Unos 6.500 independentistas protestan en Barcelona contra la cumbre hispano-francesa

Barcelona (EFE).- Unos 6.500 independentistas, según la Guardia Urbana, han protestado esta mañana en la avenida María Cristina de Barcelona a las puertas del Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), donde se celebra la cumbre hispanofrancesa, una concentración en la que el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha sido abucheado.

El movimiento independentista se ha congregado en Barcelona para escenificar que el proceso soberanista continúa vigente, así como para denunciar que no hay «normalidad» en Cataluña, una protesta que la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las entidades convocantes, ha elevado a una cifra de 30.000 asistentes.

Por su parte y momentos antes del inicio de la cumbre, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha trasladado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una breve conversación informal, que el proceso independentista «no ha acabado» y ha asegurado al presidente francés, Emmanuel Macron, que «Cataluña quiere ser un socio europeo».

Aragonès ha participado en los saludos institucionales previos a la cumbre que se celebra en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), si bien se ha ausentado de la ceremonia de honores militares y la interpretación de los himnos nacionales. Además de esos poco más de 30 segundos de conversación durante el saludo inicial, Sánchez y Aragonès han mantenido después otra breve charla a solas, de algo más de dos minutos.

A la manifestación ha asistido la plana mayor de ERC, encabezada por su presidente, Oriol Junqueras -abucheado-, los dirigentes de JxCat Laura Borràs, Jordi Turull y Josep Rius, entre otros, así como el diputado de la CUP en el Parlament Carles Riera, además de numerosos diputados de las tres formaciones independentistas.

Por parte de las entidades soberanistas han asistido la presidenta de la ANC, Dolors Feliu, el de Òmnium Cultural, Xavier Antich, el de la AMI, Jordi Gaseni, y los miembros del denominado Consejo de la República Antoni Castellà y Aurora Madaula.

Ondeando banderas independentistas, los manifestantes han coreado consignas contra los gobiernos francés y español -«Ni Francia, ni España, països catalans». En los carteles que han exhibido se pueden leer mensajes como «nada se acaba hoy», «Govern de Catalunya, dónde estás» y «no pararéis la autodeterminación de los países catalanes».

Unas 6.500 personas protestan en Barcelona contra la cumbre hispano-francesa
Manifestación convocada por el independentismo frente al Museo Nacional de Arte de Cataluña contra la cumbre hispanofrancesa este jueves en Barcelona. EFE/Alejandro García

Las entidades convocantes se han hecho una fotografía conjunta en las escaleras del MNAC, al pie de las cuatro columnas de Puig y Cadafalch, donde se ha leído un manifiesto.

«Pedro Sánchez y Emmanuel Macron pretenden vender una imagen de normalidad, pero la realidad es tozuda. Una foto provocadora no convertirá España o Francia en estados más democráticos sino más hipócritas», afirma el manifiesto.

En el texto, los firmantes subrayan que en los «Países Catalanes no hay normalidad sino un conflicto político no resuelto», e indican que la «única normalidad democrática» es «la movilización continua y transversal» para alcanzar «la república catalana».
«Dentro de este Museo de Arte está el Gobierno de un Estado que encarcela artistas», agrega el manifiesto.

Junqueras, en la protesta contra la cumbre: «El conflicto no ha terminado»

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha reivindicado que el «procés» independentista «no ha terminado»: «Hemos venido para decirle a (Pedro) Sánchez que aquí no ha acabado nada».

Junqueras, antes de empezar la concentración a los pies del Museo de Arte Nacional de Cataluña (MNAC), ha añadido: «El independentismo sigue bien vivo. El conflicto no ha terminado porque sigue habiendo represión contra los catalanes en forma de persecución económica y de juicios».

Junqueras, en la protesta contra la cumbre: "El conflicto no ha terminado"
El presidente de ERC, Oriol Junqueras (c), a su llegada a la manifestación contra la cumbre hispanofrancesa, a la que asisten Jordi Turull, Josep Rius, Aurora Madaula y Albert Batet, entre otros dirigentes. EFE/ Enric Fontcuberta

«Este conflicto no terminará hasta que la sociedad catalana pueda ejercer su derecho a la autodeterminación votando. Ese es el camino que seguimos. En este camino seguimos trabajando y negociando en todos los ámbitos. Lo hacemos de gobierno a gobierno con el Gobierno español», ha aseverado el presidente de ERC.

Junqueras también ha abordado la contradicción de ERC ante la cumbre, con el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, haciendo de «anfitrión» institucional a la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la república francesa, Emmanuel Macron.

De hecho, un grupo de manifestantes ha abucheado a Junqueras a su llegada a la protesta y le han lanzado gritos de «botifler» (traidor) y «Puigdemont, el nostre president». Fuentes de ERC han explicado a EFE que Junqueras ha abandonado la manifestación «cuando tenía previsto», ya que a las 10.00 horas tenía que acudir a un «compromiso».

JxCat ve «unidad reactiva» en independentismo ante «provocación» de la cumbre

Por su parte, la presidenta de JxCat, Laura Borràs, ha celebrado la «unidad», aunque «reactiva», del independentismo ante la cumbre hispano-francesa que se celebra en Barcelona y que, en opinión de Borràs, es una «provocación» del Ejecutivo central para tratar de «certificar y enseñar al mundo que el ‘procés’ ha terminado».

En declaraciones a los medios, Borràs ha defendido que «la unidad y la movilización siguen siendo los principales activos del independentismo» y ha apostado por «recuperar la iniciativa».

Unos 6.500 independentistas protestan en Barcelona contra la cumbre hispano-francesa
La presidenta de JxCat, Laura Borràs, atiende a los medios desde la manifestación contra la cumbre hispanofrancesa. EFE/ Alejandro Garcia

«Nos manifestamos para decir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que el proceso de independencia terminará cuando Cataluña sea un estado independiente», ha asegurado la líder de Junts, que ha celebrado que «partidos y entidades se hayan concentrado» a los pies de la montaña de Montjuïc.

La presidenta suspendida del Parlament ha asegurado que «el camino de la represión continúa» porque la Abogacía del Estado y la Fiscalía «adelantan por la derecha» a los jueces, y ante esta situación, ha apostado por el «camino del 1-O, de la movilización, de la independencia».

Puigdemont expresa su apoyo a los que se manifiestan hoy en Barcelona

El expresidente de la Generalitat y eurodiputado de JxCat, Carles Puigdemont, ha expresado este jueves su apoyo a quienes se manifiestan hoy en Barcelona en contra de la cumbre hispano-francesa «pese a todas las dificultades».

Puigdemont, huido en Waterloo (Bélgica) desde el referendo ilegal del 1-O, ha expresado a través de su perfil en Twitter su apoyo a los independentistas que participan en los actos de protesta contra la cumbre encabezada por los presidentes español y francés, Pedro Sánchez y Emmanuel Macron.

«Mucha fuerza, ánimos y determinación a todos los que hoy estaréis en la manifestación en Barcelona», afirma Puigdemont, antes de transmitir «un agradecimiento inmenso por estar siempre, pese a todas las dificultades».

En su tuit, Puigdemont adjunta la imagen de uno de los carteles de convocatoria de la manifestación en el que aparece el eslogan: «Aquí no ha acabado nada. ¡Independencia, Países Catalanes, basta de represión!.

La protesta de CDR contra la cumbre deriva en tensión y algún golpe de porra

Los CDR han convocado otra protesta contra la cumbre, que ha derivado en momentos de tensión cuando los mossos d’esquadra han impedido, con empujones y algunos golpes de porra, que los manifestantes avanzaran hacia la plaza Urquinaona.

La marcha ha recorrido la Gran Vía de Barcelona desde la plaza Espanya, donde esta mañana unas 6.500 personas han protestado contra la cumbre, y se ha detenido ante el consulado francés, en la ronda Universidad, fuertemente protegido por efectivos antidisturbios de los Mossos d’Esquadra.

La protesta de CDR contra la cumbre deriva en tensión y algún golpe de porra
Incidentes entre manifestantes y mossos d’Esquadra durante la manifestación promovida por los CDR ante el Consulado General de Francia. EFE/ Alejandro Garcia

Los manifestantes más radicales -que la Guardia Urbana ha cifrado en 2.500 en su inicio- han seguido después su marcha en dirección a la plaza Urquinaona, epicentro de los graves disturbios desatados en 2019 con motivo de las protestas contra la sentencia del procés, mientras gritaban «lo volveremos a hacer».

A la altura de la plaza Catalunya, los Mossos d’Esquadra han avisado por megafonía de que no se iba permitir a los manifestantes avanzar hacia Urquinaona -plaza situada a metros de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Cataluña- y les han instado a desviar su recurrido en dirección hacia las Ramblas.

Los manifestantes, no obstante, han persistido en seguir avanzado hacia la plaza Urquinaona hasta toparse con una línea policial integrada por una veintena de agentes antidisturbios, lo que ha desembocado en algún enfrentamiento y momentos de tensión.