Ordenan una inspección urgente de la central de Zaporiyia por el bajo nivel del embalse que la enfría

Leópolis (Ucrania) (EFE).- La Inspección Estatal de Regulación Nuclear (IERN) de Ucrania ha ordenado una inspección urgente de la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, debido al bajo nivel de agua del embalse que la enfría.

Según ha informado este lunes la agencia local Interfax, la inspección ha sido ordenada para que «analice urgentemente la seguridad del sistema operativo de las unidades de potencia de la central nuclear».

La agencia asegura que se ha detectado una «ausencia de reabastecimiento externo del estanque de enfriamiento (de la planta) debido a una caída en el nivel del embalse de Kajovka por debajo de las marcas habituales», de donde procede el agua que recibe.

La inspección es imprescindible para «tomar decisiones sobre la operación de la central nuclear de Zaporiyia», ubicada en la región del mismo nombre, en el sur de Ucrania, y cuyas instalaciones son operadas actualmente por Rusia tras haberla ocupado sus tropas.

Energoatom debe hacer un análisis y entregar información sobre la situación antes del 9 de noviembre.

Cruce de acusaciones de ataques a la presa

La orden del IERN se produce en medio de las acusaciones de ucranianos y rusos sobre un posible ataque a la presa de Kajovka, en la vecina región de Jersón, como estrategia para detener al enemigo.

De hecho, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha denunciado que las tropas rusas han minado la instalación para destruirla en una zona donde se están registrando grandes avances de las tropas ucranianas.

Por su parte, los prorrusos que actualmente gobiernan las anexionadas regiones de Zaporiyia y Jersón también acusan a los ucranianos de atacar la gigantesca presa.

La planta de Zaporiyia, la tercera en potencia del mundo, se ha convertido en unos de los principales problemas de seguridad en la guerra de Ucrania, ya que ha recibido varios ataques de los que se acusan mutuamente ambos bandos.

La central tuvo que se desconectada de la red ucraniana la semana pasada tras registrarse en la zona varios bombardeos y este fin de semana volvió a funcionar.

Rusia desmiente bajas en la 155ª brigada de infantería de marina

En el frente de guerra, el Ministerio de Defensa de Rusia ha desmentido hoy que la 155ª Brigada de Infantería de Marina que combate en el este de Ucrania haya sufrido «elevadas e inútiles pérdidas» tanto en hombres como en armamento.

Defensa refutó así las denuncias de una serie de blogueros rusos que, en nombre de los efectivos de esa brigada de la Flota del Pacífico, comentaron que la unidad había sufrido «elevadas e inútiles pérdidas» debido a errores del mando.

Las bajas mortales de los infantes de marina en el frente de Vuhledar (región de Donetsk) «no superan el 1 por ciento del personal y los heridos, el siete por ciento, gran parte de los cuales ya han vuelto a filas», señaló Defensa en un comunicado recogido por la agencia TASS.

El corresponsal de la Radiotelevisión rusa Alexandr Sladkov había revelado horas antes en Telegram que efectivos de la 155ª Brigada habían escrito una carta a Oleg Kozhemiako, gobernador de la región de Primorie, donde se encuentran sus cuarteles permanentes, pidiéndoles el envío de una comisión para investigar la causa del «gran número de bajas.»

Según la carta, una operación militar causó 300 bajas entre muertos y heridos, o incluso 300 muertos, según otras fuentes.