La tasa Tobin recauda hasta octubre un 7 % de lo previsto para todo el año

Madrid, 3 dic (EFE).- El impuesto sobre transacciones financieras recaudó en los diez primeros meses del año 26 millones de euros, una cifra que representa apenas un 7 % de lo previsto para todo el ejercicio (372 millones).

La escasa recaudación de este tributo -que grava con un tipo el 0,2 % la compraventa de acciones de empresas españolas con una capitalización superior a 1.000 millones- recogida en el informe de recaudación de octubre publicado por la Agencia Tributaria hace difícil alcanzar el objetivo del Gobierno.

De la misma manera, el impuesto sobre determinados servicios digitales -que grava publicidad dirigida en línea, servicios de intermediación en línea y venta de datos obtenidos a partir de información proporcionada por el usuario- había recaudado hasta octubre 73 millones, un 32 % de lo previsto para el año (225 millones) a falta del último pago trimestral.

Además, hay que tener en cuenta que las cifras consignadas en los presupuestos están lejos de los objetivos iniciales de recaudación para estos tributos -850 millones para transacciones financieras y 968 millones para servicios digitales-, que fueron rebajados notablemente tras los cambios introducidos en la tramitación parlamentaria.

Las medidas tributarias de 2021 aportan 1.255 millones

De acuerdo con el informe de la Agencia Tributaria, las medidas fiscales incluidas en los presupuestos generales del Estado de 2021 permitieron elevar la recaudación en 1.255 millones de euros en los diez primeros meses del año.

Interior de la sede principal de la Agencia Tributaria en Madrid, durante la campaña de la renta 2021.
Interior de la sede principal de la Agencia Tributaria en Madrid, durante la campaña de la renta 2021. EFE / Miguel Osés

Los cambios normativos que más ingresos aportaron fueron los del IRPF, aun a falta del segundo pago fraccionado del impuesto: la subida de tipos para rentas altas sumó 339 millones y la limitación de las aportaciones bonificadas a planes de pensiones, 352 millones -la previsión anual es de 346 y 580 millones, respectivamente-.

Además, la reducción del 100 % al 95 % de la exención de dividendos y plusvalías de las filiales de los grupos empresariales añadió otros 333 millones a la Hacienda pública, todavía lejos de los 1.047 millones presupuestados.

También aportan recursos, aunque en menor medida, la subida del IVA para las bebidas azucaradas y edulcoradas (75 millones, por encima del objetivo anual de 60 millones), la subida del tipo para el impuesto sobre las primas de seguros (46 millones, cerca del objetivo de 52 millones) y la imposición de un gravamen del 15 % sobre el beneficio no distribuido de las socimis (11 millones).

Por el contrario, las medidas tributarias adoptadas para paliar la inflación energética restaron 6.009 millones de ingresos a las arcas públicas, la mayor parte por la supresión del impuesto sobre el valor de la energía eléctrica (3.093 millones) y el resto, por la bajada del impuesto especial de electricidad (1.705 millones) y del IVA de la electricidad (1.211 millones).

La recaudación del impuesto de sociedades se dispara un 31 %

Más allá del impacto de las medidas políticas, el informe de la Agencia Tributaria revela un importante aumento de la recaudación en los diez primeros meses del año, que ascendió a 191.410 millones de euros, un 16,9 % más.

Destaca especialmente el fuerte repunte de los ingresos del impuesto de sociedades, que crecieron un 30,7 % ante los «muy buenos resultados» del segundo pago fraccionado, abonado en octubre.

La Agencia Tributaria explica que el aumento generalizado del segundo pago apunta a una mejora de los beneficios y añade que el mayor crecimiento se produjo en los grupos consolidados, hasta el punto de que los diez conglomerados que abonaron una mayor cantidad -ocho de ellos, banca y energéticas- multiplicaron por 2,5 el pago de 2021.

Además de la evolución del impuesto de sociedades, la recaudación vino impulsada por la buena marcha del IVA (creció un 17,9 %, a pesar de la rebaja en electricidad) y de las retenciones por el IRPF (aumentaron un 12,6 % gracias a la creación de empleo y los mayores salarios y pensiones), así como a las positivas liquidaciones de 2021 tanto del IRPF como del impuesto de sociedades.