El presidente de la Generalitat llama a la unidad en torno a su propuesta para lograr un referéndum

Barcelona (EFE).-El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha aprovechado este sábado, en el quinto aniversario del 1-O, para hacer un llamamiento a la unidad soberanista, en torno a su propuesta para lograr un referéndum pactado con el Estado e inspirado en un «acuerdo de claridad», la llamada vía canadiense.

Así lo ha planteado en un mensaje institucional emitido con motivo del quinto aniversario del 1 de octubre de 2017, en el que subraya que «la ilusión y la esperanza del 1-O aportan muchas lecciones y aprendizajes».

«Hemos de volver a encontrarnos, volver a trabajar en positivo en aquello que nos une de forma incuestionable, en aquello que hoy aún despierta todo nuestro orgullo. Hemos de volver a unirnos a través del amplio consenso de que Cataluña debe decidir libremente, de forma colectiva y en paz, cuál debe ser el futuro político del país», afirma.

En su mensaje desde el Palau de la Generalitat, Aragonès puntualiza que un nuevo referéndum debería conseguir que todos los ciudadanos se sintiesen «llamados a votar», que la comunidad internacional «acompañase» la votación y que también el Estado «reconociese el resultado», a diferencia de lo que pasó en 2017.

Por ello, ha puesto otra vez sobre la mesa el «acuerdo de claridad» que ya planteó el martes pasado, en el debate de política general en el Parlament, una propuesta para «determinar cuándo y cómo Cataluña debe poder ejercer de nuevo el derecho a decidir».

«Hicimos el referéndum del 1-O y haremos que Cataluña vuelva a votar», ha asegurado Aragonès, que en su mensaje ha evitado referirse a la crisis en su Govern, que podría derivar la próxima semana en una ruptura de la coalición.

Cinco años después del 1-O, Aragonès afirma: «Lo volveremos a hacer, porque esta es la vía para resolver el conflicto político con el Estado».

«Hemos de volver a hablar de democracia. Hemos de volver a centrarnos en el derecho a voto, en los derechos y libertades», ha añadido.

En la parte inicial de su mensaje, Aragonès ha tenido palabras de agradecimiento y reconocimiento hacia todos aquellos que hicieron posible el 1-O.

Fue, ha dicho, «una gran victoria, una gran lección de valores democráticos frente a la represión del Estado», y fue posible gracias a una «gran alianza entre instituciones, sociedad civil y ciudadanía».

Ha querido hacer mención explícita del papel jugado por quienes en 2017 ocupaban los cargos de presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de vicepresidente, Oriol Junqueras, y de presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

El mensaje de Aragonès llega a 24 horas de que finalice el plazo que se ha dado JxCat para intentar reconducir la crisis en el Govern, antes de que la militancia de Junts vote en una consulta, los días 6 y 7 de octubre, si hay que abandonar el ejecutivo.

Concentración del independentismo en el Arc de Triomf de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

La CUP replica a Junqueras: «Ya basta de hacer partidismo con el 1-O»

La portavoz de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant, ha replicado este sábado al presidente de ERC, Oriol Junqueras, que ayer subrayó el papel indispensable de su partido para hacer posible el referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017: «Ya basta de hacer partidismo con el 1-O».

Así lo ha afirmado Reguant en el quinto aniversario del 1-O, antes de participar en un encuentro en Barcelona organizado por la CUP con representantes de organizaciones afines procedentes de Escocia, Irlanda del Norte, Quebec y Córcega.

Para Reguant, el 1-O fue un «hito histórico» que nadie puede patrimonializar: «No es de ningún partido», ha advertido, en una réplica al discurso de ayer de Junqueras en La Ràpita (Tarragona).

El 1-O, ha insistido, «es de toda la gente y de todas las organizaciones» que lo hicieron posible y hay que seguir reivindicando esa fecha, «pero sin nostalgia».

Reguant ha defendido la necesidad de construir un nuevo «horizonte» independentista, aprendiendo las lecciones del 1-O.

Illa pide no cometer errores que en 2017 «no trajeron nada bueno» a Cataluña

El primer secretario del PSC y jefe de la oposición en Cataluña, Salvador Illa, ha hecho este sábado, en el quinto aniversario del 1-O, un llamamiento a la «reflexión», para «no cometer errores que no han traído nada bueno a Cataluña».

En una visita a Llançà (Girona), Illa se ha referido de forma indirecta al referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017 y a todas las consecuencias políticas que acarreó.

Illa ha invitado a la «reflexión», para «no cometer errores que no han traído nada bueno a Cataluña, mirar hacia adelante y trabajar por la cohesión de Cataluña».

El «instrumento» para reconstruir esa cohesión social en Cataluña, ha destacado, tiene que ser «un diálogo entre catalanes», que debería canalizarse a través de una mesa de partidos catalanes.

Òmnium pide «nuevos liderazgos»

El presidente de Òmnium Cultural, Xavier Antich, ha leído este sábado, con motivo del quinto aniversario del 1-O, una declaración en la que pide «nuevos liderazgos» en el mundo independentista y da un tirón de orejas a los partidos: «Basta de falsas expectativas y basta de renuncias».

Acompañado del resto de miembros de la junta directiva de Òmnium y representantes territoriales de la entidad, Antich ha advertido de que «ni la república llegará mañana, ni el derecho de autodeterminación lo regalará el Estado».

«Es urgente desbloquear la parálisis, impulsar un nuevo espacio de discusión constructiva, crear las condiciones para un acuerdo estratégico y proponer al país un horizonte concreto por el cual valga la pena de volver a luchar», subraya la declaración que ha leído Antich en nombre de la entidad.

Òmnium llama a «dar la vuelta» a las actuales circunstancias de bloqueo, debido a las pugnas entre partidos independentistas, a las puertas de una posible ruptura del Govern.

«Ha llegado el momento de que los partidos políticos demuestren si quieren volver a hacer posible la independencia», ha subrayado.

Para la entidad, el 1-O fue «un éxito colectivo, pero no fue suficiente» para que naciera la «república catalana».
Cinco años después, ha señalado, «la incapacidad para gestionar políticamente aquel patrimonio ha generado desánimo, frustración y desorientación».

«La batalla partidista, los enfrentamientos entre diferentes estrategias, la disputa estéril y el desacuerdo en los objetivos compartidos han provocado una situación de parálisis institucional y de bloqueo político», ha alertado.

Por ello, Òmnium pide abrir «un nuevo ciclo político» y señala: «En Òmnium sabemos que esto también exige nuevos liderazgos, porque hacen falta nuevas miradas y nuevas sensibilidades, y nos lo hemos aplicado», apostilla la declaración, en alusión al relevo de Jordi Cuixart como presidente de la entidad, a principios de este año.

El líder del PPC: El 1-O ha roto la convivencia incluso entre independentistas

El líder del PPC, Alejandro Fernández, ha destacado este sábado que todo el proceso que se deriva del referéndum unilateral del 1-O es «tan divisivo y destructor» que ha roto la convivencia no solo entre los catalanes, sino también entre los que son independentistas.

«Tan divisivo y tan destructor es de la convivencia que hoy el principal ‘botifler’ (traidor) para algunos independentistas es el propio -president- Pere Aragonès», ha manifestado Fernández en alusión a la crisis abierta entre ERC y JxCat tras el cese del exvicepresidente y dirigente de Junts, Jordi Puigneró.

La Asamblea Nacional Catalana protesta con un muro

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha levantado un muro de urnas ante el Palau de la Generalitat para reivindicar el referéndum del 1-O y ha asegurado que la independencia solo llegará a través de la movilización popular porque «la unidad está en la calle», a diferencia de la «división» interna del Govern.

La acción reivindicativa de la entidad independentista simboliza «la distancia y el muro entre el voto del 1 de octubre y la no voluntad de los partidos de hacer la independencia», ha explicado la presidenta de la ANC, Dolors Feliu.

«Eso es lo que queremos denunciar con este muro. O hay un plan para hacer la independencia o no nos quedaremos quietos: pediremos elecciones, presentaremos una lista cívica y tiraremos adelante», ha señalado la dirigente, que ha considerado que la presión de la entidad desde la Diada ha «roto el inmovilismo y parece que los partidos tienen tensiones».

El acto ha congregado a varios centenares de manifestantes en la Plaza Santa Jaume de Barcelona, que han coreado cánticos contra el presidente catalán («Aragonès dimisión») u otros como «Puigdemont, nuestro presidente», «No nos merecemos los políticos que tenemos», «1-O, ni olvido ni perdón» o «Fuera la bandera española».

Vista del acto conmemorativo del 1-O, organizado por la ANC este sábado frente al Palau de la Generalitat . EFE/Enric Fontcuberta

Edición web: Rocío Casas/Javier Agramunt