Bachelet pide dejar los «egos» para avanzar en el debate de la constituyente en Chile

Santiago de Chile (EFE).- La expresidenta de Chile Michelle Bachelet llamó este lunes a «dejar en su lugar la irrelevancia de los egos» que, a su juicio, ha empantanado el proceso constituyente que a la fecha no ha logrado resultados luego de dos meses de negociaciones en el país.

«Vivimos tiempos de preocupante fragmentación (…) frente a eso, no cabe la irresponsabilidad. Los acuerdos básicos son su mejor antídoto, porque lo esencial es lo que clarifica el reencuentro entre demócratas”, señaló la exmandataria, que participó en una actividad en el Centro Cultural La Moneda con motivo de la conmemoración por el Día de los Derechos Humanos.

“Con sobriedad. Con generosidad. La unidad se construye en torno a propósitos fundamentales. Dejemos las discusiones estériles y la estridencia en su lugar: la irrelevancia de las luchas de egos”, agregó.

Además, Bachelet recordó las palabras de la fallecida defensora de los derechos humanos y la memoria en Chile, Ana González: «Me niego, como ciudadana de este país, a que tanto crimen siga en la impunidad, a que nuestro dolor siga ignorándose y se nos niegue lo más elemental: verdad y justicia, nada más, pero nada menos”.

“Nuestras deudas históricas no han concluido. Pero además enfrentamos un escenario preocupante de banalización de posiciones autoritarias y negacionistas. Se está dando cabida a miradas que han fracasado rotundamente y que se sostienen en la xenofobia y los discursos de odio”, afirmó la otrora Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Hay consenso sobre el cambio de Constitución

El 62,5 % de los chilenos rechazó el pasado 4 de septiembre la propuesta constitucional redactada por una convención de mayoría progresista e integrada por ciudadanos independientes, sin afiliación a partidos políticos, con paridad entre hombre y mujeres y escaños reservados a indígenas.

Pese al rechazo al documento, que declaraba a Chile un «Estado social de derecho» y era uno de los más vanguardistas del mundo en materia de lucha contra la crisis climática e igualdad de género, existe consenso en la necesidad de sustituir la Constitución actual, con excepción de grupos de ultraderecha.

Chile inició el proceso constituyente como la vía política para amainar una masiva ola de protestas por la igualdad que comenzó en 2019 y dejó una treintena de fallecidos y miles de heridos.