Pedro Sánchez viaja al G20 y a Seúl a la búsqueda de inversiones asiáticas

Madrid (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretende abrir las puertas de España a nuevas inversiones asiáticas durante su participación esta semana en la cumbre del G20 de Bali (Indonesia) y en el viaje oficial que realizará a la capital surcoreana, Seúl.

Sánchez se desplaza este domingo a Bali para asistir los días 15 y 16 de noviembre a la reunión de líderes del G20, el foro de países desarrollados y emergentes en el que España tiene estatus de invitado permanente.

Este año la cumbre está marcada por la guerra de Ucrania y eso puede hacer que ni siquiera haya conclusiones porque las delegaciones no consigan consensuar un texto en el que tendría que haber alguna referencia a la invasión ordenada por el presidente ruso, Vladímir Putin.

Putin no asistirá a esta cita, aunque pretende intervenir por videoconferencia, y estará representado por su ministro de Exteriores, Serguei Lavrov. En las sesiones en las que éste participe se prevé que haya condenas de la invasión como la que, según fuentes del Gobierno, hará Pedro Sánchez, quien, al igual que el resto de líderes occidentales, no se sentará al lado del ministro ruso porque la presidencia indonesia del G20 ha evitado esa coincidencia e, incluso, ha anulado la tradicional foto de familia.

Seguridad alimentaria, Salud global y transformación digital, ejes de la cumbre

Serán tres las sesiones de la cumbre, una sobre seguridad alimentaria y energética en la que intervendrán todos los líderes, y otras dos en las que sólo tomarán la palabra la mitad de ellos en cada una. Esas dos restantes versarán sobre salud global y transformación digital, y en esta última hablará Sánchez.

La coincidencia con otros líderes en estas cumbres (entre los asistentes estará el presidente de Estados Unidos, Joe Biden), propicia reuniones bilaterales, y Sánchez se verá con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y con tres representantes asiáticos. En concreto, el presidente de Indonesia y anfitrión del evento, Joko Widodo; y los primeros ministros de India y Singapur, Narendra Modi y Lee Hsien Loong, respectivamente.

Sánchez ha querido dar un contenido principalmente asiático a sus bilaterales porque aspira a que España tenga más protagonismo en este continente. Especial relevancia otorga el Gobierno al encuentro con el primer ministro de Singapur, un microestado con gran peso financiero y con importantes fondos soberanos como Temasek y GIC de los que se espera inversión en España.

Con los máximos responsables de Temasek ya se reunió en mayo Sánchez en Davos ante el interés de este fondo por tener presencia en España dentro de su plan de diversificación de actuaciones.

Tras el G20, Sánchez viaja a Seúl

Pero la búsqueda de inversiones no se limitará a estas reuniones en Bali, sino que estará presente también en la visita que Sánchez realizará a Seúl tras la cumbre del G20.

Estará acompañado en Seúl por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. A la cumbre del G20, en contra de lo habitual, no será la vicepresidenta primera y responsable de Economía, Nadia Calviño, la que acuda, sino el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

Decisión tomada porque en ese foro, eminentemente económico, este año habrá una gran relevancia de las cuestiones geopolíticas por la guerra en Ucrania.

El jefe del Gobierno coincidirá en Bali con el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, y se reunirá con él en Seúl en su visita posterior que tendrá un destacado acento económico para lograr más contactos comerciales y más inversión. Así, visitará la planta de producción de microchips de Samsung y se reunirá con los principales responsables de esta compañía.

El pasado agosto Sánchez mantuvo un encuentro en Madrid con el consejero delegado de Samsung Electronics, Jong-Hee Han, para analizar las oportunidades de inversión en digitalización que ofrece España, especialmente para la fabricación de dispositivos electrónicos y semiconductores.

El Gobierno resalta la importancia de la visita a la planta de Samsung en medio de la búsqueda de inversiones en el ámbito de los microchips con motivo del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (perte) de semiconductores, que cuenta con una inversión de 11.000 millones de euros públicos para hacer de España un centro de diseño y fabricación de estos componentes.

En este contexto, la multinacional estadounidense Cisco anunció esta semana que ubicará en Barcelona su primer centro de diseño de semiconductores de próxima generación en la Unión Europea. Sánchez intervendrá también en Seúl en un foro empresarial hispano-surcoreano.

Corea del Sur es el tercer socio comercial asiático de España a gran distancia de China y Japón. Mientras que la inversión acumulada surcoreana en España es de 1.400 millones de euros, la española en Corea se reduce a 430 millones.

Sánchez visitará también en Seúl la sede del Instituto Cervantes y clausurará un foro que pretende acercar las sociedades civiles de los dos países.