Los responsables de Defensa de EEUU y China dan otro paso hacia la distensión

Ho Chi Minh (Vietnam) (EFE).- Los responsables de Defensa de EE.UU. y China, Lloyd Austin y Wei Fenghe, han dado este martes un paso más en la senda de la distensión entre los dos potencias con una reunión en Camboya en la que Pekín volvió a dejar clara «la línea roja» de Taiwán en sus relaciones.

El encuentro, el tercero entre altos cargos de ambas potencias en los últimos ocho días, se produjo en la ciudad camboyana de Siem Reap, en los márgenes de la cumbre de ministros de Defensa de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), a la que ambos están invitados.

Según el Pentágono, Austin ha insistido en la «necesidad de gestionar de manera responsable la rivalidad (entre las dos potencias) y mantener líneas de comunicación abiertas», mientras que el Ministerio de Defensa de China ha señalado que Wei ha instado a Washington a que «mantenga sus promesas» y a que «adopte una política racional y pragmática hacia China».

Una conversación «sincera y constructiva»

Aunque Wei ha reiterado que «la cuestión de Taiwán es una línea roja infranqueable», el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Tan Kefei, ha asegurado que las conversaciones celebradas hoy tienen «una importancia significativa» para volver a situar la relación entre las dos potencias «en el camino de un desarrollo saludable y estable».

Tan, citado en medios oficiales chinos, ha descrito como «sincera y constructiva» la conversación, celebrada después de sendas reuniones del presidente de EE.UU., Joe Biden, y su vicepresidenta, Kamala Harris, con el presidente chino, Xi Jinping en Bali y Bangkok la semana pasada.

En una línea parecida, Austin también ha recalcado la «importancia de un diálogo sustancioso para reducir el riesgo estratégico, mejorar la crisis de las comunicaciones y mejorar la seguridad operacional».


Crisis de Taiwán

A pesar del deshielo de las últimas semanas, la sombra de la crisis de Taiwán sigue planeando sobre las relaciones entre las dos máximas potencias mundiales, que han vuelto a dejar claras sus posiciones.

Wei ha explicado a Austin que «la resolución de la cuestión es un asunto del pueblo chino» y ha advertido de que «ninguna fuerza externa tiene derecho a interferir» en algo que Pekín considera parte de sus «intereses fundamentales», mientras que Austin ha pedido a Pekín que «se abstenga de más acciones desestabilizadoras» y se ha opuesto a cambios unilaterales en el statu quo.

El responsable del Pentágono también ha reafirmado el compromiso de EE.UU. con la política de una Sola China y ha recalcado la importancia de la «paz y la estabilidad» en el estrecho de Formosa, que separa Taiwán de la China continental.

La de hoy ha sido la primera reunión entre los responsables de Defensa de las dos potencias desde su encuentro en el Diálogo Shangri La en Singapur el pasado junio, antes de que las tensiones se dispararan en agosto a raíz de un viaje a Taiwán de la entonces presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi.

YouTube player

Los líderes de ambos países, Joe Biden y Xi Jinping escenificaron la semana pasada en los márgenes de la cumbre del G20 en la isla indonesia de Bali un acercamiento para evitar que sus tensiones desemboquen en un enfrentamiento bélico.

China reclama la soberanía de la isla autogobernada y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.