Premio Navarra a la Solidaridad para la Asociación Salvamento Marítimo, «Aita Mari»

Pamplona (EFE).- La Asociación Salvamento Marítimo, «Aita Mari», ha recibido el Premio Internacional Navarra a la Solidaridad 2022. Su «valiente labor» en la asistencia en rutas de transito a Europa de personas migrantes y refugiadas que huyen de la guerra y el hambre velando por sus derechos fundamentales y dándoles la oportunidad de una vida digna, le ha hecho merecedora del reconocimiento.

El Palacio de Navarra ha acogido el acto de entrega en el que la asociación ha alertado de un endurecimiento de los procesos migratorios. También ha alertado de las «actitudes racistas y xenófobas que se alimentan de discursos oportunistas de movimientos de extrema derecha» y recordando que «cientos de personas continúan en el mar intentando sobrevivir».

Veintinueve candidaturas y mención especial a Medicus Mundi

La presidenta de Navarra y el presidente de Laboral Kutxa (d) han entregado el Premio Navarra a la Solidaridad al presidente de la Asociación Salvamento Marítimo, Iñigo Mijangos (2i) y a Iñaki Goñi (2d). EFE/Jesús Diges

Veintinueve candidaturas y mención especial a Medicus Mundi

En su decimonovena edición se han presentado 29 candidaturas a este galardón que ha tenido una mención especial para Medicus Mundi Navarra en su 50 aniversario y para dos de sus miembros, ya fallecidos, Miguel Angel Argal y Javier Pagola.

El Salón del Trono del Palacio de Navarra ha acogido el acto en el que la presidenta de Navarra, María Chivite, y el presidente de Laboral Kutxa, entidad coorganizadora, Txomin García, han entregado el galardón al presidente de la Asociación Salvamento Marítimo, Iñigo Mijangos y a Iñaki Goñi, miembro del colectivo en Navarra.

Testigos de injusticias

Muy honrados» han recibido este reconocimiento por una labor, que ha recordado Mijangos, comenzó en un momento de convulsión, conmovidos al ver caravanas de refugiados huyendo de Siria y botes en las playas griegas. Vienen desarrollando su actividad desde finales de 2015.

En este tiempo, han sido testigos de situaciones de «injusticia» que han alimentado su convicción de que el camino que recorren es el «correcto», ha afirmado a lo que ha añadido que su sentimiento de solidaridad nace de la sed de justicia y la firmeza de sus convicciones.

Tras reconocer a Navarra como un pueblo amable, de acogida y de tradiciones enraizadas defendidas con vehemencia por considerarlas justas y razonables, ha indicado que esto les hace pensar que el premio responde no solo a su solidaridad con los vulnerables sino a la defensa del ideario de justicia universal. Una justicia que es «opuesta a actitudes racistas y xenófobas que se alimentan de discursos oportunistas de movimientos de extrema derecha».

Alerta ante los discursos populistas

Ha alertado de la «amenaza» que supone el gobierno de Italia con discursos «populistas» contra las personas migrantes, lo que conlleva un endurecimiento de los procesos migratorios.

Tras mostrar su agradecimiento a Armonia Txantreana por presentar su candidatura y a las entidades que la han avalado, ha concluido señalando que ahora «toca estar a la altura de este reconocimiento». En enero volverán al mar para continuar su labor.

Por su parte, Goñi ha reconocido que es un día feliz por el reconocimiento a la labor que realizar en tres ámbitos: rescates en el Mediterráneo, atención en los campamentos de las islas griegas y labores de sensibilización.

Al mismo tiempo, no obstante, ha expresado un «sentimiento de tristeza» porque cientos de personas se encuentran en el mar intentando sobrevivir a un medio hostil y muchos no lo van a conseguir y mientras tanto barcos de salvamento están retenidos.

En su caso, se les ha obligado a retrasar su salida, ha comentado para finalizar recordando a toda la gente que se está jugando la vida, a los que viven en situaciones miserables en campamentos de refugiados y a los chavales que «duermen las calles de nuestra propia ciudad», ha advertido.

Más de 1.500 rescates

Su labor ha sido puesta en valor tanto por la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, quien ha detallado la resolución del jurado como por la presidenta de Navarra. Chivite ha destacado que han rescatado en torno a 1.500 personas y más de 20.000 han recibido su ayuda.

Además ha subrayado que «esa dimensión ética del por qué salvar vidas no debemos perderla nunca, porque cada vida vale; ni el color de la piel, la procedencia o la situación económica suponen que una vida valga más o menos”.

Chivite ha instado a la unidad frente a los discursos xenófobos y ha señalado que “tenemos la obligación de salvar vidas, prevenir y aliviar el sufrimiento humano, atender a las necesidades básicas de la población desde la perspectiva de reducir la vulnerabilidad y fortalecer las capacidades”, y esto pasa, ha dicho, por “responder a tiempo a las necesidades humanitarias”.

Siguiendo el legado de Aita Mari

Por su parte el presidente de Laboral Kutxa ha subrayado que “la crisis migratoria no es sino consecuencia de las guerras, las hambrunas y los conflictos que hacen que miles de personas huyan de sus países de origen”. Ha añadido que “mientras no se atienda la crisis migratoria, los barcos de ayuda humanitaria como el ‘Ata Mari’ son la única esperanza para miles de personas que se aventuran a la mar, con la confianza de sobrevivir en la travesía y poder comenzar una nueva vida”.

Tras recordar quien era «Aita Mari» ha asegurado que «José María Zubia estaría muy orgulloso de que otros después hayan seguido su labor dando auxilio en el mar» más de 150 años después. EFE