Foto de archivo de la última visita que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el primer ministro portugués, Antonio Costa (d), hicieron juntos a la casa de José Saramago en Lanzarote, en octubre de 2018, con motivo del 20 aniversario de la concesión del Premio Nobel al escritor luso. EFE/Cristóbal García

Sánchez y Costa refuerzan en Lanzarote su sintonía europea en la 34ª cumbre hispanolusa

Madrid (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, Antonio Costa, volverán a compartir en la 34ª cumbre entre los dos países que se celebra el próximo miércoles en Lanzarote su visión sobre los temas de la agenda europea, en la que ambos han mostrado una gran sintonía, en especial en el ámbito energético y en su defensa del corredor submarino de hidrógeno verde H2Med.

Enmarcada en el atlántico, como nexo con América Latina, la cumbre tendrá lugar en la mañana del miércoles, aunque está prevista una cena informal de ambas delegaciones el martes, precedida por una visita de Sánchez y Costa a la Casa-Museo del nobel portugués de literatura Jose Saramago, que vivió y murió en Lanzarote.

La figura de Saramago, de cuyo nacimiento se cumplió el año pasado el centenario, y el nexo de unión que supone para ambos países ha llevado a España a elegir este emplazamiento para el encuentro.

Aunque la cumbre no tendría que celebrarse hasta finales de año, dado que la anterior, que tuvo lugar en la localidad portuguesa de Viana do Castelo, fue en noviembre de 2022, la agenda interna española -con los diferentes procesos electorales previstos- y el semestre de presidencia española del Consejo de la Unión Europa han llevado a ambos países a anticiparla sin que ello suponga, han indicado fuentes de Moncloa, que la agenda del encuentro carezca de contenido ya que se ha avanzado en estos meses, en especial, en el ámbito transfronterizo.

España defiende que se debe ir más allá de este ámbito de cooperación entre ambos países e ir de la mano con Portugal en la defensa de sus intereses comunes en Europa, que serán repasados de nuevo por Sánchez y Costa en el encuentro bilateral con el que se abrirá la cumbre y que el presidente español aprovechará para presentar los objetivos españoles del semestre europeo de presidencia.

En Moncloa no hay duda de que España contará con el apoyo de Portugal para este importante cometido, igual que se hizo, en sentido contrario, durante la presidencia lusa.

La buena relación entre ambos países, que se vio en la negociación de la denominada “excepción ibérica”, servirá además para que en la declaración conjunta de la cumbre se plasme el compromiso para avanzar en el tramo Celorico da Beira (Portugal)-Zamora, que forma parte del H2Med.

Si la anterior cumbre tuvo como lema la innovación en esta será el Atlántico, aunque con la mirada puesta en el interior uno de los ejes será la estrategia común de desarrollo transfronterizo, sobre la que versarán algunos de los acuerdos que salgan de la cita, a la que está previsto que asistan nueve ministros españoles.

Las infraestructuras también estarán en la discusión con el avance en el corredor atlántico y la red europea de transportes. EFE