La Iglesia reabre el caso de abusos sexuales en el colegio del Opus en Bizkaia

Bilbao (EFE).- La Iglesia ha reabierto ya la investigación interna sobre el caso de abusos sexuales de un profesor numerario de la orden del Opus Dei a uno de los alumnos del colegio de esta orden Gaztelueta de Bizkaia.

La investigación de la Iglesia fue cerrada hace 7 años con un pronunciamiento favorable para el abusador, condenado en firme por la Audiencia de Bizkaia.


El docente, José María Martínez Sanz, fue condenado en 2017 a once años de prisión por abusos sexuales continuados a uno de sus alumnos, durante los años 2008 y 2010. Posteriormente, el Tribunal Supremo rebajó la pena a dos años y no entró en la cárcel.

El Vaticano archivó inicialmente la investigación

El Vaticano, en concreto el cardenal jesuita Luis Francisco Ladaria, actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dictaminó en una primera investigación realizada en 2015, a instancias también del Papa Francisco, que los abusos denunciados no estaban probados.

Por ello, archivó la investigación y solicitó que se repusiese el «buen nombre» del profesor.

El profesor del Colegio Gaztelueta de Leioa (Bizkaia) durante el juicio en el que fue condenado por abusos sexuales a un alumno. EFE/Javier Zorrilla


Ahora, nuevamente a instancias de la familia de la víctima, el Papa Francisco ha instado la reapertura de la investigación, que es llevada en esta ocasión por el obispo de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué Huerto.

Según ha informado a EFE este martes el padre de la víctima, Juan Cuatrecasas, el obispo Satué ya ha iniciado la investigación para determinar lo ocurrido desde el punto de vista de la Iglesia.

Cuatrecasas espera espera que su resolución «no se demore mucho porque ya hay una condena en firme de la Justicia ordinaria».

La familia espera una condena de la Iglesia


La reapertura de la investigación canónica de lo sucedido tiene por objeto «depurar responsabilidades y ayudar a sanar heridas producidas», según señaló el obispo de Bilbao, Joseba Segura.

Los padres del alumno víctima de abusos por un profesor del colegio vizcaíno de Gaztelueta, durante una entrevista cuando se abrió el caso judicial. EFE/Raquel Manzanares


Cuatrecasas espera que, en esta ocasión, el profesor reciba una condena de la Iglesia igual que la ha recibido de los tribunales civiles.

Se trata, ha agregado, de restaurar así el «buen nombre de la víctima y no el del verdugo» y que también se «reprenda la actitud del Opus Dei, que sigue faltando al respeto e incitando al odio hacia una víctima de pederastia».


«Ahora, el Vaticano tendrá la oportunidad de depurar responsabilidades y valorar si en la primera investigación se actuó conforme a derecho o si se actuó de una forma totalmente tramposa, que es mi opinión», ha aventurado.


Cuatrecasas ha expresado su esperanza de que se le notifique oficialmente la decisión que adopte el obispo de Teruel y Albarracín. En la anterior ocasión se les comunicó que el caso había sido archivado por vía oral, a través del vicario de la diócesis de Bilbao, «pero sin ningún tipo de documento oficial». EFE