Acto de protesta del Sindicato Médico de Navarra. EFE/Iñaki Porto

Los médicos navarros endurecen su reivindicación al Gobierno foral

Pamplona (EFE).- El Sindicato Médico de Navarra (SMN) ha presentado una nueva contrapropuesta que incluye la creación de un complemento de productividad para todos los facultativos de mil euros mensuales por catorce pagas como condición para suspender la huelga, una reivindicación que el Departamento de Salud ya ha respondido que “no puede ni debe aceptar”.

El sindicato reclama asimismo para eliminar la sobrecarga de trabajo que el número máximo de pacientes en una consulta solo pueda sobrepasarse con la autorización expresa del facultativo o urgencia vital, con ejecución mediante resolución de la Gerencia del SNS-O.

Si se acuerdan estos dos puntos, el resto “se negociarán en una mesa de trabajo paritaria Salud-SMN, tras la desconvocatoria de la huelga, con un calendario cerrado a 30 de abril de 2023, fecha en la que deben estar concluidos los acuerdos y plazos para su cumplimiento”, exige el sindicato.

Y precisan que el resto de reivindicaciones pasan, entre otras cuestiones, por “eliminar” la exclusividad que afecta a los médicos “sin pérdida retributiva”y por el “cumplimiento íntegro” de los acuerdos firmados en 2019, entre los que figuraban el completar la mejora retributiva para igualar a Navarra con otras comunidades “aventajadas” y definir cargas, tareas, composición de las agendas, sobrecarga Atención Primaria, hospitales y urgencias y Salud Mental.

Salud: “No podemos ni debemos aceptar”

Aunque “obviamente”, responde Salud, “no podemos ni debemos aceptar la exigencia” del SMN en cuento al complemento de productividad, sí “estamos convencidos de la necesidad y pertinencia de mejorar las retribuciones básicas y condiciones” laborales de los facultativos “por estar justificado” y poder además así “mejorar la situación competitiva con las demás CCAA de nuestro entorno”.

Por eso reitera la propuesta de subir las retribuciones en torno a 400 euros mensuales con 14 pagas “sujeto a la negociación en el marco legal vigente” y una mejorar de los pluses por guardias y tutorías del 10% y el 20%, respectivamente.

Mantiene también Salud las propuestas que hizo el pasado 30 d enero, entre ellas la oferta de un máximo de 32 pacientes por día en Atención Primaria y 12 minutos de consulta presencial, con un máximo de 300 minutos asistenciales para dejar espacio a la formación y la investigación.

Con esta plataforma, concluye el escrito, Salud se ofrece a seguir negociando con el SMN otras cuestiones y temas pendientes que mejoren el servicio y atención pero “respetando, en cualquier caso, los espacios competenciales de negociación”, por lo que adelanta que trasladará la misma a la mesa sectorial de salud convocada para el jueves 9 y a la mesa general de la Administración Foral prevista para el 17, “tal y como exige el actual marco normativo”. 

Artundo muestra su “sorpresa” e “incredulidad”

 El director general de Salud del Gobierno Foral, Carlos Artundo, ha mostrado su “sorpresa” y su “incredulidad” por la contrapropuesta entregada este lunes por el Sindicato Médico de Navarra (SMN), que incluye la creación de un nuevo complemento de productividad para todos los facultativos de mil euros mensuales por catorce pagas.

“Es evidente que nos ha sorprendido la posición del Sindicato Médico” y “tenemos también cierta incredulidad en el sentido de que efectivamente en medio de la huelga ahora ya no son 500 sino que se plantean 1.000 euros al mes” de subida, ha señalado Artundo a los medios de comunicación tras reunirse con la Intersindical de Salud.

Artundo ha comentado que la contrapropuesta del SMN se ha hecho pública este martes y por tanto “que cada uno juzgue, somos mayores, y que cada uno pueda emitir su propia opinión” al respecto.

Artundo apuesta por buscar acuerdos

El director general de Salud ha mostrado sus dudas sobre las “mejoras creativas” del SMN en esta negociación y ha subrayado que “lo mejor es que nos quedemos en modo de seguir buscando acuerdos, de seguir buscando apoyos, complicidades, alianzas, con el colectivo médico y también el resto de colectivos sanitarios y desde luego de ahí no nos vamos a mover”.

“Nuestra hoja de ruta es la de mejorar en este caso concreto las retribuciones y las condiciones de los médicos de Navarra, en eso estamos”, ha declarado Artundo, quien ha indicado que desde Salud “queremos que haya acuerdo, por supuesto, pero tiene que ser desde posiciones razonables”.

Artundo ha resaltado que “en lo que hemos planteado vamos a seguir insistiendo, porque nos parece que es una buena idea, que mejora la situación, que mejora las retribuciones y en definitiva también las condiciones de un colectivo tan importante como es el colectivo médico para la sociedad”.

“Nosotros seguimos en lo que estamos, en acuerdos, en mejoras y en intentar hacer las cosas con un poco de seriedad”, ha manifestado. 

Reunión con la Intersindical de Salud

El Departamento de Salud y la Intersindical de Salud, compuesta por LAB, SAE, UGT, ELA y CCOO, han mantenido este martes una reunión en la que han acordado intercambiarse propuestas de mejora de condiciones laborales del colectivo sanitario y volver a reunirse el próximo lunes.

Al término de la reunión, el director general de Salud, Carlos Artundo, ha indicado a los medios de comunicación que en el encuentro con la Intersindical, que ha convocado huelga indefinida desde el 15 de febrero, ha habido “puntos de acuerdo, puntos en que todavía no hay acuerdo, puntos de desacuerdo también, pero yo creo que el ánimo, por lo menos desde nuestra perspectiva, es razonable”.

En ese sentido, ha apuntado que en la reunión “se ha compartido la necesidad y la conveniencia de que acordemos, de que mejoremos cosas” en la sanidad pública navarra.

“Lo mismo que hemos estado diciendo que hay que mejorar la situación y las condiciones del colectivo médico, también el resto de colectivos sanitarios se merecen que mejoremos algunas cosas, que mejoremos incluso cosas que estaban pendientes de hace tiempo y esa es la intención, en ese sentido yo diría que estamos trabajando”, ha declarado.

Artundo: “Queremos un acuerdo”

Tras resaltar que “por nuestra parte al menos vamos al acuerdo, queremos el acuerdo”, Artundo ha puesto de relieve la importancia de mejorar las condiciones de unos colectivos que “lógicamente han sufrido, como hemos sufrido todos, el conjunto de la sociedad, una pandemia como la que hemos tenido, y yo creo que ahora merece la pena hacer un esfuerzo”.

Begoña Ruiz, de SAE (Sindicato de técnicos de enfermería), ha destacado por su parte, como portavoz del comité de huelga, que “nosotros lo que queremos es trabajar y no tener que llegar a la huelga”, pero al menos “el canal de comunicación se ha abierto” este martes.

Sobre las propuestas adelantadas por Salud, ha apuntado que el comité de huelga las estudiará internamente: “En esta unión sindical tenemos más de un pensamiento, tenemos que valorarla despacio y con eso ir trabajando e ir avanzando”.

En esta negociación se van a tratar las condiciones laborales de varios colectivos sanitarios y por tanto “son más abiertas” que otras. “Son reivindicaciones de mejoras laborales que a nosotros nos parecen importantes, pero para más de un solo colectivo”, ha afirmado.

Intersindical: “Es un momento súper importante”

Ivan Irisarri, de LAB, también portavoz del comité de huelga, ha explicado que la Intersindical acude a esta negociación “con el espíritu de trabajar” y por tanto “esperamos que el Departamento tenga el mismo espíritu de solucionar las cosas para todos los colectivos”.

“Es un momento súper importante, creo que la sanidad pública navarra tenemos que hacer un alegato en defensa de ella”, ha asegurado Irisarri, quien ha considerado que “los ciudadanos se merecen que lleguemos a un acuerdo y que el Departamento de Salud haga el esfuerzo”.

Sobre la postura del Sindicato Médico de Navarra (SMN) de convocar huelga y negociar con Salud en solitario, ha explicado que la Intersindical presentó sus planteamientos a todos los sindicatos, corporativos o no, y SAE se sumó a la iniciativa, mientras que SATSE y SMN “se excluyeron ellos mismos porque no coincidían con nuestras reivindicaciones y nuestra manera de ver las cosas”.

“Sabemos de sobra que el SMN tiene otra manera de ver, otra manera de funcionar y desde luego otra manera de aplicar el decreto de la función pública y las leyes y las normas que nos rigen”, ha señalado Irisarri, quien ha sostenido que “el SMN puede decir lo que quiera”, pero “nosotros les tendimos los brazos a ellos y a SATSE y Afapna”