España y Europol desmantelan un supercártel que movía un tercio de toda la cocaína en Europa

Madrid (EFE).- La Guardia Civil ha desmantelado el supercártel de la cocaína europeo en una operación coordinada por Europol que se ha saldado con 49 detenidos en varios países, trece en España, y entre los que se encuentran los capos que desde Dubái dirigían las operaciones de narcotráfico entre Sudamérica y Europa.

Los agentes han aprehendido más de treinta toneladas de cocaína en diversos puertos europeos y se estima que esta gran organización estaba detrás de un tercio del mercado total de esta droga en Europa.

En Dubái han sido arrestados seis miembros de la organización conocidos como los «señores de la droga», que estaban asentados en este emirato desde hace años.

En España, bajo la denominación de Operación Faukas, han sido detenidas trece personas, de ellas nueve españoles, y se han llevado a cabo más de una veintena de registros en domicilios y empresas en las provincias de Málaga, Madrid y Barcelona.
A los seis detenidos en Dubái hay que sumar los trece en España y otros treinta en Francia, Bélgica y Países Bajos.

Los «señores de la droga» detenidos se refugiaban en Dubai

La organización había establecido su base en estos países coincidiendo con la localización de los puertos europeos más importantes considerados como la principal puerta de entrada de estupefacientes a Europa.

Según informa la Guardia Civil se ha alcanzado un hito histórico en la lucha contra el narcotráfico global y un hecho sin precedentes con la actuación llevada a cabo en Dubái, donde se refugiaban los seis «señores de la droga» del cártel detenidos, y desde donde dirigían las diferentes células con la convicción de estar en un santuario donde se sentían intocables y llevando una alto nivel de vida.

La operación se desarrolló entre los pasados días 8 y 19 y en España la ha llevado a cabo el Grupo Central Antidrogas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que realizó actuaciones simultáneas en Málaga, Madrid y Barcelona.

España y Europol desmantelan un supercártel que movía un tercio de toda la cocaína en Europa
Imagen de la operación cedida por Guardia Civil. EFE/Guardia Civil


La operación Faukas se inició con la aprehensión de un contenedor en el puerto de Valencia en marzo de 2020 mediante el que la organización pretendía introducir 698 kilos de cocaína. Este hecho dio lugar a un amplio intercambio de información con numerosas agencias policiales de otros países que dio sus frutos al lograrse la identificación de los responsables de la introducción del contenedor, procedente de Panamá.

Se comprobó que se había establecido en España una red que introducía contenedores con cocaína en su interior a través de los puertos de Barcelona, Valencia y Algeciras (Cádiz) y que había conformado un complejo entramado societario de inversiones inmobiliarias en la zona de la Costa del Sol para blanquear los beneficios obtenidos con el narcotráfico.

El líder de la red abandonó España tras un intento de secuestro

Los agentes identificaron al líder de esta red, un ciudadano británico vinculado a la Costa del Sol que tuvo que abandonar España cuando intentaron secuestrarle y que se trasladó a Dubái, desde donde seguía dirigiendo las actividades delictivas y mantenía contactos y negocios de narcotráfico con el resto de «señores de la droga» afincados en el emirato.

Igualmente identificaron al proveedor de la droga, un ciudadano panameño también afincado en Dubái, presunto responsable de la introducción de la cocaína en el puerto de Manzanillo de Panamá y que igualmente mantenía contacto con el resto de capos en el emirato.

La red disponía en España de dos estructuras, la encargada de la extracción de la droga en los puertos marítimos comerciales y otra para el blanqueo de capitales a través de sociedades.

La primera estaba situada en las provincias de Barcelona y Málaga con una influencia directa en el puerto barcelonés y estaba conformada por dos ciudadanos búlgaros y tres personas españolas, una de ellas trabajadora de la instalación portuaria, responsable de la entrada y salida de vehículos.

La otra estructura estaba compuesta por personas de gran confianza del líder de la red y se situaba en la Costa del Sol, desde donde adquirieron bienes, inmuebles y participaciones empresariales por valor de 24 millones de euros para blanquear el dinero de la droga.

En los registros fueron encontrados más de medio millón de euros en efectivo, tres armas cortas y artículos de lujo como vehículos de alta gama, algunos con precios cercanos a los 300.000 euros.