Ouigo empieza a operar entre València y Madrid con precios desde 9 euros

València, (EFE).- Ouigo, el operador de bajo coste de trenes de alta velocidad de la compañía francesa SNCF, ha inaugurado este jueves su segunda línea en España, que conecta en una hora y 50 minutos la estación de València-Joaquín Sorolla con Madrid-Chamartín-Clara Campoamor, con precios a partir de 9 euros trayecto.

La compañía ofrecerá, desde mañana, cuando inicie su operación comercial entre ambas ciudades, cinco frecuencias de ida y vuelta diarias (10 trayectos), tras recibir la autorización de Adif para añadir dos más a las tres incluidas para València en su acuerdo marco de la liberalización ferroviaria de viajeros.

Se amplía en 14.252 plazas la oferta inicial

De esta forma, Ouigo amplía en 14.252 plazas su oferta inicial prevista entre Madrid y València, hasta un total de 35.630 a la semana.

La directora general de Ouigo España, Hélène Valenzuela, ha destacado que la compañía trae a València un descenso del 50 % en el precio medio de la alta velocidad, con billetes a partir de 9 euros, que ya atraen desde mayo del año pasado en la línea Madrid-Barcelona a nuevos perfiles de viajeros como familias, jóvenes, estudiantes y autónomos, abriendo las puertas del tren a todos los bolsillos.

100.000 plazas a la semana en España

La nueva oferta de la ruta Madrid-València se suma a las 64.134 plazas que Ouigo pone a disposición de sus clientes en la de Madrid-Barcelona, ofreciendo, así, alrededor de 100.000 a la semana en España (99.764).

Ello supone casi triplicar la capacidad con la que arrancó sus operaciones en la línea Madrid-Zaragoza-Tarragona-Barcelona (35.630) el 10 de mayo del 2021 como parte del proceso de liberalización de la alta velocidad en España.

Aunque, para Valenzuela, Ouigo escribe hoy, con su segunda línea, «una nueva página de la historia ferroviaria española», la liberalización «no ha hecho más que empezar y todos debemos poner los medios para que no tenga fin”, ha alertado.

Aplicar el DORA al tren

En su opinión, las instituciones y la industria están llamados a «trabajar conjuntamente para establecer un sistema de pesos y contrapesos que equilibre a largo plazo la financiación del sistema ferroviario español», algo similar al DORA (el plan quinquenal de Aena) del sector aéreo.

El DORA aplicado al tren «nos vendría muy bien» porque prevé la eficiencia de la gestión de las infraestructuras y la previsibilidad de sus costes.

Valenzuela ha advertido de que el presente y el futuro está lleno de retos e incertidumbres como el alza de los costes energéticos y su compañía está luchando para no repercutirlos en el precio de los billetes y, así, no poner en riesgo la liberalización.

En esta línea, la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez, ha recordado que el proceso de liberalización arrancó con un contratiempo, la pandemia, y sigue haciendo frente a una coyuntura marcada ahora por la inflación y la crisis energética derivada de la incertidumbre de la guerra en Ucrania.

Favorecer a la «democratización» del tren

Ha explicado que, en este contexto, Adif ha realizado un profundo ejercicio de flexibilización, para seguir favoreciendo la democratización del tren y, así, ha mantenido un diálogo abierto y negociaciones con los operadores, a fin de flexibilizar, de forma temporal, las condiciones fijadas en los acuerdos marco.

Adif ha reducido y congelado las tarifas de los cánones en los últimos dos años y su propuesta es replicar esa medida en 2023, además de estar trabajando «intensamente» con todos los operadores en soluciones en materia energética, para lanzar fórmulas que les permitan una mayor independencia, ha detallado.

El reto del coste de la energía

Valenzuela ha explicado que los operadores necesitan conocer a futuro lo que les va a costar la energía y espera que con el nuevo contrato de energía que está licitando Adif, a partir de abril de 2023, los operadores puedan hacer compras a futuro, lo que permite estabilizar y bajar el coste porque se compra a muy largo plazo.

El viaje inaugural ha contado, además, con la presencia del secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Xavier Flores, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé; y la consellera de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Rebeca Torró. EFE

Edición web: Rosabel Tavera