Carlos Mazón propone «libertad a la valenciana» y aboga por un Consell solo del PP

València, (EFE).- El presidente del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Carlos Mazón, ha propuesto este jueves «la libertad a la valenciana», con una serie de medas destinadas a combatir la «receta que ya ha fracasado» del «paternalismo, la intervención, el dogma, el anuncio fácil o la contradicción permanente», y así poder avanzar.

Durante su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, el dirigente popular ha aseverado que trabaja por lograr un Gobierno «unido, fuerte y exclusivo del PP», y ha reivindicado que ofrecen un proyecto de centro político y centro liberal, donde cabe «socialdemocracia, donde caben conservadores y donde cabe un gran espacio de encuentro».

Mazón ha detallado varias medidas de su «proyecto de cambio» para la Comunitat Valenciana, como convertir en progresivo el llamado impuesto a la vivienda (el de transmisiones), dar avales públicos de hasta el cien por cien de la vivienda a jóvenes o una ley de libertad educativa, y se ha mostrado «optimista» en poder hacerlo realidad.

PROYECTO DE ‘AMBICIÓN’

Proyecto de «ambición»

El dirigente popular, que ha cumplido catorce meses al frente del PPCV, ha replicado a quienes dicen que es un líder poco conocido que no se plantea esto «como un concurso de popularidad», y ha destacado que lo importante es que «todo el mundo sepa que el PP va a bajar los impuestos, independientemente de quién firme ese decreto».

Mazón ha planteado un proyecto «de ambición, de gestión y de al fin poner en pie» a la Comunitat, basado en tres pilares -el bloque social, el de crecimiento y el del autogobierno- y con el que hacer frente al actual Consell tripartito, del que ha dicho que «no influye, no reivindica ni pinta ya nada en Madrid».

Propuestas para el bloque social

En el bloque social, ha detallado catorce propuestas, entre ellas poner todos los recursos públicos y privados, «sin prejuicios», con gratuidad y universalidad al servicio de las políticas sociales y sanitarias; educación gratuita de 0 a 3 años; fijar por ley el tiempo máximo de espera sanitaria o una ley de libertad educativa.

En materia de vivienda, se ha comprometido a que la Comunitat sea la primera en convertir en progresivo el impuesto de transmisiones, con tipos superreducidos a jóvenes, familias numerosas o discapacitados; bajar del 10 al 3 % el impuesto de vivienda a todas las rentas inferiores a 30.000 euros anuales, o aumentar el módulo básico para vivienda de protección oficial, lo que permitiría construir 10.000 viviendas de este tipo en una legislatura.

Iniciativas en materia de crecimiento

En el bloque de crecimiento, Mazón ha ofrecido doce medidas, entre ellas aplicar cuota cero a los autónomos de menos de 35 años; aumentar un 50 % las sanciones a la competencia desleal; una reforma fiscal para devolver 1.500 millones de euros a los valencianos, con prioridad en los salarios medios y bajos; AVE entre las tres provincias, y derogación de la tasa turística.

Y respecto al autogobierno, ha anunciado una ley de señas de identidad para que con el dinero de los valencianos no se financie «ningún caballo de Troya»; que la música vuelva a la ESO; y desarrollar una autonomía fiscal propia, porque «no se llora cuando otras comunidades se convierten en alternativa, se da la batalla».

«Humo fiscal»

Mazón ha calificado de «humo fiscal» la propuesta de reforma fiscal anunciada por el president de la Generalitat, Ximo Puig, del que ha dicho solo ha ofrecido «ruido» y ha sido «cuestionado» por sus propios socios de gobierno, de manera que agradecería tener enfrente «un modelo, o un único criterio».

Ha indicado que el PP está dispuesto a apoyar con sus votos la reforma fiscal del Consell, siempre que haya una propuesta «seria y concreta» y se cumplan tres condiciones: ser «agresivo» en la prioridad a las rentas medias y bajas, convertir en progresivo el impuesto a la vivienda, y derogar la tasa turística.

Sobre la postura del PPCV sobre la energía nuclear, ha afirmado que es partidario de ampliar la vida de las centrales nucleares, pero hay que decidirlo ya para dar seguridad, y ha criticado la paralización en el Consell de 400 proyectos de energías renovables.

También ha manifestado que no hubiera acometido la reversión de las concesiones sanitarias de Alzira y Torrevieja, porque funcionaban, y ha defendido que se pongan todos los recursos sanitarios a disposición de los valencianos, «sin prejuicios y con eficacia en la gestión».

Trasvase y puerto

Mazón ha afirmado que desde que gobiernan los socialistas el trasvase Tajo-Segura «se ha recortado veinte veces», de manera «injustificada», por lo que en la llamada «guerra del agua son otros los que han desenterrado el hacha de guerra», y ha defendido ese trasvase por la ecología y el medio ambiente.

Respecto a la ampliación del puerto de València, ha aseverado que es «absolutamente clave» y que no se puede retrasar, pues «ya está hecho» y no hay que «colapsar» uno de los principales puertos de Europa, al tiempo que ha criticado la «exageración ecológica» de algunos en este debate. EFE

Edición web: Rosabel Tavera