Rebeldía en la sanidad madrileña: huelgas, dimisiones y telemedicina

Ximena Hessling

Madrid (EFE).- La sanidad madrileña se declara en rebeldía. A la huelga indefinida de los médicos de los centros sanitarios 24 horas, se suma ahora la de los 4.240 médicos de Familia y 720 pediatras en los centros de salud madrileños a partir del próximo 21 de noviembre. Dimisiones en la cúpula directiva de Atención Primaria en las últimas dos semanas y medidas como la videoconsulta que implantará el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en la mitad de los centros de urgencias.

La Comunidad de Madrid fue la única región española que cerró los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) durante la pandemia, lo que motivó críticas y movilizaciones de los partidos de la oposición, los sindicatos sanitarios y la ciudadanía.

La respuesta del Gobierno regional a esta demanda política, sindical y ciudadana llegó el pasado mes de junio, pero desde entonces la propuesta ha sufrido varias modificaciones que cada vez han tenido más contestación.

Los médicos de Madrid en huelga
Protesta de médicos de urgencias en Madrid. EFE/Luis Millán

El plan de Ayuso

El Ejecutivo madrileño puso en marcha el pasado 27 de octubre el plan de apertura de ochenta centros sanitarios 24 horas, con un 57% de bajas sobrevenidas entre los médicos en su primer día de funcionamiento.

Desde entonces, tanto la presidenta madrileña como el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, han acusado a los grupos de la izquierda de «boicotear» su plan para las urgencias extrahospitalarias, al tiempo que han mostrado su disposición a dialogar con los profesionales para escuchar sus reivindicaciones.

Huelga indefinida de médicos en toda la atención primaria madrileña

Este lunes 7 de noviembre ha comenzado una huelga indefinida de médicos, convocada por el sindicato mayoritario en la profesión, Amyts, ante el «caos» organizativo y la sobrecarga asistencial que ha supuesto la apertura de centros sanitarios 24 horas sin hacer nuevas contrataciones para paliar la falta de personal.

«Desde que se decidió de forma unilateral implantar este modelo de urgencias extrahospitalarias, lo único que se ha conseguido es poner en peligro a pacientes y profesionales», según la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández.

Ayer, martes 8 de noviembre, el mismo sindicato ha llamado a la huelga indefinida a 4.240 médicos de Familia y 720 pediatras en los centros de salud madrileños a partir del próximo 21 de noviembre ante «la sobrecarga de trabajo, las agendas infinitas y la falta de tiempo para atender a los pacientes».

Con esta nueva huelga, Amyts quiere conseguir que la Consejería de Sanidad se siente a negociar un plan de choque para abordar los problemas de los centros de salud y frenar el éxodo de los facultativos.

En un comunicado, el sindicato niega que el problema de los centros de salud se deba a la falta de facultativos, como sostienen las autoridades sanitarias madrileñas. A su juicio, el Gobierno regional está empujando a los facultativos a trabajar en otras comunidades autónomas, países u otros niveles asistenciales por «las pésimas condiciones laborales» que les ofrece.

Esta situación lleva a que el 20 % de las consultas médicas estén sin cubrir, lo que, según esta organización, implica una sobrecarga extra para los pocos profesionales que resisten y que puede provocar una mayor huida.

Los médicos de Primaria van a la huelga porque «no pueden más», según Amyts

La secretaria general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), Ángela Hernández, ha asegurado que los médicos de los centros de salud se han sumado a la huelga de la sanidad madrileña porque «ya no pueden más» ante los «incumplimientos» de la Consejería de Sanidad.

Ángela Hernández ha dicho a EFE que Amyts estaba recibiendo «presiones» de los sanitarios desde que estalló el conflicto de los Puntos de Atención Continuada (PAC), por lo que ha realizado una encuesta en la Atención Primaria y ha obtenido un importante número de respuestas (cinco veces más que en ocasiones anteriores) que en un 75 % de los casos se mostraron a favor de una huelga indefinida.

Estos reclaman la contratación de 800 profesionales en los centros de salud, la mejora de sus condiciones laborales, la flexibilización de los horarios y el control de la demanda mediante campañas para promover el uso responsable de los servicios.

Hernández ha señalado que la Consejería madrileña de Sanidad ha creado «una situación de alarma, incertidumbre y desconfianza» entre los médicos de los centros de salud con el nuevo modelo de urgencias extrahospitalarias, ya que la Administración autonómica ha sido capaz de cambiar de un mes a otro las condiciones laborales de profesionales que llevan desempeñando sus funciones adecuadamente desde hace 17 años.

Huelga de médicos en Madrid
Una concentración de los servicios médicos en Madrid. EFE/Luis Millán

Sanidad ha ofrecido a los médicos de Atención Primaria la posibilidad de participar de forma voluntaria en la jornada complementaria (guardias durante los fines de semana y festivos) en los centros sanitarios pero «los profesionales no se lo creen» y piensan que finalmente las guardias van a ser obligatorias.

Hernández ha acusado a la Administración regional madrileña de «incumplir» los acuerdos que se alcanzaron en septiembre de 2020, en el Plan de Mejora de la Atención Primaria, que preveía una dotación de 80 millones de euros para paliar la falta de médicos.

A su juicio, el problema se ha agudizado por «la mala gestión» de la Dirección General de Recursos Humanos, que llevó la partida a la Mesa Sectorial de Sanidad y la repartió entre todas las categorías, de manera que la medida se ha quedado «descafeinada» y no ha aportado soluciones.

Amyts reivindica una mejora de las condiciones laborales de los médicos porque cada vez quedan menos profesionales en la región y la única solución que aporta la Comunidad es que los que están en servicio se estiren más para cubrir una mayor demanda asistencial.

El sindicato critica además el «incumplimiento» por parte de la Consejería de Sanidad de un plan de prevención de riesgos laborales para evitar la sobrecarga de las agendas y poder atender a un paciente cada diez minutos.

Para Hernández, el plan de apertura de las urgencias extrahospitalarias del Gobierno regional «ha desencadenado unos sucesos muy peligrosos porque ha dejado al descubierto los Servicios de Atención Rural (SAR) y ha motivado las renuncias de al menos 23 médicos que estaban destinados en estos puestos para irse a otros niveles asistenciales, a otras comunidades autónomas y a otros países».

Ante la falta de médicos, videoconsulta

La Consejería de Sanidad ha anunciado que esta semana va a implantar un modelo transitorio, que consistirá en mantener abiertos los ochenta centros sanitarios 24 horas, de los cuales 46 dispondrán de médico, enfermero y celador y los otros 34 contarán con dos enfermeros, celador y equipos para la realización de videconsulta -por parte del personal de enfermería- con un facultativo de la misma zona asistencial.

Protesta de médicos en Madrid
Protesta de médicos de urgencias en Madrid. EFE/Luis Millán

Esta decisión se ha adoptado tras la ruptura por parte de los sindicatos sanitarios del acuerdo alcanzado en la Mesa Sectorial de Sanidad para poner en marcha esta red de puntos de continuidad asistencial y hasta que se reconduzcan las negociaciones.

Los grupos de la oposición y los sindicatos han rechazado el recurso a la telemedicina en las urgencias extrahospitalarias, por considerarla «una chapuza histórica», «una ocurrencia» y «una temeridad», porque la exploración física es fundamental para el diagnóstico y el tratamiento de aquellos pacientes cuya patología depende del tiempo.

Los médicos madrileños rechazan la videoconsulta en las urgencias de Primaria

La secretaria general de Amyts, el sindicato mayoritario entre los médicos madrileños, Ángela Hernández, ha rechazado este miércoles la utilización de la videoconsulta en las urgencias extrahospitalarias de Atención Primaria, por considerarla «una locura», y ha reclamado «un marco regulatorio» que ofrezca garantías a los profesionales para emplear la telemedicina.

El pasado lunes, primer día de la huelga indefinida de médicos de las urgencias extrahospitalarias promovida por Amyts, el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) anunció un plan transitorio que mantendrá abiertos los 80 centros de urgencias extrahospitalarias, 46 como puntos fijos que dispondrán de médico, enfermero y celador y los otros 34 con dos enfermeros, celador y equipos para la realización de vídeonconsulta con un facultativo de la misma zona asistencial.

Dimisiones y ceses

En este contexto de «conflictividad laboral» en el sector sanitario, en las últimas dos semanas, se han sucedido los ceses y dimisiones en la cúpula de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, aunque según la Consejería de Sanidad son decisiones «dentro del proceso de cambio para formar un nuevo equipo directivo».

Este lunes ha sido destituido el gerente adjunto de Gestión y Servicios de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, Pedro José Suárez Sánchez, tras la dimisión en días anteriores de la gerente asistencial, Sonia Martínez Machuca, de la gerente asistencial adjunta, Almudena Fernández Cano, y de la Dirección Asistencial Sureste, que gestiona 39 centros de salud y 21 consultorios locales de los municipios entorno a la A-3 (Madrid-Valencia) y de barrios madrileños como Vallecas.