcanza los 6.607,4 millones de euros, que supone el 23,2 % del total del presupuesto y un descenso del 10,8 %, debido a que a pesar de la subida de los intereses, se ha reestructurado la deuda con una ampliación del plazo para pagar la cuota.