Euskadi acaba 2022 con un 3,5 % menos de paro

San Sebastián (EFE).- Euskadi ha acabado 2022 con un 3,52 % menos de paro, es decir con 110.798 personas registradas en los servicios públicos de empleo, lo que supone que hay 4.047 parados menos que hace un año.

Además los afiliados a la Seguridad Social han aumentado a cierre del ejercicio hasta las 994.077 personas, es decir 14.055 más que hace un año.

Estos datos han sido valorados por el Gobierno Vasco, especialmente los referidos a la contratación indefinida, ya que se han formalizado 199.995 contratos, un 148,3 % más que en 2021, cuando fueron 80.545, según destaca el Departamento de Trabajo y Empleo, que ha remarcado asimismo las bajadas del paro en colectivos como mujeres, jóvenes y mayores de 40 años.

Los sindicatos vascos, por su parte, han hecho diferentes lecturas de la evolución del empleo y la contratación en Euskadi y mientras CCOO y UGT han valorado el «impacto positivo» de la reforma laboral, ELA y LAB han destacado «la precariedad» del mercado de trabajo.

Menos paro en los tres territorios

Por territorios, el mejor dato anual del paro corresponde a Bizkaia, con una bajada relativa del 3,88 % (2.517 personas), Gipuzkoa con un descenso del 3,65 % (1.116) y de Álava, con un 2,13 % de desempleados menos (414).

Por sectores, el de servicios sigue siendo el que mayor número de parados aglutina en Euskadi, con un total de 77.420 y además ha crecido en 852 desempleados. Le siguen los parados sin empleo anterior (13.033), industria (11.738), construcción (6.426) y agricultura (2.179).

En cuanto a la contratación, en diciembre de 2022 se firmaron 57.989 contratos -12.345 indefinidos y 45.644 temporales-, mientras que el total del ejercicio es de 815.719 -199.995 indefinidos y 615.724 temporales-.

El Departamento que dirige la vicelehendakari segunda, Idoia Mendia, ha resaltado que hoy hay 35.652 parados menos desde que empezó la legislatura en 2020, un 24 % menos, y 55.492 afiliaciones más a la Seguridad Social.

Mejoran los colectivos más vulnerables

Ha constatado que han sido los colectivos con más dificultades de acceso al empleo los que han tenido mejor comportamiento en el empleo porque, según los datos, el paro ha bajado entre los jóvenes en 1.083 personas en este año y en 11.475 desde que empezó la legislatura, lo que supone un descenso del 40 %.

Además, hay 661 mujeres paradas menos en un año y 17.098 en la legislatura, un 21% menos, y entre quienes tienen más de 45 años son 440 personas menos en desempleo en 2022 y 7.750 desde 2020, un 11,3 % menos.

Asimismo el Gobierno Vasco ha subrayado que se está recuperando de forma paulatina al mercado de trabajo entre personas que llevaban más de un año en paro, al reducirse en 4.015 personas este año y en 15.694 a lo largo de la legislatura, un 22,4% menos.

«Por primera vez deja de ser el colectivo mayoritario en desempleo. Este es sin duda uno de los principales lastres de nuestro mercado laboral que hemos empezado a corregir», ha destacado la consejería.

El escudo social desplegado desde los gobiernos, las empresas que invierten y los acuerdos con los agentes sociales que hacen posible esas inversiones explican esta evolución, ha añadido el Departamento.

Ha considerado además que la confianza en las medidas adoptadas por los ejecutivos y la reforma laboral «están siendo determinantes de estos datos objetivamente buenos», y que, sin embargo, «no hacen olvidar a las 110.798 personas que hoy buscan trabajo y no lo encuentran»

Euskadi acaba 2022 con un 3,5 % menos de paro
Una panadera atiende en un obrador de Vitoria. EFE/David Aguilar

Reacciones sindicales dispares

En cuanto los sindicatos, ELA ha destacado que en diciembre «8 de cada 10 contratos fueron temporales» y ha considerado que la ligera subida del número de parados en diciembre es un dato negativo ya que ese mes «suele ser bueno para el empleo».

Además, ha abogado por la organización y movilización para luchar por medidas que acaben con la precariedad laboral y dignifiquen las condiciones de trabajo».

LAB ha denunciado que el empleo se estabiliza «a costa de aumentar la precariedad» y ha indicado que «la clase trabajadora sabe cuál es su pan de cada día: inestabilidad y precariedad en el empleo, empobrecimiento automático por el encarecimiento generalizado de los precios, empobrecimiento por los recortes en servicios y prestaciones públicas».

Por su parte, CCOO ha puesto de relieve «la recuperación del empleo lograda» por la última reforma laboral y ha considerado que su consolidación «pasa por garantizar el poder adquisitivo de los salarios».

También UGT ha valorado «el impacto positivo» de la reforma laboral al considerar que ha bajado los contratos temporales «del 91 % al 75 %» y ha reducido el número de personas desempleadas a final del año, aunque ha advertido de que pese a esta evolución, «no se puede bajar la guardia».