Pérez Gellida juega con el lector a través de la mente de un asesino en serie

Eva Batalla | València (EFE).- El escritor César Pérez Gellida regresa a las librerías con la novela negra «Nos crecen los enanos» (Suma de letras), la historia de un asesino en serie, afectado por una parafilia extrema, que le da pie para abordar el trabajo de investigación criminal de la Policía Nacional y la Guardia Civil y, de forma más sutil, a reflexionar sobre la industria editorial.

Pérez Gellida (Valladolid, 1974) presenta este jueves en València este nuevo «thriller», ligado a sus dos novelas anteriores («Astillas en la piel» y «La suerte del enano») al compartir protagonistas, como el exitoso escritor Álvaro Vázquez o la inspectora Sara Robles, que han evolucionado y se ven inmersos en una historia con una sucesión frenética de acontecimientos y giros inesperados, junto a «grandes» personajes secundarios que hilan la trama.

Dos cadáveres en un pinar de Valladolid

La historia parte del descubrimiento de dos cadáveres en un pinar de Valladolid, cuya autopsia desvelará que uno de ellos es el principal sospechoso de unos crímenes acaecidos en el municipio de Urueña varios años atrás.

Ese hallazgo trunca la línea de investigación llevada a cabo hasta ese momento por las fuerzas de seguridad.

A ello se suma la aparición de varios cadáveres en diferentes puntos de España, el primero de ellos el de una mujer en una nave abandonada en València, con el rostro desfigurado con la sonrisa de Glasgow, que les conectan con el caso de Urueña.

Pérez Gellida señala, en una conversación con EFE, que a pesar de la relación de los personajes con las novelas anteriores los tres libros pueden leerse de forma independiente, aunque aconseja hacerlo en orden para ver la evolución de los personajes y no desvelar la trama.

El escritor César Pérez Gellida durante la entrevista con EFE con motivo de la presentación este jueves en Valencia de la novela "Nos crecen los enanos" (Suma de letras), la historia de un asesino en serie, afectado por una parafilia extrema, que le da pie para abordar el trabajo de investigación criminal de la Policía Nacional y la Guardia Civil y, de forma más sutil, a reflexionar sobre la industria editorial. EFE/Ana Escobar
El escritor César Pérez Gellida durante la entrevista con EFE. EFE/Ana Escobar

El título

La elección del título «Nos crecen los enanos» tiene también que ver con el personaje de la inspectora Sara Robles, que se ha ganado su espacio en un mundo tan varonil como son las comisarías pero en lo personal mantiene el lastre de una adicción al sexo que no puede controlar.

El escritor vallisoletano, impulsor del certamen literario Blacklladolid, retrata además con mucho rigor el trabajo de la investigación criminal de la Policía Nacional y la Guardia Civil y la relación que mantienen.

El asesino

Para crear al asesino en serie, cuyo «modus operandi» se ajusta al modelo de erotofonofilia, una derivación de parafilia extrema que consiste en buscar la gratificación sexual mediante la muerte de otra persona, se ha servido de la prestigiosa criminóloga Paz Velasco, que «con su permiso» ha convertido en uno de los principales personajes de la novela.

«La voz de la psicóloga Paz Velasco es la que aporta el rigor y el poso de realidad dentro de la ficción», señala el autor, y es además a quien recurre el asesino, un exitoso escritor, para «conocerse a sí mismo».

Acude a su consulta con la excusa de que obtener información profesional sobre la mente de una psicópata para crear al personaje de su próxima novela negra, un asesino en serie.

¿Y por qué opta por un escritor, además de novela negra? Pérez Gellida señala que la decisión la tomó cuando estuvo planificando «Astillas en la piel», y le sirve además para hablar sobre la industrial editorial, de forma crítica, aunque precisa que no está de acuerdo con todo lo que dice el personaje.

Los personajes secundarios tienen también un papel clave en la historia, porque «para escribir una buena trama necesitas que los secundarios tengan peso, construirlos bien para que conecten con el lector», señala a EFE.

«En ese juego estamos involucrados los personajes, los lectores y yo. Tienes que repartir las cartas, tienen que estar boca arriba y mi obligación como escritor e manipular al lector», afirma.

Rodaje de la adaptación de su novela «Memento mori»

Pérez Gellida se encuentra estos días en el rodaje de la adaptación de su novela «Memento mori» a una serie televisiva para Amazon Prime Video, que ha generado una gran expectación en su ciudad natal, donde se desarrolla la trama y se están grabando los exteriores.

«La ciudad está volcada en el rodaje y están encantados», agradece el escritor, cuyo estilo literario tiene voz propia y sus seguidores identifican como «gellidista», un calificativo que acepta con gran orgullo.

Asegura que ya está enfrascado en una nueva novela, la decimocuarta, y aunque prefiere no avanzar detalles señala que de momento se sigue sintiendo cómodo y le divierte el género negro.

Edición web: Macarena Lázaro