Andalucía, a la cabeza en la creación de trabajo autónomo en España en 2022

Málaga (EFE).- Medidas como la llamada ‘cuota cero’ o la ampliación de la ‘tarifa plana’ para nuevos autónomos han hecho de Andalucía un «oasis» para los emprendedores, situándose a la cabeza en la creación de trabajo autónomo en España, con un incremento de 1.958 autoempleados en 2022, frente a la caída registrada en todo el país.

Siguiendo con la tendencia ascendente de los últimos años, Andalucía ha cerrado el ejercicio con un total de 564.797 autónomos, casi 2.000 más que en diciembre del año anterior (+0,3 %), en contra de lo que se ha producido en el conjunto de España, donde el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha perdido en doce meses 1.204 afiliados, hasta los 3.324.048.

En el caso español se trata del peor registro desde 2012 y la primera vez en diez años que se pierden autónomos en términos netos de afiliación a cierre del ejercicio, apunta el secretario general de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), José Luis Perea, en una entrevista con EFE.

Solo cinco comunidades «mantienen el tipo»


Andalucía, junto a Canarias (+2,8 %), Baleares (+1,9 %), Comunidad Valenciana (+0,6 %) y Madrid (+0,5 %), se encuentra entre las cinco únicas comunidades que consiguen «mantener el tipo y tener crecimiento de autónomos» en 2022, señala Rafael Amor, presidente de ATA Andalucía.

«Andalucía ha aguantado mejor la situación de crisis que el resto de España gracias a la eliminación de trabas, de trámites, la reducción de impuestos y la facilidad que se le está dando al tejido empresarial», asegura Amor.

Aunque Andalucía no registra «datos espectaculares», sí logra cerrar en positivo un ejercicio difícil, superando por segundo año los datos de Cataluña y Madrid, destaca Perea, que considera que la comunidad andaluza se ha consolidado como un «microhabitat» o un «oasis» para el desarrollo del emprendimiento.

Si bien en un tono menos triunfalista, también el secretario general de la Unión de Autónomos (UATAE) de Andalucía, Pepe Galván, hace un balance positivo del ejercicio 2022, teniendo en cuenta «las penurias e incertidumbres» que ha vivido el colectivo desde la pandemia.

Políticas para el emprendimiento

Desde ATA consideran que la buena marcha del trabajo autónomo en Andalucía es posible, en buena parte, por las políticas que impulsa la Junta «para favorecer» el emprendimiento y «dar tranquilidad» a los nuevos autónomos, especialmente durante los dos o tres primeros años de actividad, que son los más difíciles.

Desde el 1 de enero, coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva cotización por ingresos reales, los trabajadores por cuenta propia que inician su actividad en Andalucía pueden beneficiarse de la llamada ‘tarifa cero’, que bonifica el 100 % de las cotizaciones a la Seguridad Social durante un máximo de dos años. ATA estima que esta medida beneficiará a unas 50.000 personas.

En 2019, además, la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta aprobó un programa para consolidar el trabajo autónomo que incluía como medida estrella un paquete de ayudas para poder ampliar a un segundo año la tarifa plana estatal de 60 euros para los trabajadores por cuenta propia, así como tarifas súper reducidas de 30 euros para colectivos concretos.

Unos 40.000 autónomos, según datos de septiembre de 2022, se han beneficiado de esta ‘tarifa plana’, a la que la Junta ha destinado algo más de 60 millones de euros, el doble de lo previsto inicialmente.

«Medidas como estas, que eliminan trabas y favorecen el emprendimiento, suponen un revulsivo importante y favorecen el crecimiento del número de autónomos», subraya José Luis Perea.

En declaraciones a EFE, el responsable de UATAE Andalucía se muestra cauto con estas medidas de la Junta, puesto que los efectos se notarán a partir de este año.

Málaga y Cádiz lideran las subidas

La mayoría de provincias andaluzas ha ganado autónomos en el último año, aunque destaca el aumento de Málaga (+1.449 autónomos) y Cádiz (+682), ambas con un incremento del 1,1 %.

También se han registrado subidas en Sevilla (+193, +0,2 %), Almería (+123, +0,2 %) y Huelva (+71, +0,2 %), mientras que en el extremo opuesto se sitúan Córdoba, que pierde 269 autónomos netos en un año, Jaén (-143) y Granada (-148).

Por sectores, es destacable la buena marcha de la construcción y el inmobiliario y las actividades profesionales y sanitarias, en tanto que pierden autónomos el comercio, la agricultura o la hostelería, debido, en buena medida, al alza de los costes, como la electricidad o los carburantes.

José Luis Perea asegura que el comercio «está pasando una situación complicada», pues es «muy difícil competir con las grandes plataformas dedicadas a la venta online».

Otro año difícil a la vista para el trabajo autónomo

Pese a que Andalucía ha logrado cerrar 2022 en positivo, las perspectivas para este año no son muy halagüeñas: los autónomos deberán hacer frente a un entorno macroeconómico complicado, marcado por los ecos de una nueva crisis, y unos sobrecostes disparados que no dan tregua.

«La inmensa mayoría de autónomos nos hemos quedado fuera de las bonificaciones del gasóleo y también de las limitaciones de los contratos de alquiler, que afectan a los particulares pero no a las naves industriales ni las oficinas», apunta el responsable de ATA, que confía en que se pueda crecer en 2023.

También mira al futuro con optimismo UATAE, que confía en que la llegada de las ayudas Next Generation permitan a los profesionales autónomos recuperar el terreno perdido estos últimos años, marcados por la pandemia y las consecuencias de la guerra de Ucrania. EFE

Edición Web: Violeta Gil