Zelenski ya no pide la destitución de Putin para ir a las conversaciones de paz

Leópolis (Ucrania) (EFE).- El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha suavizado ligeramente sus exigencias para sentarse a negociar con Rusia el fin de la guerra y ya no pediría la destitución del mandatario ruso, Vladimir Putin, según ha adelantado este jueves el diario ucraniano Kyiv Post.

El rotativo, que se edita en inglés, asegura que la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, está logrando que el dirigente ucraniano flexibilice sus condiciones a la hora de negociar la paz con Rusia.

El Kyiv Post, que cita como fuentes a dos funcionarios familiarizados con el asunto, recuerda que el pasado 6 de noviembre Zelenski dijo que estaba abierto a “conversaciones genuinas” con Rusia.

Requisitos de Zelenski para conversar con Putin

En aquel momento, el mandatario ucraniano imponía una serie de requisitos, algunos de los cuales ya eran conocidos, como el restablecimiento de la integridad territorial de Ucrania, el castigo de los crímenes de guerra y las reparaciones, entre otros.

Zelenski ya no pide la destitución de Putin para ir a las conversaciones de paz
Combates en Jersón, este miércoles. EFE/EPA/Stanislav Kozliuk

A diferencia de anuncios anteriores, omitía mencionar la condición de que Putin debía ser destituido de su cargo antes de plantear cualquier negociación.

Ese cambio se produjo después de «días de negociaciones entre Kiev y Washington» que incluyeron una reunión la pasada semana del asesor de seguridad nacional de EE.UU., Jake Sullivan, con Zelenski en la capital ucraniana.

Uno de los altos funcionarios de la administración ucraniana ha asegurado al rotativo que, si bien los estadounidenses no instruyeron explícitamente a Zelenski para que cambiaran su postura, sí transmitieron a Kiev «la idea es mostrar al escenario internacional, una vez más, que Ucrania, y no Rusia, es la parte que busca la paz».

EEUU cifra en 100.000 los muertos o heridos rusos en la guerra

La administración estadounidense es consciente de que aun deben darse las condiciones adecuadas, en función de lo que está haciendo Rusia, para entablar cualquier negociación, pero el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, Mark Milley, aseguraba anoche mismo que puede haber una ventana de oportunidad para negociar el fin del conflicto, siempre y cuando las líneas del frente se estabilicen durante este invierno.

En una intervención en el Club Económico de Nueva York recogida hoy por la CNN, el alto militar estadounidense revelaba también que Rusia ha sufrido más de 100.000 bajas entre muertos y heridos desde el inicio de la invasión. «Probablemente las mismas que en el lado ucraniano», precisaba.

Respecto al curso de la guerra, Milley aseguró que Estados Unidos ya estaba viendo indicios de que Rusia se estaba retirando de Jersón, como declaró Moscú el miércoles.

No obstante, el jefe del Estado Mayor de EEUU alertaba en su disertación de que la retirada de Jersón podía obedecer a una estrategia de Rusia «para preservar su fuerza y restablecer las líneas defensivas al sur del río».

Rusia dice que el repliegue del norte de Jersón ya está en marcha

El Ministerio de Defensa de Rusia ha confirmado hoy que el repliegue de las tropas rusas de la ciudad de Jersón y el norte de la homónima región ucraniana ya está en marcha.

En su parte bélico diario, el portavoz castrense, Ígor Konashénkov ha asegurado que «se está ejecutando la maniobra de traslado de las unidades de tropas rusas a posiciones preparadas en la margen izquierda del río Dniéper, en estricta consonancia con el plan aprobado».

Por su parte, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas ha informado de que prosigue su ofensiva pese al anuncio de Rusia, que Kiev ni confirma ni desmiente.

El comandante en jefe, Valerii Zaluzhnyi, ha asegurado en su cuenta de Telegram, Valerii Zaluzhnyi, que los ucranianos han logrado recuperar en las últimas horas decenas de kilómetros cuadrados de territorio en esta región y han liberado 12 asentamientos ocupados por los rusos.

Por su parte, el general de brigada Oleksiy Hromov ha precisado que en la línea de Jersón, las fuerzas de defensa de Ucrania han destruido «las rutas logísticas y el sistema de apoyo del enemigo, su sistema de control de tropas».

Jersón, junto a Zaporiyia, ambas en el sur, y las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este, fueron anexionadas recientemente por Rusia, quien no ha podido, no obstante, hacerse con el control total y efectivo sobre ellas.

Putin exige adecuar el armamento en el frente a las «necesidades reales» de los soldados

Hoy mismo, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha encargado a su Gobierno adecuar los estándares del equipamiento material de los militares a las «necesidades reales» que surgen durante la campaña militar en Ucrania.

Según el documento, publicado en la web del Kremlin, el Ejecutivo tendrá que informar de las medidas a tomar la semana que viene.

Zelenski ya no pide la destitución de Putin para ir a las conversaciones de paz
El presidente ruso, Vladimir Putin, este miércoles en Moscú. EFE/EPA/Sergey Guneev/ Kremlin Pool / Sputnik

Esta comunicación se produce en medio de las críticas de movilizados rusos sobre la calidad de armamento con el que luchan en Ucrania, unas criticas que llevaron al ministro de defensa, Serguéi Shoigú, a inspeccionar el puesto de mando unificado de las tropas rusas que combaten en Ucrania.

Actualmente Rusia ha desplegado en Ucrania a unos 50.000 movilizados en misiones de combate de los 318.000 reclutados, mientras que el resto está en fase de entrenamiento