Detalle de un juego de una clase de Educación Infantil. EFE/Archivo.

Espina cree que el inicio de legislatura es el momento para asumir la red 0-3

Oviedo (EFE).- La consejera de Educación del Gobierno asturiano, Lydia Espina, ha garantizado este martes que, pese a no ser “sencillo”, el Principado asumirá la red de escuelas infantiles de 0 a 3 años, que hasta ahora funciona mediante convenios con los ayuntamientos, y ha dicho que el momento de llevar a cabo esa medida es “al comienzo de una legislatura”.

En la línea del anuncio realizado el domingo por el presidente del Principado, Adrián Barbón, sobre la universalización y gratuidad de ese ciclo educativo como compromiso para la próxima legislatura, Espina ha señalado que el actual mandato acabará con 16 concejos más con centros instalados, que se elevan a 77, y que en 2024 el 80 por ciento de los 78 municipios de la región contarán con ese servicio.

La consejera ha señalado que, también en 2024, se generalizará la gratuidad para la totalidad del alumnado de las escuelas de cero a tres años después de que en el curso que comenzará en septiembre ya no pagarán por ese servicio el 75 % por ciento de sus usuarios al estar exentas de pago las rentas familiares inferiores a 42.000 euros.

Según la titular de Educación, habría sido “una irresponsabilidad” por parte del Principado no haber utilizado los 13 millones de euros “no previstos” que recibió Asturias para extender una red que habrá ampliado su número de plazas en 1.400 en dos años al finalizar 2023.

Podemos pide equiparación laboral

Espina ha hecho esta afirmaciones en su respuesta ante el pleno del parlamento asturiano, el último de la actual legislatura, a una pregunta de la diputada de Podemos Nuria Rodríguez sobre qué actuaciones se van a realizar para unificar los derechos de las trabajadoras de las escuelas de 0-3.

Rodríguez ha reclamado unificar criterios sobre las condiciones laborales de un colectivo que es contratado por los ayuntamientos y que presenta situaciones muy dispares tanto salariales como en el acceso a las plazas y ha advertido de que difícilmente se pueden garantizar una enseñanza de calidad en ese ciclo si no se equipara la situación de sus trabajadores, en su gran mayoría mujeres. EFE