El Museo de Historia Natural de Nueva York revela los entresijos de su núcleo

Nueva York (EFE).- El Museo Americano de Historia Natural de Nueva York reveló los entresijos de la construcción multimillonaria de su núcleo: un edificio modelado por la arquitectura orgánica, inspirado en las conexiones de la naturaleza y que se inaugurará en febrero de 2023.

Con chaleco y casco, los periodistas pudieron entrar en la recepción similar a una cueva del nuevo Centro para Ciencia, Educación e Innovación, que lleva el nombre del financiero y filántropo Richard Gilder y diseñado por la firma de arquitectos Studio Gang, con un presupuesto de 431 millones de dólares.

Visitantes observan el nuevo edificio del Museo Americano de Historia Natural, el Centro Richard Gilder para Ciencia, Educación e Innovación, en Nueva York (EE.UU.). EFE/EPA/Justin Lane

Las paredes del diáfano espacio, que se alza cinco alturas hasta una bóveda con aperturas ovaladas por las que entra la luz, están cubiertas de cemento «pulverizado» sobre barras de acero corrugado, que dibujan sinuosas curvas presentes en escenarios naturales como cuevas, cañones y gargantas.

Evolución del Museo de Historia Natural

La arquitecta Jeanne Gang, fundadora de la prestigiosa firma, dijo haber concebido precisamente así el espacio, que abarca unos 21.000 metros cuadrados: basándose en esas formaciones geológicas «modeladas por el flujo de las fuerzas naturales, como el viento, el agua y el tiempo».

«Esto formó la idea central del edificio, que es este vacío central icónico, como si estuviera erosionado de un bloque sólido y desde el que puedes fluir hacia los espacios alrededor y de la exposición», señaló Gang.

YouTube player

Los ejecutivos y responsables de la obra describieron el Centro Gilder como el eslabón que faltaba en la evolución del museo, que ha ido ampliándose a lo largo de 150 años, hasta convertirse en un complejo de numerosos edificios concentrados en cuatro bloques en el lado oeste del Central Park.

El nuevo edificio, que conecta con los otros como un núcleo, «crea una mirada de conexiones para nuestros visitantes, intelectual y físicamente, como un punto de entrada hacia la exploración del museo entero y hacia el gran mundo de la naturaleza y de la investigación científica», explicó su presidenta, Ellen V. Flutter.

«Mundos Invisibles»

Buena parte de los contenidos del centro irán dirigidos a los insectos, con un insectario y espacios dedicados a las mariposas y a las abejas, para divulgar su importancia en los ecosistemas, ya que, el 75 % de los cultivos comestibles de todo el mundo dependen de la polinización, dijo el diseñador Ralph Appelbaum.

Asimismo, y siguiendo una tendencia cada vez más extendida en la esfera cultural, habrá una experiencia inmersiva e interactiva llamada «Mundos Invisibles», de 12 minutos, en la que el arte y la ciencia se unen para crear unos visuales espectaculares, según adelantaron los responsables.

El nuevo edificio del Museo Americano de Historia Natural, el Centro Richard Gilder para Ciencia, Educación e Innovación, en Nueva York (EE.UU.). EFE/EPA/Justin Lane

El centro pretende convertirse en una herramienta educativa para los niños y jóvenes en edad escolar de la ciudad, con aulas dispuestas para las actividades curriculares y extracurriculares, así como una escuela superior en la que se ofrecerán doctorados y formación para ser profesor de ciencias. 

Edición web: María Fernanda Rueda D.