Obiang busca la reelección en unos comicios con denuncias de irregularidades en Guinea

Nairobi (EFE).- Las elecciones presidenciales de Guinea Ecuatorial, en las que Teodoro Obiang busca un sexto mandato de siete años, se desarrollaron este domingo marcadas por las denuncias de irregularidades que hicieron sus dos rivales de la oposición.

El pequeño país centroafricano, de cerca de 1,5 millones de habitantes, celebró unos comicios presidenciales que estaban previstos en 2023, pero que se adelantaron para ahorrar costes y hacerlos coincidir con las elecciones legislativas y municipales.
Unos 420.000 votantes estaban llamados a las urnas en 1.486 mesas de votación, que abrieron a las 08:00 hora local (07:00 GMT) y cierran a las 18:00 hora local (17:00 GMT).

Los colegios electorales abrieron en todo el territorio nacional «sin ningún incidente», informaron a EFE fuentes cercanas al gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE).

«La gente vota masivamente y con transparencia», aseguraron esas fuentes, al añadir que la jornada transcurría con «total normalidad».

Obiang, seguro de la victoria

El país sólo ha conocido dos presidentes desde su independencia de España en 1968: Obiang, de 80 años y gran favorito en los comicios; y su tío Francisco Macías, a quien derrocó en un golpe de Estado en 1979.

Obiang, que dirige desde entonces con puño de hierro la nación y es el jefe de Estado no monárquico con más tiempo en el poder del mundo, encabeza la candidatura del PDGE, que concurrió a la votación coaligado con catorce formaciones políticas.

Obiang busca la reelección en unos comicios con denuncias de irregularidades en Guinea
Teodoro Obiang. EFE/EPA/Manuel de Almeida

Sus dos rivales son el secretario general de Convergencia Para la Democracia Social (CPDS, único partido de verdadera oposición autorizado), Andrés Esono, y el líder del Partido de la Coalición Social Demócrata (PCSD), Buenaventura Monsuy Asumu, tradicionalmente afín al PDGE.

«Estoy seguro de que la victoria es del PDGE», afirmó Obiang tras votar en torno a las 11:00 hora local (10:00 GMT) en la sede de la Academia Ecuato-Guineana de La Lengua Española (AEGLE) en la capital, Malabo.

«El partido PDGE ha sembrado mucho y va a cosechar lo que ha sembrado en estas elecciones», remarcó el presidente en declaraciones emitidas por la estatal Televisión de Guinea Ecuatorial (TVGE).

El PDGE «ha demostrado su capacidad y el pueblo tiene que decidir. Con ello, tiene que apoyar masivamente el programa del partido», agregó Obiang, quien promete convertir Guinea Ecuatorial en un «país emergente».

Una media hora antes, su principal adversario en la carrera presidencial, Andrés Esono, de 61 años, ejerció su derecho democrático en el barrio Alcaide de Malabo, en la isla de Bioko.

«Desde las siete de la mañana (06:00 GMT), mi teléfono no para de recibir quejas que vienen de todos los rincones del país. Hay fraude, irregularidades, voto público. Y los presidentes de mesa, que votan por otros. Esta es la tónica general de toda la región continental, incluso en la ciudad de Bata», urbe más poblada del país, denunció Esono en declaraciones recogidas por TVGE.

Un «fraude masivo»

«No se está dejando a la población votar libremente», aseveró el líder opositor, al alegar que se está produciendo «un fraude masivo, incluso peor que en las ocasiones anteriores».

«Donde nos dejen votar, vamos a ganar», aseveró Esono, al insistir en que «no es un voto secreto, como dice la ley, es un voto público. Es decir, el partido en el poder instruye a los ciudadanos a violar la ley. Y quieren mantenerse en el poder por la fuerza».

«Ponen todo tipo de obstáculos a los interventores de CPDS», agregó el secretario general en declaraciones a EFE dese Malabo.
El tercer candidato presidencial en liza, Buenaventura Monsuy Asumu, de 69 años, depositó su voto alrededor de las 13:00 hora local (12:00 GMT) en el barrio San José de Malabo, donde se quejó de que «existen acusadísimas irregularidades».

«Por ejemplo, en Bata el autobús que iba depositando a mis interventores en las mesas ha sido interceptado por la Policía, retirado y llevado a un lugar desconocido», recalcó Monsuy Asumu.

«Hay urnas que ya han cerrado, a pesar de que el escrutinio se hace a las seis de la tarde», lamentó el líder del PCSD.
«Si esto es normalidad -zanjó el candidato-, son normalidades muy anormales».

Observadores de la Unión Africana (UA), la Comunidad de Países de la Lengua Portuguesa (CPLP) y la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC) supervisaron los comicios.

Sin embargo, Esono declaró esta semana a EFE que desconfía de esos «observadores invitados por el propio régimen» que «son guiados como si fueran turistas».

Obiang busca la reelección en unos comicios con denuncias de irregularidades en Guinea
El presidente Teodoro Obiang (i). EFE / Lucia Blanco.

Con Obiang al mando, Guinea Ecuatorial ha hecho notables inversiones en infraestructuras, aunque sus críticos le reprochan haberse beneficiado él y sus allegados de la riqueza petrolera del país, uno de los productores de crudo de África subsahariana, mientras parte de la población ecuatoguineana vive en la pobreza.

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos también acusan al régimen de ser uno de los más represivos y corruptos del mundo.

«A Obiang y su mafia delictiva no les interesa que las elecciones en Guinea Ecuatorial transcurran de manera libre y justa. Estamos hablando de uno de los gobiernos más cleptómanos del universo. Mantenerse en el poder para seguir robando es el objetivo principal de ese gobierno», comentó a EFE el director de la ONG pro derechos humanos EG Justice, el ecuatoguineano Tutu Alicante. E