Los españoles cuidan ahora más sus pies pero el 90 % usa calzado inadecuado

Concha Tejerina | Valencia (EFE).- Aunque los españoles cuidan sus pies «más que antes» y acuden al podólogo antes que al médico de atención primaria, «pero no tanto como deberían», alrededor del 90 por ciento usa el calzado que no debe al no saber discernir entre el bueno y el malo.

Así lo asegura a EFE Maite García, vicepresidenta del Colegio Oficial de Podólogos de la Comunitat Valenciana (ICOPCV) y secretaria del quincuagésimo primer Congreso Nacional de Podología, que los próximos 18 y 19 de noviembre reunirá en Valencia a más de un millar de especialistas de toda España.

García señala que celebran el encuentro de podólogos, de los que en España hay alrededor de 7.500 especialistas, para abordar las últimas novedades sobre esta especialidad médica y con el deseo de que la gente entienda que un podólogo «no es solo el que te corta las uñas».

«Es la persona que te hace el estudio de la pisada, te recomienda unos soportes plantares hechos a medida, puede prescribir, hacer cirugía y hacer tratamientos ecoguiados, infiltrativos y neuromodulares, o tratar el dolor mediante terapias biológicas», subraya.

El encuentro incluirá una veintena de mesas redondas donde se abordarán sus especialidades y se presentarán las últimas novedades sobre pie diabético o injertos, y será multidisciplinar, ya que asistirán profesionales de la traumatología, la dermatología o la alergología, entre otros.

Principales problemas en los pies

PRINCIPALES PROBLEMAS EN LOS PIES

Según explica, dependiendo del rango de edad existen distintos problemas en los pies, y mientras en los niños preocupa que se caiga al andar, ya que el hecho de tener el pie plano no es patológico (la patología es cómo se comporta el pie), en adolescentes preocupa el calzado, ya que practican deporte y tienen sobrecargas que acaban afectando en la forma de la pisada.

En el caso de los deportistas, no analizar su pisada y no llevar un buen calzado les lleva a sufrir lesiones, y en el caso del paciente geriátrico, se ve afectado por dolencias como el pie diabético o alteraciones vasculares o neurológicas que afectan al pie.

No obstante, señala la vicepresidenta de la entidad colegial, lo que más ven los podólogos en sus consultas son «alteraciones de las uñas y fasciopatías, dolores en la planta del pie».

¿Los españoles cuidan sus pies?

¿LOS ESPAÑOLES CUIDAN SUS PIES?

Preguntada por si los españoles cuidan sus pies, señala que lo hacen más que antes porque hay una tendencia a ir al podólogo antes de hacerlo al médico de atención primaria, «pero siguen sin venir lo que debieran».

«Si lleváramos los pies en la cara la gente seguramente tendría mas conocimiento de sus alteraciones o de que algo no va bien, pero como los llevamos tapados no se ven, nos aguantamos o se intenta cambiar de zapato, pero no va nunca al origen del problema», afirma.

Según indica, la gente, antes de cambiar el calzado, «se compra 40 plantillas en el súper sin mirar cuál es el problema, cuando si te rompes un diente enseguida estás llamando al dentista».

Calzado inadecuado

USO DE CALZADO INADECUADO

También considera que se usa un calzado inadecuado y subraya: «El 90 por ciento de la población, por no decirte el 95 por ciento, no sabe discernir entre un calzado bueno y uno malo».

Según explica, «no es real» que el calzado barato sea igual a malo y el caro a bueno. El mejor calzado «dependerá de cada persona, no existe el ideal para todos», y lamenta que exista un problema en la fabricación del calzado, ya que en general se fabrica basándose en tallas largas o enteras, pues en España no hay medios ni cuartos como en América.

«Se pasa de un zapato normal a un ancho especial, cuando las empresas deberían empezar a escoger un tallaje específico de largo y ancho», asevera para añadir que en la actualidad el problema «son las plataformas».

Según indica, ven «muchos zapatos con plataformas muy gruesas, poco flexibles y rígidas de las principales marcas, las más caras y elitistas. Fabrican estos zapatos rocambolescos que son totalmente contraproducentes». EFE