El parlamento suizo aprueba que se puedan cazar lobos con fines preventivos

Ginebra, 8 dic (EFE).- El Consejo Nacional de Suiza (cámara baja del parlamento) aprobó hoy modificar la ley de la caza del país, lo que a efectos prácticos permitirá cazar lobos con fines preventivos de protección del ganado, cuando hasta ahora solo se podía hacer a posteriori, después de ataques importantes contra rebaños.

La cámara baja aprobó hoy por 106 votos a favor y 74 en contra una revisión legal propuesta con anterioridad por el Consejo de los Estados (cámara alta).

El texto legal hasta ahora únicamente permitía abatir a estos animales si existía un «grave peligro» o manadas de estos habían causado «importantes daños» a explotaciones agropecuarias (25 cabezas de ganado en un mes), mientras que ahora se podrán cazar con fines de protección, sin que hayan perpetrado ataques.

El periodo permitido para esta caza preventiva sería del 1 de septiembre al 1 de enero, mientras que en los meses de verano seguiría siendo únicamente posible abatirlos tras ataques importantes o situaciones de peligro, según la reforma legal.

La reforma para facilitar la caza de lobos había sido solicitada por colectivos rurales y otros sectores ante el aumento de la población de lobos en el país (unos 200 en la actualidad, un 30 % más que hace un año) y la proliferación en paralelo de los ataques a ganado por parte de estos cánidos.

Ecologistas y el partido de Los Verdes, opuestos a la iniciativa, sostienen que facilitar la caza puede suponer una violación del Convenio de Berna para la protección de la vida salvaje en Europa, del que Suiza es firmante, y que limita la caza de estos animales a casos de peligro inminente para otros animales o el ser humano.

La reforma legal podría ser desafiada por un referéndum, y de hecho hace dos años ya se sometió la caza de los lobos a consulta popular en Suiza, ganando entonces por un estrecho margen la opción de mantener la alta protección de estos depredadores.

El lobo casi se extinguió en Suiza hace 25 años, pero su población, hoy concentrada en más de una quincena de manadas, está aumentando en el país.

Comunidades rurales de Suiza aseguran que cada año entre 300 y 500 cabezas de ganado mueren a mano de estos predadores, sobre todo en zonas de alta montaña, y que estos se agrupan cada vez en manadas mayores, lo que podía poner en peligro incluso a los rebaños en tierras bajas.