Imputado el jefe de gabinete de Mónica Oltra y otro alto cargo

València, 26 sep (EFE).- El juez que instruye el caso sobre la supuesta ocultación de los abusos sexuales a una menor tutelada por la Generalitat por parte del marido de la exvicepresidenta del Gobierno valenciano Mónica Oltra ha citado a declarar como imputados a Miquel Real, quien fue jefe de gabinete de Oltra, y al que fuera subsecretario de la Vicepresidencia Francesc Gamero.

El titular del Juzgado de Instrucción número 15 de València ha tomado esta decisión tras la declaración como imputada de Oltra del pasado lunes. Trata de esclarecer su participación en la apertura de un expediente informativo o de información reservada sobre estos hechos, que constituye una «parte relevante» de la investigación.

Suben a 15 los imputados

Miquel Real es actualmente asesor en la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, mientras que Francesc Gamero es secretario autonómico en la Conselleria de Hacienda, y con su imputación son ya 15 los investigados en esta causa.

La ex vicepresidenta de la Generalitat y exconsellera de Igualdad, Mónica Oltra, declaró la pasada semana ante el Juzgado que no supo nada de la acusación por abusos a una menor -tutelada por el Consell-, de la que era objeto su entonces marido, desde agosto de 2017, cuando éste le informa, hasta que es condenado, más de dos años después, en diciembre de 2019.


Según consta en la declaración judicial, a la que ha tenido acceso EFE, Oltra aseguró a preguntas del fiscal que «en agosto de 2017 no sabía cuánto tiempo llevaba el proceso» en marcha e insistió en que ni conocía los «entresijos» del mismo, ni ha indagado en el proceso penal, ni ha leído el expediente informativo que se abrió en la Conselleria y por el que está acusada de un supuesto delito de encubrimiento.


A preguntas del juez, Oltra aseguró que no se enteró de que su entonces marido dejó de trabajar como educador en el centro de menores entre el 20 de febrero y el 12 de marzo de 2017, después de cometer los abusos.


Dijo que ese mes tuvo que desplazarse fuera de Valencia, que estuvo en Bruselas y en Madrid, que su entonces marido trabajaba de noche una semana sí y otra no y que le dijo que «le debían días», que no se preocupase por sus hijos por lo intenso de su agenda, que él los atendía.


El juez le preguntó quién de la Conselleria debía saber que su marido había sido apartado de su puesto de trabajo, ya que varios de los procesados han negado haber tenido constancia de ello, a lo que Oltra respondió que «eso es autoorganización de la Administración, es como si yo hubiera sido consellera de Sanidad y le preguntara quién entra en quirófano».

Oltra negó haber dado ninguna instrucción


Oltra negó haber dado ninguna instrucción al personal de la Conselleria respecto al caso de abusos y aseguró desconocer cómo sabía el personal del centro de menores y los propios menores acogidos que el acusado de abusos era su marido.


El juez le exhibió un correo del 21 de febrero de 2017 entre una técnico de la Conselleria y la directora del centro de menores en el que la primera le dice a la segunda que «He hablado con Paco (su superior), en total discreción, hemos valorado que mejor que vea a la niña la psicóloga de la sección y depende derivaríamos a Espill o ya vemos».

La exvicepresidenta del Gobierno valenciano y exconsellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, a su salida de la Ciudad de la Justicia. EFE/ Manuel Bruque/Archivo


Al respecto, le preguntó si entiende que la técnico pusiese el acento en «la total discreción con la que habla con su superior», a lo que la ex vicepresidenta respondió que «los técnicos trabajan según su leal saber y entender y sin interferencias».


Preguntada acerca de cómo entendía que existiendo un servicio de atención psicológica externo, contratado para evaluar o tratar casos como el de la menor abusada, se recurriese a una psicóloga de la sección, Oltra manifiestó que debió ser una decisión de estos profesionales.


Cuestionada sobre cómo entiende que los hechos no fuesen puestos en conocimiento de la Fiscalía de Menores, aseguró que se debieron seguir «unos procedimientos basados en la buena fe, según su leal saber y entender, de acuerdo a una instrucción de septiembre de 2017».


Preguntada acerca de por qué desde la Conselleria de Igualdad se solicitó la versión de su exmarido «sin haberse formulado una sola pregunta a la niña o adolescente», Oltra apuntó que no lo puede valorar.

Un estallido emocional


Sobre el motivo por el cual dijo a los medios de comunicación que había sido ella quien había ordenado a la directora general que abriera el expediente informativo del caso de abusos, Oltra dijo que «fue un estallido emocional».

El día previo se había producido la imputación de cinco personas, incluida la directora general, y mi hijo me preguntó cuando oyó la noticia en la radio si esas personas no eran compañeras mías y si no tenían familia. Me preguntó si esas familias no estarían padeciendo también. Fue un momento de alta tensión emocional. Fue mi manera de desahogarme.


«El día previo se había producido la imputación de cinco personas y mi hijo me preguntó cuando oyó la noticia en la radio si esas personas no eran compañeras mías y si no tenían familia. Me preguntó si esas familias no estarían padeciendo también. Fue un momento de alta tensión emocional. Fue mi manera de desahogarme», aseguró ante el juez.

Edición web: Adolfo Ibarra