Hotel Mandarin y Villa del Arte unen sinergías en nueva galería en Barcelona

Barcelona (EFE).- El Hotel Mandarin Oriental de Barcelona y Villa del Arte Galleries se han aliado para abrir una gran galería y varios espacios expositivos en este céntrico establecimiento hotelero, con la intención de que el emblemático Passeig de Gracia pueda conservar un foco artístico y cultural tanto para sus clientes como para la ciudad.

La nueva galería, con fachada al Passeig de Gràcia, ocupa 650 metros cuadrados en distintos espacios de la planta baja del Mandarin Oriental y, además, las obras de los distintos artistas de la galería se instalarán también en patios, restaurantes o en el jardín interior Mimosa del hotel.

La iniciativa ha fructificado tras la buena experiencia de colaboración en el último año y medio entre el hotel y Villa del Arte Galleries, que ya abrió una galería en el número 26 de Passeig de Gracia en 2020, si bien se trataba de una ubicación provisional, puesto que la propiedad estaba pendiente de una futura ampliación del local que hacía inviable su continuidad allí.

Los artífices de esta relación simbiótica han sido el director general del hotel, Jean Philippe Moser, y el propietario de Villa del Arte Galleries, Bert van Zetten, un holandés instalado en Barcelona hace 23 años que posee otras dos galerías en el barrio Gótico y una cuarta en Ámsterdam.

En declaraciones a Efe, Bert van Zetten expresa la tremenda ilusión de abrir esta galería «en el mejor sitio de Barcelona» y las oportunidades que supone que esté integrada en un hotel de 5 estrellas gran lujo como el Mandarin Oriental.

«Pienso que será un extra para el hotel, porque ofrecerá una experiencia a los que duermen en él, pero también para los que viven aquí, para los barceloneses, que tendrán un oasis de arte contemporáneo en el centro de Barcelona», resalta el galerista.

Bert van Zetten destaca que la galería supone una ruptura respecto de la sucesión de tiendas de grandes marcas de lujo que se repiten en las grandes avenidas de las grandes ciudades, «y pienso -señala- que esto es bueno para el hotel y también para la ciudad, porque al final los visitantes no quieren ver más de lo mismo, buscan experiencias únicas, algo diferente, y el arte contemporáneo se lo puede dar».

Por su parte, Jean Philippe Moser destaca que «para nosotros es un honor albergar en nuestro hotel una galería tan prestigiosa como Villa del Arte y aportar un valor añadido y una experiencia a nuestros huéspedes, además de acercar el arte a la ciudad y ofrecer un atractivo más de Barcelona para visitar».

«Una galería de arte aporta valor, cultura, y además suma y potencia nuestra oferta gastronómica, de ocio y de ‘wellness'», añade Moser, que entiende que, más allá del hotel, también «combina a la perfección con el resto de oferta que hay en Passeig de Gràcia, tanto de compras como de ocio, sumando nuevas experiencias para el visitante».

Una nueva manera de abrir el hotel a la ciudad y a los barceloneses

Jean Philippe Moser considera que la galería supone «absolutamente» una nueva manera de abrir el hotel a la ciudad y los barceloneses, pues completa «las múltiples experiencias que ofrecemos durante el año, diseñadas no solo para el cliente del hotel, sino para el público local».

La instalación «Kaleidoscope», situada a la entrada del hotel, funciona como preludio a lo que aguarda en el interior del edificio, y así, cuando el visitante se adentra en la nueva galería, encuentra obras multidisciplinares sobre diferentes soportes -pintura, fotografía, escultura, videoinstalaciones- que conviven y se combinan en los espacios cedidos por el hotel.

Las obras incluyen piezas firmadas por Albert Espona, experto en combinar recursos digitales; de Ingravidesa Sculpture Alliance, un grupo internacional de escultores centrados en crear obras de madera; los coloridos dibujos de Mari Ito, inspirados por motivos florales y la pintura japonesa tradicional, o los cuadros de «paraísos perdidos» de Corvengi Mikaelian.

El barcelonés Lluís Cera aporta espectaculares esculturas de hierro, mármol o piedra, que tras su intervención se convierten en formas entrelazadas surcadas por versos y notas musicales, mientras las minimalistas esculturas de Arik Levy, de geometrías pulidas e irregulares, llenan el patio del hotel.

La colección incluye retratos de los holandeses Nemo Jantzen, un artista que se inspira en el arte pop, de Christiaan Lieverse, que pinta sobre alfombras persas, y de Ger Doornink, que encuadra el rostro femenino.

A lo largo del año pasado, el Jardín Mimosa del hotel ya dispuso de obras únicas de escultores como Miquel Aparici, quien convierte objetos en desuso en insólitos animales, y del artista indonesio Liechennay.

De este modo, el hotel espera que sus huéspedes disfruten de varias colecciones al año sin tener que salir del edificio, además de experimentar eventos exclusivos o visitas de los artistas.

La galería permanecerá abierta todos los días en horario de 10.00 a 21.00 horas, de lunes a domingo.

El Grupo Mandarin Oriental opera actualmente 36 hoteles y siete complejos hoteleros en 24 países de Asia, Europa y América.