La Celac avanza en integración, pide el fin del bloqueo a Cuba y diálogo en Venezuela

Buenos Aires, (EFE).- La Declaración de Buenos Aires, que cerró la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), afirmó este martes el compromiso de la región por avanzar en el proceso de integración en la diversidad, pidió poner fin al «bloqueo» en Cuba y saludó el diálogo en Venezuela.

La Cumbre -rodeada de la polémica por la invitación a Venezuela, Cuba y Nicaragua, denunciados en diversas instancias por no democráticos y por violaciones a los derechos humanos- logró el consenso para afirmar el compromiso de los miembros para «avanzar con determinación en el proceso de integración, promoviendo la unidad y la diversidad política, económica, social y cultural».

El foro concluyó en un documento de cien puntos y once declaraciones especiales que el propósito de América Latina y el Caribe tiene «plena conciencia de su proyección» y es «capaz de profundizar los consensos en temas de interés común».

La Celac reiteró el llamado a la Asamblea General de las Naciones Unidas «a poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba», y el «rechazo a las listas y certificaciones unilaterales» que afectan a países de América Latina y el Caribe.

Registro de la tradicional foto grupal de los jefes y jefas de Estado partícipes de la VII Cumbre de la Celac, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Matías Campaya

Así mismo demandó «la exclusión de Cuba de la lista unilateral sobre países que supuestamente patrocinan el terrorismo internacional».

Respecto a Venezuela, la Celac saludó «los acuerdos» alcanzados el 26 de noviembre de 2022 en el marco del proceso de diálogo y negociación entre el Gobierno de Venezuela y la opositora Plataforma Unitaria de Venezuela, fomentado por los Gobiernos de México y Noruega.

San Vicente y las Granadinas asume la presidencia pro témpore de la comunidad

San Vicente y las Granadinas, una monarquía parlamentaria cuyo jefe de Estado es el rey Carlos III, fue elegida este martes para ejercer la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) en 2023, finalizando así el turno ejercido por Argentina durante el último año.

La pequeña isla caribeña, habitada por 111.000 personas y con un territorio de apenas 400 kilómetros cuadrados, fue elegida por los 33 países integrantes del foro.

Ralph Gonsalves, primer ministro del país desde 2001 y aliado de Venezuela, Cuba y Nicaragua, había expresado previamente a la cita el interés de que un país de la Comunidad del Caribe (Caricom) ocupara la presidencia de la Celac.

Ralph Gonsalves, el nuevo presidente de la CELAC y primer ministro de San Vicente y Granadinas, participa en una rueda de prensa, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Enrique García

«Primero y principal, agradecer por haberme elegido como presidente pro tempore de Celac para 2023. San Vicente y las Granadinas es uno de los países mas pequeños en esta organización y hemos estado trabajando a lo largo de los años con Celac», expresó Gonsalves al finalizar el plenario de la cumbre.

El mandatario destacó que su país es el primero de la Caricom en ostentar esta Presidencia. «Y eso nos llena de orgullo y vamos a trabajar de manera muy estrecha con todos los Estados», recalcó, para destacar que desea «capitalizar el gran trabajo realizado por México y Argentina», los dos últimos países que lideraron la Celac.

Llamado a la unión

Durante su intervención como anfitrión de la cumbre y presidente saliente pro tempore del mecanismo, el mandatario argentino Alberto Fernández insistió en la necesidad de que los países de la región trabajen «unidos» en favor de la igualdad y la «justicia social», porque resulta «mucho más fácil trabajar juntos que seguir haciéndolo separados», subrayó.

En este punto, el jefe de Estado pidió «garantizar la institucionalidad» en América Latina y el Caribe, en un contexto en el que la democracia está «definitivamente en riesgo».

«Los sectores de ultraderecha se han puesto de pie y están amenazando a cada uno de nuestros pueblos, y no podemos permitir que esa derecha ponga en riesgo la institucionalidad», aseveró Fernández, quien citó como ejemplos el «golpe de Estado» en Bolivia, el reciente asalto a las sedes de los poderes del Estado en Brasilia o el intento de asesinato a la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández.

El presidente de Argentina, Alberto Fernandez (d), recibe al presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, en el inicio de la cumbre de la CELAC, hoy en Buenos Aires (Argentina). EFE/Matías Martín Campaya
El presidente de Argentina, Alberto Fernandez (d), recibe al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en el inicio de la cumbre de la Celac, hoy en Buenos Aires (Argentina). EFE/Matías Martín Campaya

«Tenemos que ser categóricos en la defensa de la democracia y de las instituciones; es algo que América Latina se debe y no puede soslayar», enfatizó el mandatario.

El presidente argentino también reclamó el fin de los «bloqueos» a Cuba y Venezuela, argumentando que estas medidas «son métodos muy perversos de sanción, no a los Gobiernos, sino a los pueblos».

«Cuba lleva un bloqueo de más de seis décadas y eso es imperdonable. Venezuela padece otro tanto y nosotros tenemos que levantar nuestra voz», puntualizó Fernández.

Lula pide en la Celac apostar por la integración

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, animó a los líderes de los países de la Celac a apostar por la integración regional frente a una «realidad inaceptable» de «desigualdades, pobreza y hambre».

El mandatario brasileño se pronunció en ese sentido en la reunión plenaria de la cumbre que congrega en Buenos Aires a los mandatarios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a la que Brasil regresa después de que, hace tres años, el entonces presidente Jair Bolsonaro retirase al país del organismo.

Lula recordó que, cuando estuvo en el poder entre 2003 y 2010, fue uno de los promotores de la fundación de la Celac, en la que subrayó que Brasil «se empeñó con ahinco» para la consolidación de la integración regional.

«La excepción lamentable fueron los años recientes, cuando mi antecesor tomó la inexplicable decisión de retirar a Brasil de la Celac», declaró en una abierta crítica al ultraderechista Bolsonaro, a quien sucedió en la Presidencia el pasado 1 de enero.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, saluda hoy durante la jornada inaugural de la VII Cumbre de la Celac, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Enrique García Medina

Lula destacó que el momento actual requiere un esfuerzo «aún mayor» por la integración, frente a la profundización de los abismos sociales que están presentes en todos los países de la región.

«El mundo vive múltiples crisis. Pandemia, cambio climático, desastres naturales, tensiones geopolíticas, presiones sobre la seguridad alimentaria y energética, y amenazas a la democracia representativa como forma de organización política y social», dijo.

Y en el caso de América Latina, enmarcó esa situación en «un cuadro inaceptable de aumento de las desigualdades, de la pobreza y el hambre».

En ese marco, declaró que el «espíritu de diálogo, solidaridad y cooperación» con que nació la Celac «no puede ser más necesario y actual en una región del tamaño y la importancia de América Latina y el Caribe».

Petro llama la atención sobre los DDHH

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, pidió este martes, en la Cumbre de la Celac, fortalecer el sistema interamericano de derechos humanos y lograr un «pacto democrático» para que «derechas e izquierdas» no crean que cuando llegan al poder «es para eliminar a su contrincante físicamente».

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (d), posa junto al presidente de Colombia, Gustavo Petro, durante la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), hoy, en el Hotel Sheraton, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Enrique García Medina

«¿Por qué tenemos que seguir manteniendo violaciones del sistema interamericano a pesar de que nuestros Gobiernos firmaron en el pasado el tratado. ¿Por qué tiene que haber golpes parlamentarios y violentos, por qué presidentes elegidos popularmente hoy están presos cuando deberían estar en este mesa?», se preguntó Petro.

En su discurso, el mandatario colombiano consideró que es hora de que el sistema interamericano, puesto «al orden del siglo XXI», permita que haya un «pacto democrático en donde las derechas y las izquierdas no crean que cuando llegan al poder es para eliminar a su contrincante físicamente».

Boric no se olvida de Nicaragua y Perú

El presidente de Chile, Gabriel Boric, pidió en la cumbre, por su parte, la liberación de los «opositores que aún se encuentran detenidos de forma indigna» en Nicaragua y aseguró que Perú necesita un «cambio de rumbo» ante la violencia «inaceptable» del último mes.

«No podemos ser indiferentes cuando hoy en día en nuestra hermana nación de Perú personas que salen a marchar y a reclamar lo que consideran justo terminan baleadas por quien debiera defenderlas», indicó Boric ante el plenario del bloque.

El presidente de Argentina, Alberto Fernandez (d), recibe al presidente de Chile, Gabriel Boric Font, en el inicio de la cumbre de la Celac, hoy en Buenos Aires (Argentina). EFE/Matías Martín Campaya

El mandatario chileno, que se estrena en un cónclave de la Celac tras asumir el poder hace un año, recalcó «la imperiosa necesidad de un cambio de rumbo en Perú.

«El saldo que ha dejado el camino de la represión y la violencia -tras el fallido autogolpe de estado del expresidente Pedro Castillo- es inaceptable», agregó.

Boric, que desde que ha llegado al poder ha criticado duramente los regímenes autoritarios de la región y por eso muchos analistas le consideran referente de la nueva izquierda latinoamericana, también se refirió a la crisis Venezuela y pidió la vuelta del país suramericano «a los foros multinacionales».

Uruguay pide una zona comercial regional

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, abogó por una zona de libre comercio que englobe a toda la región, «desde México hasta el sur de América del Sur», durante su discurso en la cumbre de la Celac.

«Representamos el sentir nacional y bregamos para que nuestros pueblos sean prósperos. ¿No serán momentos de sincerar estas relaciones y que, desde la Celac, se impulse una zona de libre comercio entre nuestros países, desde México hasta el sur de América del Sur? ¿No podemos avanzar en ese sentido», preguntó el mandatario uruguayo.

El Presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou ofrece una rueda de prensa hoy, durante la Cumbre de la Celac, que se esta lleva a cabo, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Enrique Garcia Medina

Uruguay ha sido criticado por sus socios en el Mercado Común del Sur (Mercosur), Argentina, Brasil y Paraguay, por haber iniciado contactos con China tendientes a un Tratado de Libre Comercio (TLC) y haber pedido la entrada en el Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (TPP11).

El centroderechista Lacalle Pou, que en 2020 puso fin a quince años de Gobiernos de izquierdas en Uruguay (2005-2020), pidió pasar de las intenciones a la acción, pues, dijo, «para que este tipo de foros subsista en el tiempo tienen que generar esperanza y la esperanza se genera sobre el camino andado».

El canciller argentino destaca el «multilateralismo solidario»

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Santiago Cafiero, destaca la existencia de un «multilateralismo solidario» que permitirá consensuar la Declaración de Buenos Aires, con la que se cerrará la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se celebra hoy en la capital argentina.

La Declaración de Buenos Aires tiene cien puntos de consenso y once declaraciones especiales, también todas por consenso, adelantó Cafiero, luego de exponer ante los mandatarios asistentes a la cita el informe de la gestión llevada a cabo por la presidencia pro tempore de Argentina desde que la asumió en enero de 2022.

Fotografía cedida por el Ministerio de Exteriores de Argentina que muestra al canciller Santiago Cafiero mientras habla en la inauguración de la VII Cumbre de la Celac hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Cortesía Ministerio de Exteriores de Argentina

«Es fruto del diálogo y del respeto. Es el multilateralismo solidario de la forma más vívida el que practicamos y el que llevamos adelante», subrayó el canciller argentino, en referencia a lo que será el documento final, que también supone, dijo, «vencer la cultura del odio y el descarte, y poner sobre ella, anteponerle, la fuerza y la cultura del encuentro».

Las delegaciones han estado negociando el comunicado conjunto que se publicará al final de la jornada y que abarca temas relacionados con la defensa de la democracia, la recuperación económica, el desarrollo sostenible, la libre navegación de ríos internacionales y la lucha contra el narcotráfico, entre otros.