Revolución turística: inteligencia artificial para sentir el destino antes de llegar

Por Marta Rojo

València (EFE).- Las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o la realidad virtual permiten abordar una revolución en el mundo del turismo al ofrecer no solo sugerencias hiper personalizadas, sino también la experiencia de «sentir» el destino turístico elegido antes de llegar a él.
Este es uno de los objetivos del proyecto SmartTur+ECO del Instituto Tecnológico de Productos Infantiles y Ocio (AIJU), integrado en la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit), que también incluye la posibilidad de desarrollar en el destino juegos colaborativos o competitivos que hagan más atractiva la experiencia.

Se probará en Peñíscola, Gandía y Benidorm

El responsable del proyecto, Ignacio Seguí, ha explicado a EFE que esta iniciativa, que cuenta con financiación autonómica y fondos europeos, se ha puesto en marcha en colaboración con RH Hoteles y los ayuntamientos de Benidorm, Peñíscola y Gandía, ciudades donde se probarán estas tecnologías que pretenden “mejorar la experiencia turística”.
Como primera toma de contacto con SmartTur+ECO, el viajero que busca un destino turístico se encuentra con un “recomendador” que, a partir de la realización de un cuestionario digital sobre sus preferencias, el tipo de viaje y el número de viajeros, genera una ruta diferente para cada persona.

El responsable del proyecto, Ignacio Seguí, muestra SmartTur.. EFE/Morell


“Es una página web donde, con una serie de datos muy simples, puedes definir tus intereses: voy con familia, me interesa este tipo de turismo, quiero hacer actividades colaborativas… y actúa como el conserje de un hotel al que preguntas y te crea la ruta“, detalla Seguí, que considera que “la experiencia turística siempre empieza antes de llegar al destino, y esto es un atractivo más”.
La novedad respecto a otros tipos de algoritmos es que “en la ruta que te aparece al usar SmartTur+ECO hay dos tipos de puntos”, como explica el investigador: “Algunos son estáticos, como un mirador o una casa-museo, pero otros son temporales o dinámicos, como conciertos, promociones gastronómicas o teatro, gracias a que los Tourist Info de las tres localidades van a compartir esos datos con nosotros”.

Tecnología para impresionar

Como segundo paso, AIJU trabaja con la cadena Hoteles RH para instalar, en tres de sus establecimientos en Benidorm, Gandía y Peñíscola, tres demostradores, es decir, tres pantallas conectadas a unas gafas de realidad virtual, que permiten que el viajero pueda ver de forma hiperrealista las diferentes paradas de la ruta antes de emprenderla.
“Vamos a incorporar la tecnología que se utiliza en los vídeos de 360 grados, pero también investigamos las posibilidades de la fotogrametría, que incorpora una cantidad de fotos muy grande que te va ubicando”, explica Seguí, que afirma que es “parecido a Google Street View pero con mucha más calidad, profundidad y sensación de realidad”.
Se busca, asegura, “el ‘efecto wow’, que la imagen sea lo más potente posible y que dé una sensación inmersiva”, detalla el investigador, que afirma que la tecnología “te predispone a mirar detalles, a verlo de otra manera”: “Es como mirar una falla, te puedes quedar media hora dándote cuenta de detalles, ver cosas nuevas cada vez”.
Una vez en ruta, además, el viajero puede acceder a la información sobre los diferentes puntos de la ruta mediante realidad aumentada mediante el uso de la cámara de su móvil en los diferentes lugares, una tecnología que “no es nueva y que ya hemos visto en juegos como Pokemon Go, entre otros”.

Destino turístico con gamificación

La gamificación es el tercero de los pilares de SmartTur+ECO, y el trabajo de AIJU se ha centrado, entre otras cosas, en “añadir a la ruta personalizada un reto, un juego”, que puede plantearse “en familia o grupo, de manera colaborativa o competitiva”, según la tipología de viaje.
En este juego es donde se centra la parte “ECO” de SmartTur+ECO: “Intentamos integrar aspectos relativos a la sostenibilidad o a cuestiones sociales, animar al consumo de productos locales, incentivar el uso del transporte público o la bicicleta, proponer rutas a pie…”
Para ello, uno de los posibles modelos de juego que barajan desde el instituto tecnológico es el de un juego de escape en el que, explica Ignacio Seguí, “tengas que ir a unos puntos concretos de la ciudad a recoger información o pistas que pueden aparecer en forma de una notificación en tu móvil al detectar que estás allí o por realidad aumentada”.
“Muchas veces no nos enteramos de toda la oferta turística, tanto fija como temporal, a la que podemos acceder en los municipios”, considera el responsable del proyecto, que prevé que esta tecnología, que de momento va a probarse en tres puntos de la Comunitat Valenciana, sea exportable a otros destinos turísticos.
Ahora, asegura, el reto es consolidar “las experiencias visuales potentes a través de tecnología” como una de las fórmulas de promoción turística de los municipios, sin perder de vista que “la mejor experiencia de marketing es la personalización, ponerle delante al cliente lo que le interesa”. EFE

Edición web: Adolfo Ibarra