Muere Elena Huelva, un símbolo de la lucha contra el cáncer en las redes sociales

Madrid (EFE).- La joven Elena Huelva ha fallecido este martes a los 20 años tras una lucha de cuatro años contra el cáncer, durante los que se ha convertido en una activa voz en las redes sociales con lemas virales como «mis ganas ganan».

La Agencia EFE entrevistó a Elena Huelva en su podcast Tabú Mental, donde la joven sevillana habló sobre cómo le había afectado el diagnóstico y cómo sobrellevaba la situación en su día a día, el cual mostraba en sus redes sociales con normalidad.

Transfusiones de plaquetas o sangre, analíticas, administración de medicamentos o del tratamiento de quimioterapia eran algunos de los momentos que sus seguidores veían a diario. Elena también hablaba sobre su transformación física a causa de la medicación y de cómo se sentía al respecto.

En enero de 2022, la joven publicó su primer libro, que tenía como título su lema «Mis ganas ganan. Nadie nos ha prometido un mañana, vive el presente».

Tras notar un dolor en la pierna en 2019, a los 16 años, a Elena le diagnosticaron un sarcoma de Ewing, un tumor maligno que se desarrolla sobre todo en los huesos y en los tejidos blandos que los rodean. Como ella misma contó en Tabú Mental, llegó a recibir el alta, pero pocos meses después de salir del hospital el cáncer volvió a aparecer, está vez en los pulmones.

Elena Huelva preocupó a sus seguidores a principios de diciembre

El pasado 4 de diciembre la joven comunicó a sus más de 800.000 seguidores en Instagram y casi 700.000 en TikTok que su enfermedad se había extendido. «Es muy peligroso, como sabéis. No hace falta que diga mucho más», explicó en un vídeo publicado en sus redes sociales.

«Os quiero», escribió en Twitter el lunes pasado, un mensaje que preocupaba a sus seguidores por un posible desenlace que su familia ha confirmado hoy en la cuenta su Instagram, donde han señalado que «desde esta mañana Elena os baila y os mira desde su estrella».

Familiares y allegados se despiden de Elena en un responso discreto

Decenas de familiares, amigos y allegados han dado este miércoles su último adiós, en un responso marcado por la emotividad y la discreción, a Elena.

El tanatorio crematorio de Camas (Sevilla) ha sido un goteo constante de personas para despedirse de la joven, con la presencia también de personalidades públicas que han mostrado su apoyo durante los últimos meses en la difusión de la lucha contra esta enfermedad, que tiene una incidencia en España que alcanza los 2,93 casos por millón de habitantes.

Muere Elena Huelva, un símbolo de la lucha contra el cáncer en las redes sociales
Ramos de flores llegan al tanatorio de la localidad sevillana de Camas, donde se encuentra el cuerpo de la joven influencer, Elena Huelva. EFE/ Raúl Caro.

Tampoco han dejado de llegar ramos de flores con mensajes de cariño, uno de ellos del que fuera su instituto, el IES Los Álamos de Bormujos (Sevilla), a la sala 5 de este tanatorio, situado a las afueras de la capital hispalense.

Ni siquiera faltó su perrita Nora, con quien compartió diversos momentos en sus redes sociales, el último de ellos montando el árbol para una navidad que ha tenido un desenlace que nadie deseaba.

Sus vecinos que se han trasladado al tanatorio han señalado a los medios de comunicación que “son momentos muy difíciles” para Bormujos, lugar donde residía hasta su ingreso en un centro hospitalario.

También ha visitado el velatorio el bloguero Tomás Páramo, que ha asistido al tanatorio “a consolar a su familia” y ha pedido que la sociedad se quede “con el mensaje de alegría” que ha difundido la joven.

Muere Elena Huelva
La periodista Sara Carbonero (d), a su llegada al tanatorio de la localidad sevillana de Camas, donde se encuentra el cuerpo de la joven influencer, Elena Huelva. EFE/ Raúl Caro.

La periodista Sara Carbonero, que ha sido una de las personalidades públicas que más apoyo público le ha brindado, se ha trasladado a Sevilla para despedirse personalmente de Elena y mostrar el apoyo a sus familiares portando un gran ramo de flores.

Al responso, que tuvo lugar a la una de la tarde, acudieron varias decenas de familiares y allegados que, en su mayoría, prefirieron guardar silencio en una capilla en la que no cupieron todos los asistentes.

“No es momento de hablar”, han manifestado algunos de ellos ante las preguntas de los medios allí reunidos.