Dos décadas de diseño protegido en la UE desde la conocida calculadora Casio

Antonio Martín |

Alicante (EFE).- La conocida calculadora japonesa Casio se convirtió hace justo dos décadas en el primer diseño protegido para operar comercialmente en los países de la UE, e inició un camino que desde entonces han seguido 1,6 millones de dibujos o modelos en defensa de la propiedad intelectual (PI).

Un diseño, dibujo o modelo es la apariencia de un producto: su forma, figura y color, unas cualidades que otorgan al artículo una singularidad sobre el resto y, teóricamente, un mayor valor económico, y la Oficina de la Propiedad Intelectual de la EU (EUIPO), con sede en Alicante, es la Euroagencia que vela por su defensa frente a terceros en el mercado que forman Los 27.

Una persona utiliza una calculadora Casio. EFE/Archivo

El 1 de enero de un ya lejano 2003 Casio presentó la primera solicitud para proteger el diseño de su conocida calculadora ante la Oficina y esa petición, que se convirtió en un modelo registrado tres meses después, incluía el nombre del diseñador, Makoto Matsuda, de la empresa (Casio Computer Company), así como varios bocetos e imágenes y la adscripción al grupo de artículos relacionados en la clasificación internacional de Locarno para diseños industriales.

Ese primer modelo de la entonces moderna calculadora fue renovado hasta que expiró en 2013, aunque Casio ha registrado durante estos veinte años un total de 599 diseños ante la Euroagencia, sobre todo cámaras digitales, pianos electrónicos, relojes y teléfonos, entre otros aparatos electrónicos.

La calculadora Casio abrió la puerta a miles de otros diseños de todos los ámbitos económicos, desde un sencillo bolígrafo a elementos tan icónicos y reconocidos como la cafetera Moka de Bialetti, la Vespa de Piaggio, el símbolo de la Fórmula 1 o un Porsche de juguete.

Peticiones de 40.500 diseños en 2003

Los diseños tuvieron una gran acogida desde el principio en la EUIPO, que funcionaba desde 1996 con el registro de la marca comunitaria. Sólo en 2003, recibió unas peticiones de 40.500 diseños y su número fue creciendo año tras año hasta que ha superado los 1,6 millones acumulados en la actualidad a un ritmo de más de 100.000 anuales (106.000 en 2022, un poco menos que el récord histórico de 115.000 de 2021).

Los países que más diseños registran a nivel europeo son Alemania, que se sitúa a la cabeza con más de 338.000 solicitudes en total desde que se empezaron a aceptar en 2003, seguido a bastante distancia de Italia, con unos 195.000, y Estados Unidos, con 149.000, que forman el podio de la vanguardia del diseño industrial a nivel mundial.

España es también uno de los principales países que protegen el diseño industrial, al ocupar la séptima posición, con 74.000 diseños, en una lista en la que China ha ascendido posiciones en los últimos años para ser el cuarto país solicitante, con casi 123.000, seguidos de Francia y Reino Unido, con 114.000 y 97.000, respectivamente.

Tras España, la clasificación de diseños para operar comercialmente en la UE la completan Polonia, con 62.000, Países Bajos (48.000) y Japón (45.000 diseños).

“El dibujo o modelo comunitario supuso un salto en la protección del diseño en Europa» ya que, en palabras de una de las eurofuncionarias de la EUIPO, la alemana Elisabeth Fink, «antes de que entrara en vigor no había armonización ninguna» y «por primera vez se consiguió un entendimiento común sobre lo que significa la protección de los dibujos y modelos”.

Protección del diseño durante 5 años, renovable

Los dibujos y modelos comunitarios registrados son válidos durante cinco años y pueden renovarse de cinco en cinco años hasta un máximo de 25 años a partir del pago de una tasa de registro y publicación que asciende a 350 euros a beneficio tanto de multinacionales, pequeñas y medianas empresas (pymes) o diseñadores individuales.

La Euroagencia fomenta y distingue los mejores diseños de entre todas las solicitudes recibidas a través de unos galardones, los Premios DesignEuropa, que concede cada dos años y cuya cuarta edición se celebrará en Berlin después del verano de 2023, tras la primera de Milán en 2016 y las siguientes de Varsovia (2018) y de Eindhoven (2021).

La EUIPO es una de las mayores Oficinas descentralizadas de la UE que, con un millar de eurofuncionarios, se dedica al registro de la marca, el dibujo y el modelo comunitario, además de albergar el Observatorio europeo contra la piratería. La actividad se efectúa en cualquiera de las 23 lenguas oficiales, incluidas las cinco de trabajo, que son el alemán, el español, el francés, el inglés y el italiano.