La Unión Europea importará electricidad verde de Azerbaiyán por un cable submarino

Bucarest (EFE).- Los jefes de Gobierno de Rumanía, Hungría, Georgia y Azerbaiyán firmaron hoy en Bucarest en presencia de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, un acuerdo para la construcción de un cable submarino para aprovisionar a Europa con electricidad de Azerbaiyán.

“Nos conectaría con las dos orillas del Mar Negro y se extendería más allá, hacia la región del Mar Caspio”, explicó Von der Leyen, que precisó que el cable, sobre el que Georgia está haciendo un estudio de viabilidad, servirá tanto para transferir energía como para comunicaciones digitales.

Von der Leyen subrayó que la electricidad que la Unión Europea (UE) importará desde Azerbaiyán con este proyecto será energía generada de manera limpia, y servirá tanto para contribuir a la descarbonización como a reducir la dependencia de Rusia.

Según explicó el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, el país asiático produce actualmente 27 gigavatios de energía eólica y solar, y está desarrollando proyectos que deben incrementar esta capacidad en 4 gigavatios hasta el final de 2027.

La Unión Europea importará electricidad verde de Azerbaiyán por un cable submarino
Firma del acuerdo para la construcción de un cable submarino para aprovisionar a Europa con electricidad de Azerbaiyán. EFE/EPA/EFE/EPA/Robert Ghement


“Es un paso para crear un corredor para energía verde”, afirmó el presidente de esta potencia extractora de gas natural que ha aumentado sus exportaciones de este tipo de energía a Europa en los últimos años.

De momento, más del 90 por ciento de la electricidad producida en Azerbaiyán proviene de fuentes fósiles y el 7 por ciento, de energía hidráulica, con la eólica y solar sumando apenas un 0,5 por ciento, pero Bakú tiene planes de potenciar este sector.

Según explicaron Von der Leyen y el presidente rumano, Klaus Iohannis, el cable submarino repercutirá también en beneficio de la República de Moldavia y de Ucrania, que han visto comprometida su seguridad energética por los cortes de suministro de Gazprom y los bombardeos rusos contra la red electrica ucraniana.

Von der Leyen dijo además que el proyecto hará de Georgia, un país que aspira a entrar en la UE, un punto de interconexión energética regional que lo integrará en el mercado de electricidad europeo.

“Es una muestra de nuestra clara voluntad política de acercar el Cáucaso meridional a la UE”, afirmó Von der Leyen, que agregó: “Hoy podemos decir que las dos orillas del Mar Negro nunca habían estado tan cerca”.

Según la presidencia de Rumanía, que ha ejercido de anfitriona para la firma del acuerdo, el proyecto busca “consolidar la seguridad energética” de la región y “diversificar las fuentes de aprovisionamiento” mediante la explotación del “potencial de producción de energía renovable” en el Mar Caspio.

“El acuerdo intergubernamental a cuatro ofrecerá un cuadro financiero y técnico para la realización del proyecto del cable submarino de energía eléctrica de fuentes renovables entre Rumanía y Azerbaiyán vía Georgia y el Mar Negro y para su posterior transporte hacia Hungría y el resto de Europa”, ha agregado la presidencia rumana.