Kiko Veneno, «orgulloso» de todas sus canciones, ante estreno de documental

Sevilla, (EFE).- El cantautor Kiko Veneno ha dicho a EFE que se siente orgulloso de todas sus canciones, días antes de que en el Festival de Cine de Sevilla se estrene el documental musical «Un día Lobo López», sobre el proceso de creación de su disco «Échate un cantecito», del que se cumplen treinta años.

A sus 70 años, Kiko Veneno se encuentra en plena efervescencia creativa y asegura tener entre manos la terminación de cuarenta canciones, pero al echar la vista atrás con motivo del inminente estreno de la película «Un día Lobo López», el próximo día 9 en una gala especial en el teatro Lope de Vega de Sevilla, ha asegurado que ahora comprueba que hace treinta años supo mirar al futuro.

«Aquellas canciones (de «Échate un cantecito») siguen hablando en unos términos muy actuales, no se pillan los dedos con el feminismo ni con nada de eso, contienen una entereza y una filosofía que el tiempo no ha podido desmentir», ha señalado el artista para añadir que se trató de composiciones que «tuvieron la capacidad de viajar por el tiempo».

Gran amante del cine

Como gran amante del cine, Kiko Veneno dice estar muy agradecido de que se haya rodado este documental sobre el proceso creativo de «Échate un cantecito» y que aunque ha colaborado en todo lo necesario en absoluto ha tratado de influir en lo más mínimo, hasta el punto de que a día de hoy aún no ha visto el documental completo.

kiko veneno
Kiko Veneno, que acaba de cumplir 70 años el mismo año que se cumplen 30 de su disco «Échate un cantecito», durante su entrevista con la Agencia EFE. EFE/ Julio Muñoz/Archivo

El artista ha asegurado que de sus años con «Veneno», a finales de los setenta, no hay imágenes en movimiento: «De mi vida hay pocas imágenes, he vivido de espaldas a ese mundo de la imagen», algo que en cierto modo desmiente el director del documental, Alejandro G. Salgado, quien ha contado con un nutrido metraje de actuaciones del artista de los últimos años ochenta y primeros noventa.

La película también ha supuesto para Kiko Veneno «un reencuentro con la historia», a la que es un gran aficionado porque «si no se conoce la historia no sabemos qué hacemos aquí», ha asegurado antes de afirmar que «Échate un cantecito» fue el disco que ahora le permite «estar aquí».

Un documental musical algo diferente

«Fue el disco que me catapultó hasta poder vivir del arte, de la armonía, del compás, de la música», ha dicho sobre aquella colección de diez canciones que conformaron «un disco con vocación de disco clásico, amable y heredero de la tradición, porque traté de asumir toda una tradición poética… el metacrilato no existía en la poesía anterior, pero los temas sí son los mismos».

También es el disco que le permite «ser apreciado por el público y que la gente pague una entrada para escucharme», ha dicho al recordar cómo en 1990 -«Echate un cantecito» se publica dos años más tarde, en 1992- se conjura con Santiago Auserón para afrontar «un último intento» porque, ha añadido, «me hubiera retirado si no hubiera tenido éxito».

«Un día Lobo López» es una película «sobre una persona corriente que hace canciones geniales», según ha dicho a EFE su director, Alejandro G. Salgado, quien ha asumido el reto de «hacer un documental musical algo diferente, que ha huido del típico documental biográfico.

Salgado también opta por una película que transcurre casi en su totalidad en doble pantalla, lo que le permite enfrentar el pasado con el presente, confrontar diferentes espacios y músicos, los cuales -y esa es otra de las grandes apuestas de la producción- tocan de nuevo todas las canciones del disco. EFE

Edición Web: Luis Ortega