Rusia asegura que no amenaza a nadie con armas nucleares

Moscú (EFE).- El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia Serguéi Riabkov, ha asegurado hoy que Moscú «no amenaza a nadie con el uso de armas nucleares».

En una entrevista con la agencia oficial rusa RIA Nóvosti, Riabkov ha acusado a Estados Unidos y sus aliados de utilizar activamente la retórica nuclear.

Según el viceministro, la política de Moscú en materia de contención nuclear contempla el empleo de armas atómicas solo en el caso de contar con información fidedigna del lanzamiento de misiles balísticos contra Rusia o sus aliados o de un ataque nuclear o con armas de destrucción masiva contra ellos.

También ha precisado que Rusia recurrirá a este tipos de armas en caso de un ataque a infraestructuras que, de ser dañadas, impidan acciones de respuesta de las fuerzas nucleares del país o de un ataque con armas convencionales que suponga una amenaza existencial para el Estado.

«Es evidente que un choque directo con EEUU y la OTAN no sirve a los intereses de Rusia. Avisamos y confiamos en que en Washington y otras capitales occidentales sean conscientes del peligro de una escalada descontrolada», ha señalado.

Nuevo ataque ruso contra Zaporiyia

Riabokov no ha dudado en reconocer que Rusia se «verá obligada» a adoptar contramedidas adecuadas, incluidas de carácter asimétrico».

El presidente Putin ya amenazó este lunes con lanzar nuevos bombardeos masivos contra ciudades ucranianas y no ha tardado en cumplir su amenaza.

Al menos una persona ha muerto en un nuevo ataque ruso con misiles contra la ciudad de Zaporiyia, en el sur de Ucrania.

Según ha informado la Administración Militar Regional en la red Telegram, citada por la agencia ucraniana Ukrinform, «el enemigo continúa aterrorizando a los civiles de Zaporiyia. Un ataque con 12 misiles S-300 alcanzó instalaciones públicas”,

El responsable militar ha precisado que dos de los cohetes alcanzaron un concesionario de automóviles, donde murió una persona; otros impactaron en una escuela y en un dispensario.

Zaporiyia, la ciudad que alberga la central nuclear más grande de Europa, ha sido el principal objetivo de los bombardeos rusos en los últimos días.

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, tiene previsto reunirse hoy con el presidente Putin, para tratar sobre la seguridad de la central.

 Imagen tomada por el ejército ruso durante una visita guiada a la central nuclear de Zaporizhzhia en Energodar, sureste de Ucrania.
Imagen tomada por el ejército ruso durante una visita guiada a la central nuclear de Zaporiyia en Energodar, sureste de Ucrania,,EFE/EPA/Yuri Kochetkov

Se mantiene la alerta por ataques aéreos en Ucrania

Las autoridades ucranianas han activado la alerta por posibles ataques con misiles en todo el país.

El Servicios de Emergencia del Estado ha confirmado que al menos 19 personas murieron y 105 resultaron heridas en los bombardeos rusos del lunes contra varias ciudades ucranianas, entre ellas la capital, Kiev.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, que ha rebajado la cifra de fallecidos a 12, ha denunciado que muchos de los ataques se dirigieron contra objetivos civiles, en una clara violación del derecho internacional.

«Es especialmente estremecedor el momento y los lugares elegidos para los ataques, cuando la gente se dirigía a su trabajo o los niños iban a la escuela», ha señalado en rueda de prensa la portavoz de esta oficina de Naciones Unidas Ravina Shamdasani.

Los bombardeos sobre Kiev, Dnipropetrovsk, Zaporiyia, Sumy y otras zonas, dañaron al menos 12 infraestructuras energéticas y algunas quedaron completamente destruidas.

«Esos ataques, con el invierno a las puertas, aumentan la preocupación sobre la seguridad de los civiles y de poblaciones vulnerables», ha lamentado Shamdasani, quien ha insistido en que convertir en objetivos infraestructuras indispensables para la supervivencia de la población «está prohibido por la ley humanitaria internacional».

Imagen facilitada por el Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania que muestra a un grupo de rescatistas extinguiendo un incendio desatado tras el ataque con misiles en Zaporiyia.
Imagen facilitada por el Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania que muestra a un grupo de rescatistas extinguiendo un incendio desatado tras el ataque con misiles en Zaporiyia. EFE

En total, fueron alcanzados 301 asentamientos en las regiones de Kiev, Leópolis, Sumy, Ternopil y Khmelnytsky.

Hoy se han ha puesto en marcha 22 centrales eléctricas para garantizar el suministro de electricidad, incluidas 15 para centros de salud en las regiones de Dnipropetrovsk, Zaporiyia , Sumy, Jarkov y Chernihov.

En la región de Leópolis se ha ido restableciendo el suministro de electricidad, que quedó interrumpido totalmente a consecuencia de los ataques.

Unos ataques se han repetido esta mañana. Las autoridades de Leópolis han informado de nuevas explosiones sobre esa ciudad , así como de un ataque con misil contra «infraestructuras críticas», que ha vuelto a ocasionar problemas en el suministro eléctrico, según fuentes de la alcaldía recogidas por el el portal de noticias Ukrinfrom.

Lavrov niega «propuestas serias» de EEUU sobre Ucrania

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha negado que hoy que existan «propuestas serias» de negociación de Estados Unidos para el arreglo del conflicto en Ucrania.

«Escuchamos declaraciones de funcionarios estadounidenses (…) que afirman que están totalmente abiertos a las negociaciones con Rusia, abogan por el arreglo político de la situación en Ucrania, pero Rusia es tan mala que rechaza las propuestas de entrar en contacto», ha ironizado Lavrov en declaraciones a la televisión pública.

Con respecto a una posible oferta de reunión con el presidente de EEUU, Joe Biden, en el marco de la cumbre del G20 en Indonesia, el jefe de la diplomacia rusa ha asegurado que Moscú «nunca» rechaza ninguna posibilidad de dialogar y ha calificado de «mentira» las afirmaciones del portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Jonh Kirby, sobre las reticencias rusas a sentarse en la mesa de negociaciones.

«Esta guerra está dirigida por los anglosajones que controlan totalmente al régimen de (el presidente de Ucrania, Volodímir) Zelenski. En Occidente empiezan a entender que han ido un poco más lejos de lo que querían en un primer momento y los estadounidenses ya hace mucho que participan en esta guerra», ha denunciado Lavrov.

En este sentido, el ministro ha recordado que militares del Ejército regular de EEUU y de varios países europeos operan «sobre el terreno», en concreto en el uso de los sistemas HIMARS proporcionados por Washington.

Después del bombardeo masivo ruso del lunes contra varias ciudades ucranianas, en respuesta a la explosión en el puente de Crimea, Lavrov ha señalado que las tareas iniciales de la campaña militar rusa no han cambiado y que «Ucrania no puede ser un Estado terrorista».