El juez vincula al presunto terrorista de Algeciras con el salafismo yihadista

Algeciras (Cádiz) (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional Joaquín Gadea considera que Yassine Kanjaa, presunto autor del asesinato del sacristán Diego Valencia y de las heridas de otras cuatro personas ayer en Algeciras (Cádiz), actuó guiado por una «voluntad terrorista» que vincula, al menos en principio, con el «salafismo yihadista».

Así lo plasma el juez en el auto por el que en la noche del miércoles autorizó la entrada y registro en el domicilio del presunto autor del ataque, al que ha tenido acceso Efe y en el que relata que los hechos comenzaron sobre las 18.30 horas en la iglesia de San Isidro.

El asesinato del sacristán se produjo más de una hora después en la plaza Alta de la localidad gaditana. Hasta allí había huido Diego Valencia tras ser atacado en la parroquia de La Palma.

Según el relato del juez, estando en el suelo Valencia, Kanjaa «sujetó la catana con ambas manos y alzando la mirada al cielo y gritando unas palabras en árabe entre las que se escucha la palabra “allah” le asesta una última estocada mortal».

El yihadista gritó «muerte a los cristianos» y «Alá es grande»

El agresor, Yassine Kanjaa, de nacionalidad marroquí, iba armado con un machete de grandes dimensiones y podría ser un lobo solitario y, en consecuencia, tratarse de un ataque con fines yihadistas, si bien este extremo está pendiente de la investigación de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de las pesquisas.

Yassine Kanjaa gritó «muerte a los cristianos» y «Alá es grande» mientras perpetraba su acción en la localidad gaditana de Algeciras.

Fuentes próximas a la investigación han señalado a EFE que el detenido entró de forma irregular en España en 2019, si bien no han precisado la manera en que lo hizo. El Ministerio del Interior sí ha detallado que sobre el arrestado se abrió un expediente de expulsión por situación irregular en junio pasado. Al tratarse de un procedimiento administrativo con todas las garantías, su ejecución «no es inmediata».

Kanjaa residía con otros dos jóvenes en una vivienda ocupada situada en la calle de Sevilla de la localidad gaditana, que anoche fue registrada por la Policía Nacional que también interrogó a otras personas de origen magrebí que no han sido, por el momento, detenidas.

Aunque el Ministerio del Interior mantiene la cautela sobre el ataque, la Audiencia Nacional ya investiga los hechos como posible terrorismo.

Por su parte, la comunidad islámica de la zona, no dudó el calificarlo de «vil ataque terrorista».

Marlaska: El atacante no estaba en el radar de ningún servicio de información

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha afirmado esta tarde que el atacante de Algeciras (Cádiz) «no estaba en el radar de ningún servicio nacional por radicalización» y además de la posible «naturaleza terrorista» del atentado, en el que murió un sacristán, «todas las hipótesis siguen abiertas».

En una rueda de prensa en Algeciras, donde ha visitado a la familia del fallecido y se ha reunido con los responsables de la investigación policial, el ministro ha destacado que los agentes están «al inicio» de las pesquisas.

Ha insistido en que no hay ninguna otra persona involucrada en los ataques, además del marroquí que fue detenido, Yassine Kanjaa, de 25 años, que «no estaba en el radar de ningún servicio nacional por radicalización y tampoco en ninguna base de datos de los distintos países» en los que ha tenido alguna residencia, ha dicho el ministro.

Cientos de ciudadanos de Algeciras expresan en silencio su consternación

Cientos de ciudadanos de Algeciras han expresado este jueves su repulsa y consternación por el ataque. Las campanas de la Iglesia de la Palma, a cuyas puertas Yassine Kanjaa, el marroquí detenido por este ataque, mató con un machete al sacristán del templo han acompañado los cinco minutos de silencio que se han guardado en la céntrica Plaza Alta.

Cientos de ciudadanos de Algeciras expresan en silencio su consternación
Concentración de vecinos de Algeciras en repulsa por el atentado. EFE/Isabel Laguna

Además de cientos de vecinos, a la concentración de silencio se han sumado el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez; el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández; la delegada de la Junta de Andalucía en Cádiz, Mercedes Colombo; la portavoz del grupo parlamentario Por Andalucía, Inmaculada Nieto; el portavoz del grupo parlamentario de Vox, Manuel Gavira; y el alcalde de la Línea, José Juan Franco.

En la concentración, Landaluce ha informado de que el sacerdote Antonio Rodríguez, atacado antes en la Parroquia de San Isidro, «está recuperándose». Tras dar el pésame a la familia del fallecido en nombre de la ciudad de Algeciras, que hoy vive una jornada de luto, el alcalde ha dado las gracias «a quienes nos protegen».

YouTube player

Condena del Gobierno, la oposición y la comunidad islámica

Las reacciones de condena no se hicieron esperar. El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, expresó sus condolencias a los familiares del sacristán fallecido «en el terrible ataque de Algeciras», al tiempo que deseó «una pronta recuperación a los heridos».

También el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, mostró su consternación «por los ataques», así como Vox y Ciudadanos.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) expresó su más firme condena a la violencia, «que no puede tener lugar en la sociedad en la que vivimos». y trasladó su cercanía y afecto a los familiares de las víctimas, a la diócesis de Cádiz y a la sociedad del Campo de Gibraltar.

También la comunidad islámica mostró su rechazo. «Con profundo dolor y mucha tristeza, la Unión de Comunidades Islámicas del Campo de Gibraltar se ha enterado del vil y cobarde ataque terrorista perpetrado en la noche de este miércoles en la ciudad de Algeciras por un individuo aparentemente de origen árabe», ha indicado en un comunicado remitido a EFE.

La lucha antiyihadista en España: 1.088 detenidos desde los atentados del 11M

Un total de 1.088 personas han sido detenidas por las fuerzas de seguridad españolas por su relación con el terrorismo yihadista desde los atentados del 11M en Madrid de 2004, a las que habría que sumar el arresto este miércoles en Algeciras de Yassine Kanjaa tras haber matado con una machete a un sacristán y herido a cuatro personas.

Según los últimos datos del Ministerio del Interior, de los 1.088 detenidos por yihadismo, 961 fueron arrestados en España en 127 operaciones, en tanto que 128 lo fueron en otros países en 16 intervenciones en las que participaron las fuerzas de seguridad españolas.