Los abogados del rey emérito defienden su inmunidad ante demanda de Corinna

Londres(EFE).- El recurso de Juan Carlos I de España en relación con la demanda presentada por su examante Corinna Zu Sayn-Wittgengstein por acoso y difamación ha comenzado este martes en el Tribunal de Apelación de Londres, donde sus abogados han defendido la inmunidad del rey emérito entre abril de 2012 y el 18 de junio de 2014.

El abogado del emérito, Timothy Otty, ha presentado hoy sus argumentos contra un dictamen anterior del Tribunal Superior de Londres, que en marzo rechazó la inmunidad del exsoberano por considerar que las presuntos acosos se produjeron en el ámbito privado y porque Juan Carlos I solo tiene ahora el título honorífico de emérito.

La vista de esta apelación, que empezó a las 10.30 GMT en la sala número 74 del Tribunal de Apelación, está presidida por tres jueces, las juezas Ingrid Simler y Eleanor King y el juez Andrew Popplewell, que esta mañana escucharon los argumentos de Otty para defender la inmunidad de Juan Carlos I desde 2012 hasta su abdicación en 2014.

En julio pasado, los abogados de Juan Carlos I, del bufete Carter Buck, recibieron autorización para recurrir ese dictamen del Tribunal Superior, pero solo para el periodo entre 2012 hasta 2014, por lo que el resto del periodo que incluye las acusaciones de Corinna -hasta el año 2020- debe ir a juicio.

Demanda por acoso

En su demanda civil, Zu Sayn-Wittgengstein acusa al rey emérito de haberla sometido a «acoso» personalmente o a través de «agentes» a su servicio, presuntamente coordinados en ocasiones por el antiguo director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, algo que Juan Carlos I ha negado.

Según la demandante, esas acciones, por las que reclama una indemnización por daños y perjuicios y una orden judicial de protección, «amenazaron» su seguridad y la de sus hijos.

En una densa e intensa sesión judicial esta mañana, el abogado Thimothy Otty ha señalado que el hecho de que Roldán tuviera una relación personal muy estrecha con Juan Carlos I no implicaría que las presuntas acciones que ha denunciado Corinna se hicieran en el ámbito privado porque, cuando hay inmunidad de Estado, no pueden separarse los motivos privados de los de Estado.

El antiguo jefe de Estado de España «niega enfáticamente» que participara o dirigiera «cualquier acoso» contra Corinna y «rechaza» estas alegaciones como «no verdaderas», según el argumento del emérito.

«Las alegaciones también incluyen un presunto abuso de poder totalmente inconsistente con la importante labor que Su Majestad tuvo en la transición en España hacia una exitosa democracia parlamentaria y su largo periodo de servicio como soberano», según indica la defensa de Juan Carlos I.

Tras la presentación de argumento del abogado del emérito, le tocará el turno al abogado de Corinna, James Lewis, que pedirá que el Tribunal de Apelaciones rechace la inmunidad de Juan Carlos I entre 2012 hasta su abdicación por actos que considera privados.