Boy George: “La pandemia fue productiva, pero ahora necesito escenarios”

Sevilla, 16 ago (EFE).- El cantante británico George Alan O’Dowd -Boy George- ha asegurado que la pandemia, y el confinamiento que conllevó durante varias semanas, fue un momento de su vida de mucha creatividad para él, pero ahora, pasadas sus peores cifras, necesita volver a tener contacto con el escenario.

Lo ha dicho en una entrevista con EFE con motivo del concierto que ofrecerá en Sevilla el próximo 23 de septiembre, en el Icónica Sevilla Fest, y en la que ha reflexionado sobre cómo sufrieron los artistas, desde su óptica, una situación que les mantuvo enclaustrados.

Aunque su mente se va a “lo que estaban pasando otras personas, personas con familias, niños y personas sin ingresos”, de modo que “realmente no puedo sentarme aquí y decir que fue difícil para mí”.

«Fue difícil en términos de no trabajar, pero escribí mucha música y para mí fue creativamente muy gratificante, pero ahora necesito la oportunidad de ir y hacer esas cosas en el escenario”, ha destacado el artista.

Al principio le ocurrió “como a mucha gente”, una especie de rebeldía contra lo que pasaba: “corría contra eso y luego pensé que es lo que es y me rendí y sí, es realmente emocionante poder volver y tocar ahora como un artista, que necesita una audiencia”.

En ese contexto, el líder de la banda de new romantic referencia durante décadas, autor de éxitos como ‘Karma Chameleon’ o ‘Do You Really Want to Hurt Me’, y discos como ‘Kissing to Be Clever’, o ‘Colour by Numbers’, mira atrás en su vida artística para hacer balance, y asegura que, cuando comenzó en el mundo de la música, “realmente no preveía una carrera larga, solo pensé que me estaba divirtiendo”.

“No lo tomé muy en serio ni pensé en mi futuro porque no lo haces cuando eres joven”, dice al recordar cómo a principios de los 80 su nombre sonaba en todo el mundo, y añade que tiene que decir que “mirar hacia atrás es increíble”, pero ha trabajado “muy duro para llegar hasta aquí, con altibajos, pero definitivamente es mejor que trabajar para ganarse la vida”.

El estilo de Culture Club y Boy George es distinto y por eso, preguntado por el grupo o solista con el que se identifica en la actualidad, es tajante: “No me identifico con nadie, porque no creo que haya nadie como nosotros”.

Y lo dice teniendo que cuenta que “los tiempos son diferentes”, pero en 1982 vivió “una experiencia única” cuando comenzó a trabajar en el mundo de la música con Culture Club, porque “no había nadie como yo y realmente no hay nadie como yo ahora. Siento que celebro lo que soy sin hacerlo aburrido o beligerante, y, en cierto modo, creo que probablemente disfruto más siendo yo ahora que entonces, porque era muy complejo”.

“Ahora me resulta más fácil hacerlo porque me importa menos lo que piensen los demás y trato de ser la mejor versión de mí mismo para que no haya confusión sobre quién soy”, dice Boy George, que contesta con varias opciones a la pregunta sobre qué sería si no fuese músico, y alude a “moda, relaciones públicas, algo relacionado con la comida…, definitivamente cualquier cosa que tenga que ver con la gente, porque un flujo de personas es muy importante para mí”.

Y es que le encanta “estar rodeado de gente” y cree que “todo el arte es una colaboración de todos modos con personas en todo lo que haces y creas familias, y al final las personas con las que trabajas en el rock n roll se convierten en tu familia. Se trata tanto de esas relaciones como del trabajo”.

Curiosamente, una de sus primeras canciones que se quedó en el oído de sus fans en España fue ‘Love is Love’, de la película ‘Sueños eléctricos’ (1984), pero no fue una canción del grupo, sino una composición con el guitarrista Roy Hay, un tema que define como “algo muy divertido, con lo que creamos, creo yo, una canción muy hermosa”.

Antes de despedirse, lanza un mensaje a la gente que acudirá a verle a Sevilla, donde se va a ver “una de las mejores versiones de mí”, recordando que ha estado mucho en España durante los años, “pero realmente no hemos hecho muchos conciertos all, y este es un buen momento para vernos”, en un espectáculo “hermoso, vibrante, emocionante y lleno de amor”.