Redit abre el curso con una misión tecnológica a Chile y 56 millones de presupuesto

València (EFE).- La Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit), que reciben 56 millones de euros del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), ha iniciado el “curso” en septiembre con una misión tecnológica a la región chilena de Antofagasta para colaborar en materia de energía solar o economía circular.
Así lo han explicado en una entrevista con la Agencia EFE el director general de Redit, Gonzalo Belenguer, y la directora general del Ivace, Júlia Company, quien ha señalado que Antofagasta es una región minera muy rica en litio, lo que la convierte “en una potencia mundial en tecnologías de almacenamiento energético y baterías en general, porque disponen de grandes cantidades de material con el que experimentar”.

Probar tecnologías


Asimismo, en la zona “existen unas condiciones inmejorables para probar algunas de las tecnologías”, como las relacionadas con la energía fotovoltaica, porque se trata de la zona del planeta que recibe una radiación solar más intensa, aunque ha añadido que la actividad minera ha generado en Antofagasta “un problema real relacionado con la calidad del aire y el impacto sobre el paisaje”.

El director general de Redit, Gonzalo Belenguer, y la directora general del IVACE, Júlia Company, durante la entrevista con EFE. EFE/Ana Escobar


En la misión participaron el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMME), centro especializado en el cobre; el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), que abordó con los centros chilenos vías de colaboración en materia de almacenamiento energético, y el Instituto Tecnológico de Informática (ITI), que presentó sus proyectos de gestión de datos.
De la visita han surgido nuevas vías de colaboración y áreas de interés: “en materia de economía circular tenemos mucho que aportar, así como en otros campos por los que se interesaron, como por la política valenciana de áreas industriales, pionera en España”.
Esta relación con la región chilena surgió en 2019 de la mano de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, y en marzo de 2020, Redit firmó un convenio con la Fundación Parque Científico Tecnológico de Chile que dio lugar a una relación “que se ha mantenido a pesar de la pandemia”, ha destacado Belenguer.
El primer contacto tuvo lugar en València, donde los centros tecnológicos de la red recibieron durante una semana a una delegación de empresarias al frente de compañías chilenas de textil, metal u otros sectores auxiliares a la minería, interesadas en la búsqueda de soluciones de economía circular.

Un mercado atractivo


“El principal mercado para las empresas valencianas y los centros tecnológicos es Europa, por proximidad y por la existencia de una regulación compartida, pero con América Latina se comparte idioma y es un mercado atractivo”, ha destacado la directora general del Ivace.
Sin embargo, ha reconocido, “la inestabilidad en algunos países o las trabas burocráticas pueden frenar la exportación o la relación con estos entornos, que a veces son complejos o tienen normativas o exigencias diferentes a las europeas”.
Del mismo modo, “la principal vía para la internacionalización de los centros de Redit es la europea, donde compiten al máximo nivel”, ha reconocido Belenguer, aunque ha recordado que la red también ha trabajado más allá de las fronteras comunitarias.
De hecho, “hemos colaborado en la transición del modelo de centros tecnológicos de Túnez, y hemos trabajado en países como Perú o Colombia, con el proyecto de transformación de los centros de formación de Buenaventura en centros tecnológicos”.

Crecimiento sostenido en Redit


El convenio de colaboración entre Ivace y Redit supone “una importante apuesta por la innovación”, en palabras de Company, que ha detallado que “si en 2015 el presupuesto para los centros tecnológicos era de 22 millones de euros, este año es de 56”, y ha adelantado que “se prevé que para las cuentas del año que viene se incremente”.
Asimismo, este presupuesto orientado a la innovación y a la tecnología, se ha complementado con las ayudas del Ivace a empresas valencianas para sus programas de I+D+i, que este año han alcanzado los 25 millones de euros, una cifra que también se prevé incrementar en los Presupuestos de la Generalitat para 2023.
Buena parte de los proyectos de investigación aplicada de los centros se financian con los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder) canalizados a través del Ivace, que ha pasado de apoyar con esa línea 1500 proyectos en 2020 a 2600 proyectos en 2021, “a pesar de la pandemia”, como ha detallado Company.
En su opinión, “el mayor logro del Ivace es conseguir para los centros tecnológicos una línea de subvenciones financiada exclusivamente con fondos propios, lo que permite no depender de los requisitos que establecen los fondos Feder”.

Fondos propios


Asimismo, señala que fondos propios, que “se otorgan a los institutos en base a indicadores de sus resultados en beneficio de las empresas valencianas”, se han incrementado: “Hasta 2017 el 100% de la ayuda procedía de fondos Feder y ahora más de la mitad de los 56 millones son fondos propios”.
“Más allá de la cantidad, lo importante es que los incrementos han sido graduales y sostenidos, lo que permite estabilizar la actividad de los centros”, ha destacado Gonzalo Belenguer, que ha afirmado que el incremento constante de los fondos “posibilita a los institutos incorporar nuevas líneas e investigadores”.
En este sentido, el director general de Redit ha concluido que el convenio con el Ivace” es un caso de éxito de la colaboración público-privada, que demuestra que la red «forma parte de un sistema que está trabajando en beneficio de las empresas y la sociedad”. EFE