Miles de personas se manifestaron este lunes en la capital del Yemen contra las quemas de ejemplares del Corán en Suecia y Dinamarca. EFE/EPA/Yahya Arhab

Miles de yemeníes se manifiestan en Saná contra las quemas del Corán en Suecia y Dinamarca

Saná, (EFE).- Miles de personas se manifestaron este lunes en la capital del Yemen contra las quemas de ejemplares del Corán en Suecia y Dinamarca, unos actos que han tensado de forma sin precedente las relaciones con los países de mayoría musulmana.

La manifestación fue convocada por el movimiento rebelde hutí, que controla desde que estalló la guerra en el Yemen en 2014 gran parte del noroeste del país, incluida la capital Saná, donde ha organizado con anterioridad multitudinarias marchas contra las ofensas hacia el islam, entre otros motivos.

Los manifestantes levantaron copias del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, mientras gritaban consignas denunciando su quema y llamando al boicot de los productos provenientes de Suecia y Dinamarca, según constató EFE.

YouTube player

Otros participantes levantaron dagas, pistolas y rifles de asalto AK-47.

“Quemar el Corán es una manifestación de odio contra el islam”, rezaba una pancarta portada por los manifestantes, que también quemaron banderas de Estados Unidos y de Israel -la némesis de los países árabes- durante la protesta.

Durante la marcha, Mohamed Muftah, un alto oficial del movimiento insurgente justificó la incineración de la bandera estadounidense porque “Estados Unidos es la madre de todos los demonios”.

Cuatro copias del Corán quemadas en la última semana

En la última semana, al menos cuatro copias del Corán fueron quemadas frente a las embajadas de Irak en Estocolmo y Copenhague, lo que provocó una airada reacción de los países de mayoría árabe.

Precisamente, este mismo lunes dos manifestantes prendieron fuego a otra copia del libro sagrado musulmán en Copenhague.

Ante estos actos, el presidente del Parlamento Árabe, Adel Al Asumi, pidió el domingo “a los pueblos árabes e islámicos” que inicien un “boicot” contra Dinamarca y exigió la aprobación de leyes “que criminalicen los insultos a los símbolos religiosos, las santidades y los libros divinos”.

Asalto a la embajada sueca

Las quemas del Corán provocaron que manifestantes iraquíes asaltaran la embajada sueca en Bagdad el jueves y le prendieran fuego, mientras que el Gobierno iraquí expulsó a la embajadora del país europeo y suspendió los contratos de empresas suecas que operan en Irak.

Otro grupo de manifestantes intentaron irrumpir el sábado en la sede de la misión diplomática de Dinamarca en la capital iraquí, pero las fuerzas de seguridad lo impidieron, y el personal diplomático danés ha abandonado el país árabe, según el Ministerio de Exteriores iraquí.