UPA: Aceite oliva se encamina a campaña récord con subida ventas del 13 %

Granada, 11 ago (EFE).- La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha destacado este jueves que la comercialización de aceite de oliva afronta la mejor campaña de comercialización y de volumen económico generado en el sector oleícola, con ventas que han aumentado en julio un 13,4 % más que el mismo mes de 2021.

El responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de esta organización y secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, ha destacado en un comunicado que las 135.000 toneladas (incluyendo importaciones) que han salido de las bodegas de cooperativas y almazaras suponen el mejor dato en julio de toda la serie histórica.

Además, los precios en origen se mantienen estables por encima de los costes de producción en el olivar tradicional, unas cifras que demuestra que el mercado está absorbiendo un año más todo el aceite que se produce.

Cano se ha mostrado satisfecho por la respuesta de los consumidores y ha indicado que la comercialización total de aceite de oliva a 31 de julio queda en 1.395.000 toneladas, prácticamente la misma cantidad que el año pasado (1.398.000 toneladas), cuando la campaña ya fue récord de ventas.

«Estos datos nos hacen prever que, de seguir esta línea, al finalizar la campaña podemos superar las 1.600.000 toneladas vendidas», ha asegurado el responsable de UPA, quien cree que se está registrado la mejor campaña de comercialización y volumen económico generado en el sector oleícola, con precios por encima de unos costes de producción «que no paran de subir».

En estos momentos, los precios en origen se sitúan un 15 por ciento por encima de los registrados hace un año, según los datos del Ministerio de Agricultura.

En cuanto a las existencias de aceite de oliva, a estas alturas de año las cooperativas y almazaras disponen de 407.465 toneladas, las envasadoras tienen 271.100, y el Patrimonio Comunal Olivarero tiene almacenadas 20.000 toneladas.

Esto hace un total de 698.500 toneladas, lo que lleva a pensar que, al final de la campaña de comercialización, las existencias se situarán sobre las 400.000 toneladas, cantidad similar a la del año anterior, aunque con unas perspectivas de cosecha que rondan descensos próximos al 30 por ciento.

No obstante, la situación estructural de sequía, las restricciones en el regadío y el elevado calor en el periodo de floración, con temperaturas superiores a los 40 grados entre finales de mayo y primeros de junio, hacen temer por el futuro.

De continuar esta tendencia y de no llover en al comienzo del otoño, UPA prevé una campaña mala porque numerosas zonas de Andalucía se encuentran prácticamente sin aceituna, y donde el riego está funcionando se puede comprobar que el fruto no lleva la evolución más deseable.