La policía belga registra la sede del Parlamento Europeo en Bruselas por el caso de corrupción

Bruselas (EFE).- La policía belga efectuó un registro en la sede del Parlamento Europeo (PE) en Bruselas para incautarse de datos necesarios para la investigación de un supuesto caso de corrupción y blanqueo de capitales por parte de trabajadores de esta institución vinculado a Catar.

«Desde el viernes, con el apoyo de los servicios de seguridad del Parlamento Europeo, se habían «congelado» los medios informáticos de diez colaboradores parlamentarios con el fin de evitar que datos necesarios para la investigación pudieran desaparecer. El registro hoy en el Parlamento Europeo tenía por objeto coger esos datos», informó en un comunicado la Fiscalía federal belga.

El anuncio de la Fiscalía ha coincidido precisamente con la celebración de un debate en el pleno de la institución, que esta semana se reúne en la ciudad francesa de Estrasburgo -sede oficial de la institución-, sobre el caso de presunta corrupción, blanqueo de capitales y organización criminal desvelado el viernes pasado por las autoridades judiciales belgas, que llevaban cinco meses investigándolo.

Varios eurodiputados investigados

En su comunicado, el Ministerio Público belga confirmó que en total desde ese día han tenido lugar 20 registros, 19 de ellos en residencias particulares y oficinas, a los que se suma el de esta tarde en los locales del Parlamento Europeo.

En ellos se han confiscado «varios centenares de miles de euros», en concreto, 600.000 euros en el domicilio de uno de los sospechosos, «varios centenares de miles de euros en una maleta en una habitación de un hotel de Bruselas» y «unos 150.000 euros en el apartamento de un eurodiputado», según indicó la Fiscalía.

Aunque la Fiscalía no facilitó los datos, se sabe que está imputada la vicepresidenta de la Eurocámara Eva Kailí, de la formación socialista griega PASOK, así como el exeurodiputado Antonio Panzeri, que actualmente dirigía la ONG Fight Impunity y cuya esposa e hija fueron detenidas el viernes en Italia en relación con el caso.

Eva kailí, la vicepresidenta del Parlamento Europeo involucrada en un caso de corrupción
Eva Kailí. EFE/Jalal Morchidi

Según los medios belgas, en casa de Panzeri se habrían encontrado los 600.000 euros en efectivo, mientras que el padre de Kailí habría sido localizado saliendo de un hotel cargado con bolsas de dinero y en casa de la propia vicepresidenta del PE se habrían encontrado al menos 150.000 euros en efectivo y otros objetos de valor.

La Fiscalía belga confirmó además que durante el fin de semana se llevó a cabo el registro del domicilio de un eurodiputado belga en presencia de la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola. Se trataría del eurodiputado socialista Marc Tarabella, según la prensa belga.

Entre las residencias y oficinas registradas estarían las de algunos de sus asistentes parlamentarios, así como de la eurodiputada belga también socialista Maria Arena, quien hoy renunció temporalmente a presidir la subcomisión parlamentaria de Derechos Humanos hasta que se tenga «claridad» sobre la cuestión.

La Fiscalía belga destacó la «excelente colaboración» con los servicios de seguridad del Parlamento Europeo en la investigación y recordó que, en caso de delito flagrante, las autoridades pueden intervenir, incluyendo con registros, aunque los eurodiputados tengan inmunidad.

La vista de Eva Kaili el próximo día 22

El tribunal correccional de primera instancia de Bruselas decidió mantener en prisión a dos de los cuatro detenidos en Bélgica por la presunta trama de sobornos que salpica a Catar y al Parlamento Europeo, imponer un brazalete electrónico a un tercero y retrasar al día 22 la vista de la eurodiputada griega Eva Kaili.

La destituida presidenta de la Eurocámara, de 44 años, no acudió a la audiencia celebrada este miércoles en el Palacio de Justicia de Bruselas debido a una huelga de funcionarios judiciales en Bélgica, motivo por el que su defensa solicitó un aplazamiento.

Hasta entonces, Kaili seguirá en la cárcel de Harem de Bruselas en la que la política socialdemócrata se encuentra en prisión preventiva.