La Organización Mundial de la Salud teme que brote de cólera en el Líbano sea golpe fatal para la sanidad

Ginebra (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo hoy que el brote de cólera en el Líbano es muy inquietante por el riesgo que supone para un sistema sanitario que está al borde del colapso por la crisis económica y social en la que se encuentra el país.

El cólera se está extendiendo por el Líbano, donde ya se han registrado más de 2.700 casos y 18 muertes, precisó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa en las que abordó las situaciones sanitarias más preocupantes en el mundo.

Líbano, más de 30 años sin cólera

Líbano llevaba más de tres décadas libre de cólera, pero el limitado acceso al agua potable y al saneamiento básico, que se ha agravado este año, han llevado a que reaparezca.

Tedros indicó que la primera medida que ha tomado su organización es facilitar al Líbano 600.000 dosis de la vacuna contra el cólera, procedentes de una reserva internacional para casos urgentes.

No obstante, el director de la OMS reconoció que esa cantidad es insuficiente.

Las reservas de la vacuna contra el cólera están bajo fuerte presión debido a los numerosos brotes de cólera de los últimos meses en el mundo y que ahora se observan en 29 países.

La organización sostuvo que necesita diez millones de dólares para financiar una respuesta al brote en el Líbano y evitar que la situación empeore.

Bebnine, cerca de Siria donde hubo un brote inicial

Se ha improvisado un hospital para afrontar la situación en una mezquita en Bebnine, el epicentro del primer brote de cólera que sacude al Líbano en casi 30 años.

Bebnine se ubica a apenas 15 kilómetros de la frontera con Siria, donde hace dos meses comenzó el brote inicial de la enfermedad, y pertenece al distrito septentrional de Akkar, donde el pasado 5 de octubre se detectó el primer caso de cólera en territorio libanés desde 1993.

Desde entonces, el Ministerio de Salud Pública ha contabilizado más de 2.400 contagios sospechosos y cerca de una veintena de muertes, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó esta semana de su «rápida» propagación hasta alcanzar ya a todas las provincias del país.